Saturday 2 de March de 2024
CAZA | 11-03-2023 15:00

Relatos a cielo abierto: Perdidos en la cordillera

Un texto de Carlos Rebella destaca las características más ocultas de la personalidad de un amigo que aparecieron cuando un hecho extremo los sorprendió a ambos. Anécdota con buen resultado pero difícil trámite.

Habíamos llegado al fin del sendero, más allá de los 1.500 metros, a fuerza de doble tracción y mucha pericia para trepar la cuesta cubierta de rocas y piedras. Allí nos dejó nuestro anfitrión, junto a nuestros bártulos de campamento, a la vera de un arroyo de aguas cristalinas. Apenas habíamos terminado de armar la carpa nos sorprendió el bramido lejano de un ciervo que comenzaba bien temprano sus correrías nocturnas. A pesar de que no conocía el campo lo suficiente, y de que en un par de días dispondríamos de un baqueano, no pudimos con el genio y decidimos acercarnos para intentar un lance.
En pocos minutos cargamos con lo necesario –armas incluidas- e iniciamos la marcha, sin dejar de voltear la cabeza a cada rato para no perder de vista el campamento. Inútil precaución, ya que, al poco rato, lo perdimos, pero confiados en que no sería difícil encontrarlo al regreso.
Sin embargo el ciervo, que se nos hacía muy cercano, resultó estar cada vez más lejos, mientras la tarde caía rápidamente. El entusiasmo y la excitación de la caza -malos consejeros- nos impulsaron a seguir adelante sin medir las consecuencias. Con el bramido atrayéndonos como un imán encantado, atravesamos varios cañadones hasta alcanzar un faldeo cubierto de lengas y ñires desde donde, cada vez más frecuentemente, surgía el ronco bramido. Por momentos, cuando la posición del animal o la dirección del viento nos favorecían, oíamos claramente su respiración entrecortada. Cada vez más esperanzados continuamos el silencioso acercamiento, hasta llegar a un punto en que decidimos esperar que apareciera en algún claro. Con la suerte de nuestro lado, al fin lo vimos, recortado entre los árboles, inmóvil el tiempo suficiente como para que pudiera dispararle. El impacto lo derribó instantáneamente y, luego de unos minutos de observarlo, nos acercamos. Desde apenas un metro pude observar su hermosa cornamenta de catorce puntas. En eso, llegó mi compañero, un poco retrasado, gritando su alegría. Tras el grito (o quizás, debido a él) el ciervo saltó de pronto como un resorte y se metió en el monte a la carrera. Tomé el rifle y lo busqué en la mira mientras se desdibujaba rápidamente en la penumbra. Disparé, más como una reacción de rabia e impotencia que ante la seguridad del tiro, sin lograr en absoluto detenerlo.
El silencio que nos envolvió sólo era superado por el asombro y la sensación de desdicha que experimentamos. Buscamos rastros de sangre, tropezones o muestras de que podía estar en las cercanías, pero todo fue en vano. Con la última esperanza puesta en el baqueano para intentar hallarlo, decidimos emprender el regreso. Jamás volví a ver a “mi” ciervo, y las circunstancias de ese tiro fueron motivo de largas discusiones entre cazadores, acerca de qué había sucedido: que un tiro llamado de “agujas” impacta cercano a la cruz y roza la columna produciendo una especie de shock o desmayo; que un tiro de panza que no interesa órganos vitales o un roce en la cabeza que lo obnubila por un momento. Lo cierto es que aunque más tarde lo buscamos durante todo un día, jamás pudimos hallarlo.

2611_ciervo axis

Con la noche cercana y completamente desorientados, nos sorprendieron las primeras sombras sin tener ninguna certeza del rumbo a seguir. Varias veces trepamos hacia lo alto de una loma con la esperanza de divisar el campamento o alguna referencia orientadora; hasta que, antes de que se hiciera noche cerrada, propuse juntar leña para pernoctar junto al fuego y, por la mañana, tratar de volver a orientarnos. Con mayúscula sorpresa me encontré con un amigo hasta entonces desconocido, al borde de la histeria y acusándome de ser el culpable de toda aquella situación. De hecho, ni quería oír mencionar la posibilidad de pasar la noche a la intemperie e imaginaba toda clase de peligros. 
Ante su agresividad creciente, accedí a seguir, con la esperanza de que el cansancio lo serenara. Caminamos varias horas entre tropezones y ramazos, hasta que nos topamos con un arroyo imposible de vadear por lo exuberante de sus  orillas. Propuse seguir su curso aguas abajo, esperando encontrar algún lago donde desembocar o algún sendero transitado que nos fuera útil. Mientras transcurría el tiempo, más me alarmaba el creciente estado de excitación y ofuscación de mi compañero quien, sumamente enardecido, confesaba estar seguro de su próximo final, sin olvidar achacarme todas las culpas.
Casi a medianoche, y con una luna diminuta que nos regalaba su luz, descansamos, por un lapso en un limpio. Ya estábamos sin fuerzas suficientes para discutir ni para levantar las piernas, cuando creí que había llegado el momento de volver a proponerle acampar, aún a costa de una reacción impredecible.
En eso estaba, cuando ocurrió el milagro. En la semipenumbra que nos rodeaba divisé una mancha anaranjada que se me antojó un espejismo, pero no lo era. Habíamos costeado justamente el arroyo vecino y quiso Dios que nos detuviéramos a escasos metros del vivac. Allí estaba emplazado nuestro campamento. De haber parado unos metros más atrás o más adelante, jamás lo hubiéramos visto y no termino de imaginar qué hubiera podido sucedernos.
La aventura, entonces, sirvió para desnudar un aspecto de la personalidad tan desconocido para mí como para mi amigo, que jamás encontró consuelo al recordar y analizar sus reacciones. Y yo aprendí que nunca se debe desafiar a la cordillera sin la imprescindible ayuda de un baqueano.

Encontrá acá el relato completo de Radio  Perfil

También te puede interesar

En esta Nota

Juan Ferrari

Juan Ferrari

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend