jueves 9 de abril de 2020
09-01-2020 12:31 | MOTOR

Volkswagen se suma a la moda de los SUV con el nuevo T-Cross

Se trata de la primera propuesta de la marca alemana para el segmento chico. Buen confort, equipamiento e interior, además de notable seguridad. El déficit está en el motor. Ver galería de imágenes

La llegada del Volkswagen T-Cross al mercado argentino tiene algunas características significativas. A 16 años del primer SUV compacto derivado de la plataforma de un sedán que se lanzó en el Mercosur, el Ford EcoSport, el grupo alemán recién ahora presenta un SUV chico para meterse en la pelea de uno de los segmentos más de moda y reñidos del mercado.VW sólo estaba en los sectores altos con Tiguan y Touareg.

Por otra parte, VW apelaba a versiones seudo off road para seducir al público de los sectores populares: las Cross de Fox y de Suran. En cambio, ahora produce en Brasil este SUV específico para la región sobre la plataforma MQB-A0, la misma de los Polo y del Virtus.

0901_Volkswagen_SUV_T-Cross

Viene en cuatro versiones: Trendline, la más accesible, con caja manual de cinco marchas; Confortline, con manual de cinco o automática de seis velocidades; y Highline, tope de gama, sólo con AT de seis. Esta última, además, tiene un paquete opcional denominado Hero, caracterizado por colores especiales y carrocería bi-tono, llantas de 17”, faros LED y luces de curva, techo panorámico corredizo, y asistente de estacionamiento.

Si bien su diseño muestra algunas coincidencias con los Polo y el Virtus, en particular en el frente, tiene personalidad propia a partir de su lateral y del sector trasero. El toque de distinción lo aporta el contraste de dos colores en la opción Hero.

0901_Volkswagen_SUV_T-Cross

Habitáculo cómodo

Al ingresar a la versión Highline sobresalen los tapizados en dos colores que le dan un estilo mucho más informal. En las Trendline y Confortline son de tela monotono. El habitáculo es espacioso con una notable aislación acústica y una posición de conducción muy confortable sin tener ajustes eléctricos. El espacio en las ubicaciones traseras es generoso y cómodo gracias a la amplia distancia entre ejes de 2,65 metros. Allí hay dos salidas de aire y dos puertos USB.

El baúl, con 373 litros de capacidad, resulta justo para el equipaje de cuatro o cinco personas en viaje, si bien se lo puede llevar hasta los 420 gracias a una bandeja móvil ubicable en dos alturas. En compensación bajando los respaldos traseros e, incluso el del acompañante, se logra una gran capacidad de carga. Bajo el piso del baúl está alojada la rueda de auxilio de uso temporario de 15” y 80/80 (máxima 80 km/h durante 80 km) inconveniente para las largas distancias de nuestro país.

Uno de los elementos de mayor confort para este tipo de vehículos es el techo solar panorámico con dos funciones, un blackout en toda la extensión del techo y un panel de vidrio que puede abrirse para permitir la entrada de aire.

0901_Volkswagen_SUV_T-Cross

Instrumentos digitales

El cuadro de instrumentos Active InfoDisplay es totalmente digital. La información de navegación se puede ver en 2D o 3D, en una pantalla de 10,25”. Los datos sobre las funciones de conducción, navegación y asistencia se pueden configurar según la preferencia del conductor. Otro elemento muy útil para tener las manos libres y no sacarlas del volante o la palanca de cambios, presente en todas las versiones, es el “Dockstation” o soporte para celulares frente al conductor, con entrada USB para carga.

Como novedad, el VW T-Cross es el único SUV del segmento B que incorpora el equipo de asistencia de estacionamiento Park Assist. Este sistema reconoce espacios de estacionamiento libres tanto de forma paralela como a 90° y realiza de forma automática la maniobra de parking. Otro chiche es el manual cognitivo, un asistente de inteligencia artificial que utiliza IBM Watson para responderle al conductor preguntas asociadas con el vehículo interactuando mediante el control de voz, texto e imágenes.

0901_Volkswagen_SUV_T-Cross

Viene de serie con seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, anclajes Isofix, asistencia al arranque en pendiente y sensores de estacionamiento traseros. Además, la versión Highline agrega sensores de estacionamiento delanteros, detector de fatiga y control de presión de neumáticos. Si bien tiene frenos delanteros a disco, los traseros son a tambor. Pero el gran mérito en seguridad de este T-Cross es la calificación de cinco estrellas que obtuvo, tanto para adultos como para niños, en las pruebas de choque de LatinNcap.

Motor antiguo

El punto más cuestionable del T-Cross es el motor. En un principio, todas las versiones cuentan con el mismo impulsor, el histórico 1.6 MSI de 110 CV 155 Nm de torque y 16 válvulas. Por una cuestión de costos, VW decidió colocarle este vetusto motor relegando al 1.4 TSi turbo que entrega 150 CV y que usan las versiones brasileñas.

Para la circulación urbana este impulsor es correcto y una buena combinación con la excelente dirección asistida eléctricamente. Pero, al salir a la ruta, se siente la ausencia de más caballos para realizar un sobrepaso seguro –imaginar esta situación con el vehículo completo y cargado con equipaje, unos 450 kilos que se suman a los 1.300 del vehículo–, además de un consumo por encima de la media.

VW debería rever una o las dos de las siguientes variables: incorporar un motor más competitivo en términos de eficiencia general o la baja en el precio del modelo. Sobre todo si quiere competir en un segmento cada vez más poblado.

Galería de imágenes

Etiquetas: Suv Motor Volkswagen
Alejandro Fischer

Alejandro Fischer

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario