Galería de imágenes.">

Preservar los tiburones

Un proyecto busca estudiarlos para ver dónde están las mayores amenazas y así poder protegerlos. Galería de imágenes.

Por

Capturar tiburones desde un kayak representa un gran desafío para cualquier pescador. Y las razones son varias. Por ejemplo, lidiar con ejemplares que en algunos casos pueden triplicar el peso de la embarcación. A ello le debemos sumar el tremendo poder que despliegan en su afán de escapar. Y una vez que deponen sus fuerzas, todavía tenemos que arrimarlos a una banda del kayak para extraerle el anzuelo de su boca y liberarlos con el menor daño posible. Por si esto fuera poco, ahora agregamos una nueva acción a su pesca: el marcado biológico. Un trabajo que nos comprometimos a llevar a cabo, importantísimo por su cometido, que debe ser cumplido entre varios compañeros con vasta experiencia para que finalice en forma exitosa.

Hace más de un año que nos abocamos a la pesca de tiburones bacotas en el sector de la restinga del faro Punta Mogotes, en la ciudad de Mar del Plata. Y gracias al contacto con David Dau, guía de pesca y experto en estas lides, fuimos seleccionados para colaborar con un grupo de biólogos de nuestro país que trabajan en la Universidad Nacional de La Matanza en el proyecto “Conservar Tiburones en Argentina”, encabezado por los Lic. Gustavo Chiaramonte y Juan Martín Cuevas, quienes nos han capacitado a través de diferentes reuniones sobre el tema del marcado biológico de tiburones en peligro de extinción.

Proteger a la especie

Muchas variedades de tiburones presentan claros signos de reducción en sus poblaciones. Por tal motivo, a partir del año 2008 este proyecto forma parte de un programa global científico que une las acciones de conservación con la colaboración de pescadores y las comunidades locales de la costa atlántica. El principal objetivo de la iniciativa es proteger a las especies amenazadas para que estén disponibles hoy y en un futuro, y poder seguir gozando de su pesca y al mismo tiempo asegurar la salud de nuestros mares.

En nuestro mar hay 56 especies identificadas de tiburones. Las más conocidas son cazón, gatopardo, escalandrún, bacota, gatuzo y espinillo, todas ellas protegidas por ley en la provincia de Buenos Aires, debiendo ser su pesca con devolución obligatoria. El problema de los tiburones es que su crecimiento resulta lento y tardan en madurar sexualmente, les lleva casi toda la vida llegar a la edad de reproducción. Estas características los hacen muy vulnerables a la sobrepesca. Y al respecto, contrariamente a lo que suponemos, el mayor daño lo hacemos los pescadores deportivos, ya que la pesca comercial –salvo capturas de gatuzos o cazones– no se ejerce en nuestra costa.

La marcación de especies marinas está ampliamente difundida en todo el mundo. Su objetivo es estudiarlas para saber de sus recorridos migratorios, desarrollo corporal, identificar dónde se pescan, cantidad de capturas por temporada, población, etc. La información para su estudio se concreta ante la recaptura del animal marcado, por tal motivo es de suma importancia contar con ese dato.

Nota publicada en la edición 497 de Weekend, febrero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Deja un comentario