19-10-2018 14:09 | TECNOLOGíA

Consejos prácticos para la fotografía de larga exposición

Trucos para lograr que la luz tome forma corpórea, tanto con una cámara como con el celular.

Las fotografías de estrellas cuyo recorrido se hace visible en el
cielo nocturno o de arroyos que parecen como un velo de seda entre
las piedras resultan fascinantes, y para poder conseguir estos
efectos es necesario alargar el tiempo de exposición. A continuación, una serie de
trucos para conseguirlo:

- Para qué se usa: ”La exposición prolongada es una herramienta
popular para convertir a un grupo de gente en una masa borrosa o
hacerlo desaparecer”, señala la fotógrafa Constanze Clauß. Es útil
cuando se quiere representar el movimiento de forma fluida o cuando
se fotografía con poca luz.

Con un cielo cubierto aterciopelado o hierba que se mueve con el
viento, los paisajes quedan como si fuesen cuadros impresionistas. Con
un par de segundos, los coches se transforman en rastros de luz en la
noche, mientras que para la fotografía de los astros son necesarios
varios minutos o incluso horas.

- Cámara: ”En principio se puede hacer con cualquier cámara que
permita regular manualmente el tiempo de exposición”, explica Moritz
Wanke, de la revista especializada “Chip”. Muchas cámaras compactas
actuales y smartphones ofrecen la opción. También se pueden usar
aplicaciones como Slow Shutter Cam (iOS) o Manual Camera (Android).
Lo máximo suele ser, eso sí, 30 segundos.

Por lo demás, las cámaras más sencillas se diferencian de las caras
sobre todo por la variedad de funciones y la calidad de las imágenes.
”Para Facebook o Instagram la calidad es suficiente”, pero las
cámaras de sistema (sin espejo) o réflex ofrecen muchos más detalles,
algo importante si uno quiere hacer reproducciones grandes. Además,
con el modo Bulb, las cámaras permiten abrir y cerrar el obturador
manualmente, dejando pasar la luz el tiempo que uno desee, incluso
horas.

- Accesorios: quien haya fotografiado con poca luz conoce el problema
de que las imágenes salen movidas, porque incluso la mano más firme no
está totalmente quieta más de un segundo. Por eso es recomendable
tener un trípode. Constanze Clauß recomienda usar uno de tres o cuatro
patas. En zonas de difícil acceso, como las montañosas, es práctico uno
de un pie. Quien no tenga un trípode puede apoyar la cámara en una
superficie firme.

Para smartphones, una opción es fijar el palo de selfie a otro objeto
y, con un disparador a distancia, se evita mover la cámara al darle
al botón. Hay muchas cámaras que se pueden controlar a través de una
app.

Quien fotografía de día tiene otro problema: con una exposición de
varios segundos las fotos son demasiado claras, incluso aunque se
cierre el diafragma. Por eso se necesitan filtros de gris o ND para
oscurecer el objetivo. En esta situación, las cámaras compactas o los
smartphones suelen topar con sus límites.

- Ajustes: el valor ISO debería situarse entre 100 a 200 para que el
ruido sea el menor posible. De lo contrario, la fotografía aparece
granulada. Para enfocar correctamente antes de tomar la foto es
recomendable buscarse un punto de luz, aconseja el fotógrafo
Matthias Haltenhof, por ejemplo un farol de la calle o la Luna. En
caso de necesidad se puede iluminar un objeto con una linterna y
enfocar allí o bien poner el enfoque en infinito.

Para descubrir cuál es el tiempo de exposición ideal se pueden hacer
pruebas. Para efectos especiales de las nubes basta con 30 segundos,
para “vaciar” de gente los lugares, varios minutos. Haltenhof no
prolonga la exposición más de diez minutos porque, de lo contrario,
”la calidad de las fotos es demasiado mala”. Cuanto más trabaja la
cámara, más se calienta el sensor y aumenta el ruido.

 

Por: dpa.

Etiquetas:

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario