miércoles 19 de febrero de 2020
22-06-2018 15:00 | TURISMO

Reglas prácticas para viajar en auto por Europa

Otros países, otras costumbres: para evitar un incremento de los costos de un viaje por multas vale la pena seguir algunas reglas básicas al cruzar fronteras en el viejo continente.

En Europa se llega rápidamente de un país al otro en auto. Las

fronteras abiertas no deberían hacer olvidar que, de un

estado al otro, cambian las reglas de tránsito y las penalizaciones

para sus infractores.

Excesos de velocidad pueden ser particularmente caros. Quien supere

en 20 km/h la velocidad máxima en Dinamarca, Francia o Italia, deberá

pagar al menos 135 euros. En Alemania es un tanto menos oneroso: 35. Particularmente severas son las multas en Italia para quienes superen la velocidad máxima en horario nocturno, entre las 22 y las 7 se incrementan en un tercio con respecto a las del día.

Conducir alcoholizado puede llevar al infractor a la cárcel en

Francia o al decomiso del automóvil en Italia. Alemania, España. Otros países europeos mantienen el nivel máximo tolerado de alcohol en sangre en 0,5 g/l, pero en Polonia y Suecia es de 0,2 y en la República Checa y Hungría 0,0 g/l.

Para poder circular libremente por autopistas conviene informarse

sobre el sistema de telepeaje vigente en cada país, a efectos de

contar con el transponder correspondiente. Los conductores europeos

pueden cruzar sin problemas las fronteras si cuentan con el

permiso de conducir de la Unión, válido en los países de la

counidad más Islandia, Liechtenstein y Noruega. Para los

extraeuropeos se recomienda averiguar en cada caso si requieren de un

permiso internacional adicional al del país de residencia.

En caso de accidente es recomendable hacer uso del derecho de

permanecer en silencio. Cualquier declaración puede ser protocolizada

en forma ambigua o errónea, dadas las diferencias de reglas e

idiomas, y una vez registrada puede ser muy complicado rectificarla.

En casos graves puede ser útil recurrir a asistencia consular. La

posesión de la carta internacional de seguros, conocida como la Carta

Verde, facilita las gestiones en situaciones de accidente vial.

Para viajar por el Reino Unido es preferible rentar un auto en el

mismo país, para poder conducir en mejores condiciones por la mano

izquierda. De todos modos requiere de particular concentración para

el conductor acostumbrado al tránsito sobre mano derecha superar la

sensación de estar manejando por el lado “equivocado” de la calle. Al

estar la palanca de cambios sobre la mano izquierda del conductor es

preferible elegir un vehículo de caja automática.

Recorrer países diversos con un auto eléctrico requiere de una buena

planificación. Muchas regiones, sobre todo en el sur de Europa,

carecen prácticamente de estaciones de recarga eléctrica. En Noruega,

en cambio, no existe ningún problema para encontrar alguna.

Independientemente de si se carga electricidad o gasolina, o si

simplemente se hace una pausa en un descanso de la ruta: es riesgoso

dejar la llave de contacto en el auto y las puertas abiertas, sobre

todo en tiempos de vacaciones abundan los ladrones en las paradas de

autopistas.

Si a la vuelta a casa llega una multa desde el extranjero, no es

prudente tirarla al cesto de los papeles. Es muy posible que el brazo

de la ley también cruce las fronteras. Dentro de la Unión

Europea -con excepción de Grecia- se convierten las autoridades

locales en cobradores de las multas impuestas en otros países a

partir de un monto mínimo que varía. En Alemania es a partir de los

70 euros, en Austria ya desde los 25 euros. Pero, en todo caso, es

posible que con gastos administrativos de cobranza transfronteriza se

superen rápidamente los montos mínimos estipulados. Lo mejor es, sin

duda, cuidarse de no cometer infracciones al salir de viaje.

dpa

Galería de imágenes

Etiquetas: Turismo Viajes Europa Mundial
DPA .

DPA .

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario