jueves 14 de noviembre de 2019
22-03-2019 16:30 | TRAVESíAS

25 rutas a través de paisajes inolvidables - PATAGONIA

Guía de caminos casi desconocidos para quienes disfrutan de manejar y descubrir parajes increíbles. Ideal para los fines de semana largos. Ver galería de imágenes

PATAGONIA

22 Barrancas - Varvanco

VIDEO

Km: 157. Tiempo estimado: 4,50 hs. Turismo: Comisión de Fomento Manzano Amargo, Tel.: (02948) 494096. Precauciones: averiguar el estado de camino, suele cortarse por lluvia y/o nieve. Tener en cuenta que de las lagunas al primer lugar con servicios hay que recorrer 60 km/1,50 h. Recorrido: Laguna Cari Lauquen, Cajón de Los Nevados, lagunas Varvarco Tapia y Campos. Observaciones: sólo en 4x4.

Descripción: la pequeña Barrancas sobre la RN 40 marcará a pocos metros el ingreso al circuito Cochicó. Dejaremos la cinta asfáltica hacia el Oeste, para luego ir tornando al Norte. El camino en los primeros kilómetros está en buenas condiciones. Una laguna se asoma, envuelta en un bucólico paisaje con su puesto de estancia. Esta escena se irá repitiendo a lo largo del camino. Descenderemos varias quebradas hacia el fondo del valle para atravesar correntosos ríos por viejos puentes de hierro para luego volver a trepar por las laderas de las montañas. La quebrada que acompaña la naciente del río Barrancas nos llevará, a veces por caminos de cornisa, a la Laguna Cari Lauqen. Avanzaremos rodeándola hasta donde el valle se tiñe de pastizales amarillos y el lomo del volcán Domuyo se asoma desde el Oeste, con bendiciones de arroyos de aguas termales. Las curiosas formaciones y diversidad de coloridos de las montañas mantienen a los viajeros en sensación de asombro permanente. Dejamos el río Barrancas trepando un camino zigzagueante. A partir de allí, el trayecto desmejora, sobre todo hacia el cerro El Crestón, tornándose áspero, angosto, con filosas piedras sueltas y atravesado por continuas ríadas de hielo que dejan profundos huellones. Una vez que rozamos la cumbre, siempre con nieves eternas, la senda vuelve a formar recodos en descenso hacia el cajón de los nevados. Seguiremos atravesando arroyos mientras bajamos hacia la orilla de la laguna Varvarco Campos. Rodeándola por su borde norte, al final atravesaremos un exiguo puente por sobre un arroyo; su alimento y conexión a la Varvarco Tapia, a tan sólo una centena de metros más adelante. Continuando camino por RP 54, encontraremos el primer poblado con servicios de alojamiento y comida, tras recorrer 60 km en un tiempo aproximado de 1,50 hora.

23 Las Lajas - V Pehuenia Aluminé

Km: 318. Tiempo estimado: 5,30 hs. Turismo: Tel.: (02942) 498011. Precauciones: mejor en época estival, en invierno suele cortarse el camino por nieve. Recorrido: Villa Pehuenia, lago Aluminé, laguna del Batea Mahuida, lago Moquehue, lago Ñorquinco, bosque de Araucarias. Observaciones: apta para auto.

Descripción: la pequeña localidad de Las Lajas, en el encuentro de la RN 40 y la RP 242, será el punto de partida para este bello recorrido no tradicional que nos hará llegar hasta la preciosa Villa Pehuenia. Acompañamos por un pequeño trecho el cauce del río Agrio, hasta la RP 23 que encontraremos desviando hacia el oeste, cruzando por un pequeño puente con rumbo al paso Pino Hachado. A 50 km de la partida encontraremos un desvío a la izquierda. Dejamos la ruta internacional y comienza el camino de tierra, la RP 23. Allí nomás se asomará una barda rojiza de la que descienden los altos pehuenes con orgulloso equilibrio. Así los kilómetros pasarán, hasta que nos uniremos con la RP 13. Tras una curva a la derecha de la que se desprende nuevamente la RP 23, cruzamos el puente sobre el río Litrán, que nos venía acompañando y sigue su curso para desembocar en el lago Aluminé, que todavía permanece oculto a nuestra vista pero que más adelante comenzará a asomarse entre los pinares. Montañas de oscuros faldeos con sus picos blancos de nieve acortinan el horizonte. Poco a poco, las construcciones se esparcen más apiñadas y llegamos a la preciosa Villa Pehuenia. Una vez pasada –que bien merece detenernos– dejamos la RP 13 que se dirige al paso Icalma y transitamos por la RP 11, que irá acompañando el azul profundo del lago Moquehue. Pasado el poblado del mismo nombre, desandamos una quebrada rematada en su final por el cerro y el lago Ñorquinco. En el camino merece ser fotografiada la cascada del cerro Cresta del Gallo. El río Pulmari se empecina en acompañarnos por un trecho hasta el pequeño lago homónimo. Manzanos silvestres salpican el paisaje. Nos reencontramos con la RP 23 y tomamos al Oeste; a 4 km se levanta un gran santuario en honor a Ceferino Namuncurá. Ahora será el río Aluminé es el que nos acompañe. Un puente sobre el arroyo Rucachoroy marcará nuestro arribo a la pequeña Aluminé.

0322_rutas

24 Los Antiguos - Lago Posadas

Km: 361. Tiempo estimado: 9 hs. Turismo: Tel.: (02942) 498011. Precauciones: averiguar el estado del camino. Mejor en época estival, en invierno suele cortarse el camino por nieve. Recorrido de día completo, saliendo bien temprano. Llevar vianda y agua. Recorrido: lago Buenos Aires, Los Antiguos, mirador y cajón del río Jeinemeni, formación rocosa Toscas Bayas, Monte Zeballos, Bajo Caracoles, Cueva de Las Manos. Opción Lago Posadas. Observaciones: mejor SUV o 4x4.

Descripción: Los Antiguos, la pequeña localidad a orillas del inmenso espejo de 2.240 m2, parece dormitar a merced de las olas que se agitan en la superficie, queriendo imitar con sus ríspidos saltos de espuma a las ásperas y blancas cimas de los Andes que se recortan en el horizonte. Tomamos la RP 41 con rumbo sur. Allí el límite internacional deja la línea de mayores alturas o de división de aguas para correr imaginariamente junto a la huella de tierra por el cauce de río Jeinemeni, al que acompañamos hacia sus nacientes. La traza del río, pese al ancho cauce, normalmente es una escueta corriente. Las montañas adquieren curiosas formas que desafían la imaginación, como Las Toscas Bayas. Pasados uno 20 km, la ruta se asoma y cae por una de las paredes del encajonamiento tallado sobre la llanura, tras milenios de erosión. Desde este mirador natural, un conjunto de flacos álamos se baten protegiendo de lo feroces vientos patagónicos a estoicos puestos de estancia como La Alameda. Mientras el camino se hace de cornisa, el cajón del río Jeinemeni sorprende con coloridas paredes de tonos turquesa con dejos rojizos y un salto de agua esmeralda. Un poco más adelante se divisa el farallón del cordón montañoso chileno, que varía de ocres oscuros, grises y borravinos, según la oxidación de su composición mineral. Llegamos así al lugar donde confluyen el Jeinemeni y el río Zeballos, el primero se interna en territorio chileno y al segundo lo cruzamos por sobre un quejoso puente de hierro, bajo el cual corre bravío. Un poco más adelante, el valle se tiñe de profundo verde y atravesamos el río Lincoln. Desnudas y cónicas montañas con pequeñas agujas en sus cumbres se destacan a nuestro paso, mientras el horizonte es cautivado por la imponente belleza de los rígidos trazos del monte Zeballos. Pasando el paso Roballos, una amplia curva es lamida por las aguas de una pequeña laguna. Un poco más allá, mientras el camino con serrucho nos sacude un poco, pasaremos cerca del lago Columna y del Ghío, dos bellezas poco conocidas. Unas desprolijas huellas nos permiten acercarnos a sus orillas. Nos restan casi 40 km más de camino por la árida meseta para alcanzar la RN 40. Al Sur por 14 km y, a la izquierda, el desvío hacia las Cuevas de las Manos, distante otros 40 km. Las visitas son guiadas, en temporada alta de 9 a 19 y, en baja, de 10 a 18. Regresamos a la icónica 40 para optar por recorrer 145 km al lago Posadas o 118 a Perito Moreno. Decisión difícil de tomar.

25 El Calafate - Lago del Desierto

Km: 160. Tiempo estimado: 3,20 hs. Turismo: Tel.: (02962) 493370. Precauciones: averiguar el estado el camino por las nevadas. Recorrido: lago Viedma, navegación y caminatas en el glaciar, El Chaltén, monte Fitz Roy, Lago del Desierto. Opción lago San Martín. Observaciones: apta para auto.

Descripción: ya sea arribando del Norte o Sur por la RN 40 o desde la costa por la 288, arrancamos este recorrido desde la pequeña localidad de Tres Lagos donde, de ser necesario, encontraremos hospedaje y combustible. Avanzaremos por un terreno de suaves colinas, teniendo como telón de fondo las cumbres nevadas de la cordillera, y allí nomás las aguas del lago Viedma. Un cartel indica el punto de ingreso al mirador. El lago se extiende de forma alargada unos 78 km de Este a Oeste, con un ancho promedio de 15 km. Del mirador nos devolvemos al cruce y tomamos la RP 23. Un poco más adelante ya podremos observar al glaciar Viedma cayendo como una blanca garra de hielo hacia el lago. El Fitz Roy (llamado por los originarios Chaltén) y sus acompañantes se asoman en un horizonte quebrado de cimas. Sus puntas afiladas se destacan. Recordamos que son los restos de antiguos volcanes que, habiendo de-saparecido su capa exterior, lo que muestran son los restos de sus chimeneas colmadas de lava que al enfriarse y solidificarse resistieron milenios de erosión. Bordeando el lago veremos el atracadero desde donde parten excursiones. Poco más y un amplio e improvisado estacionamiento da lugar a la foto con el marco de fondo de los afilados picos. Ingresamos luego a El Chaltén y lo cruzamos por la RP 23.
Bajo la sombra de hermosos bosques el sendero va siguiendo los vericuetos del río Las Vueltas, con algunas cascadas y pequeños lagos que reflejan las montañas. Así
llegamos hasta la laguna del Desierto y su mirador. Desde el Chaltén hay diversas opciones de caminatas.

Galería de imágenes

Etiquetas:
Marcelo Lusianzoff

Marcelo Lusianzoff

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario