Lunes 30 de enero de 2023
BIKE | 16-12-2022 07:00

20 estaciones de tren abandonadas para descubrir en bike (parte 2)

Edificios desocupados, carteles, construcciones y andenes: rezagos de los ramales de trenes desactivados en gran parte del país que podemos descubrir a bordo de una mountain bike (segunda parte).
Ver galería de imágenes

Así comenzaba la primera parte de esta nota: "Durante décadas las estaciones de ferrocarril y los ramales abandonados solo fueron meta de los ferroaficionados y los cicloturistas. Para quienes llegaban en auto, 4x4, moto, a pie o en bici, estos sitios revelaron la belleza oculta de ese abandono. En la primera parte de esta nota revelamos 10 estaciones para descubrir...". En esta segunda parte vamos por otras 10 estaciones imperdibles.

Roberto Cano (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Se encuentra a 12 km de Rojas, Buenos Aires. Fundada en 1884, operó durante casi 100 años, pero hoy por ese ramal solo circulan trenes cargueros. La estación está abandonada, sin techo y los árboles que han crecido en su interior la han transformado por completo en un escenario de película. En el mismo paraje hay muchas casonas dignas de ser fotografiadas. A solo 3 km y con dirección a Rojas se encuentran los restos de la estancia La Rojera, que más allá de no ser un objetivo ferroviario bien merece una visita. A Cano se accede por caminos rurales bien mantenidos.

 

Monte Veloz (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Trazado del Ferrocarril Oeste inaugurado en 1887 que recorría desde La Plata hasta Las Pipinas, en la provincia de Buenos Aires. Localizada a solo 10 km de Verónica y a 150 km de Buenos Aires, la estación permanece inactiva desde 1981 y se encuentra habitada, por lo que es necesario solicitar permiso. Se encuentra en perfecto estado de conservación y es una de las pocas que ostenta palmeras al costado del antiguo anden. El nombre Monte Veloz es un auténtico misterio y de los consultados nadie conoce su procedencia.

 

Mechita (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Distante 190 kilómetros de Buenos Aires, es el pueblo ferroviario por excelencia. Desde hace un tiempo cuenta con sus clásicos talleres reactivados. En los playones posteriores a ellos hay infinidad de vagones siniestrados y abandonados a lo largo de kilómetros, por lo que las caminatas son largas pero apasionantes. Hay que solicitar permiso previo en la Delegación Municipal. Llevar calzado adecuado, ya que hay muchos trozos de vidrio y metal en el piso. Ideal para recorrer junto a las estaciones Larrea y Pla. Contacto en Facebook e Instagram: Alberti Turismo.

 

Las Palmas (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Ubicada a solo 10 km de Zárate, está deshabitada desde hace décadas, pero los trenes siguen circulando por ese ramal con destino a Rosario y Entre Ríos. Si bien es de fácil acceso, hay que tener mucho cuidado por la gran cantidad de escombros. Por el mismo camino rural que bordea el trazado y con dirección Noroeste, a 15 km se encuentra Atucha, un emblema de otros tiempos pero en idénticas condiciones de degradación.

 

Los Baños (Salta)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Este ramal que provenía de Rosario de la Frontera (Salta) era exclusivo para llegar hasta el Hotel Termas, muy destacado en su época. Importantes personalidades de nuestro país y del exterior lo frecuentaban y de allí la magnificencia de su construcción de líneas románticas. La estación inaugurada en 1921 poseía terraza, sala de proyección de películas, de lectura y hasta alojamiento para algunos turistas. Por estas características puede considerarse única en el país. Actualmente se encuentra habitada, aunque con varias modificaciones. El acceso es por camino pavimentado, a solo 8 km de Rosario de la Frontera y 180 km de Salta capital. Muy cerca se encuentran los restos de la casa de Lola Mora.

 

Pedro Vargas (Mendoza)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Localizada a 15 km de San Rafael, Mendoza, esta estación era la cabecera del Ramal del Oro Negro, de 177 km de extensión hasta Malargüe y con 10 estaciones intermedias. Se inauguró en 1944 ante la urgencia por la escasez de combustible por la Segunda Guerra Mundial. Su prioridad era el transporte de carbón y luego de petróleo, pero lógicamente también transladaba pasajeros y encomiendas. Como muchas, solo funcionó hasta 1991, pero fue muy importante en su momento. En la actualidad se encuentra abundante material ferroviario en sus anchos playones. Si llegamos hasta ella es recomendable visitar también el imponente Puente Colorado de 350 m que cruza el río Diamante, a solo 1 km de Pedro Vargas.

 

Gualeguay (Entre Ríos)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

El Ferrocarril Primer Entrerriano fue fundado en 1866 y funcionó hasta 1978. En el año 2010 el Ferroclub Primer Entrerriano recuperó la estación como museo y reacondicionó los 11 km del trazado utilizando un Jeep modificado para circular por las vías. Actualmente, efectúan paseos en zorra por parte del ramal, y tienen en exposición a La Solís, la segunda locomotora a vapor más antigua del país, y tienen la intención de volverla operativa. Emplazada a 240 km de Paraná, se accede por asfalto. Facebook: Ferroclub Primer Entrerriano.

 

Etchegoyen (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_tren_abandonadas

Situada en el partido de Exaltación de la Cruz, a solo 25 km de Pilar, este ramal y estación originalmente del Ferrocarril Urquiza están desactivados desde 1993. En este paraje de solo 50 habitantes el tiempo parece haberse congelado y la sensación es de estar a miles de kilómetros de las grandes ciudades. La estación permanece habitada y muy cuidada (ver foto de tapa), también podemos encontrar enfrente el boliche La Confianza, una clásica pulpería bonaerense donde podremos picar algo para luego descansar en el parque frente a la estación. Acceso por camino rural en buen estado, a solo 3,5 km de la Autopista 6.

 

Los Parlamentos (Mendoza)

0712_estaciones_de_trenes_abandonadas

Es otra antigua estación mendocina del Ramal del Oro Negro y se ubica a 15 km de El Sosneado, inactiva pero habitada. Solo unos álamos y la vieja edificación cortan la monotonía del paisaje chato y arenoso, pero un vagón abandonado desde 1990 y semitapado por la arena es el que se lleva los laureles de gran atractivo fotográfico, así como las cabras que se adueñaron de él. Los moradores del paraje transformaron el antiguo taller de reparaciones en una capilla. Sobre las vías de este ambicioso trazado que pretendía llegar al Norte de Neuquén aún descansa una vieja zorra metálica. El antiguo nomenclador con el nombre de la estación está ubicado ahora a 600 m, sobre la mítica Ruta 40 y realmente llama a visitarlo.

 

Diego Gaynor (Buenos Aires)

0712_estaciones_de_tren_abandonadas

Ramal fundado en 1900 que funcionó hasta 1992 y que tiene próxima su reactivación hasta San Antonio de Areco. La estación fue preservada y hoy es un centro ferrocultural. El predio contiguo es ideal para unos mates al sol y para que los chicos disfruten del parque. Si bien el poblado es muy chico, resulta ideal para una caminata tranquila y para probar alguna de las propuestas gastronómicas. Se halla a 12 km de Capilla del Señor por caminos enripiados y por asfalto a solo 6 km de la autopista 8. Con rumbo Norte y por caminos rurales también podemos cazar el llamado Puente Margarita, un interesante cruce de ferrocarriles ubicado a 7 km, pero previamente debemos informarnos del estado del camino.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Aldo Rivero

Aldo Rivero

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend