Sábado 4 de julio de 2020
TECNOLOGíA | 05-06-2020 13:26

Aerotrain: 50 años atrás el avión y el tren se fusionaron sobre los rieles

Este curioso vehículo fue creado por el ingeniero francés Jean Bertin, que aspiró a crear un transporte que se moviera sobre un colchón de aire.
Ver galería de imágenes

A mediados del siglo XX, el ingeniero francés Jean Bertin, junto a su compañero Louis Duthion, descubrió que un vehículo aéreo, al volar muy cerca del suelo, comprime el aire y le permite tener una mayor elevación con menor resistencia aerodinámica. Se lo conoce como efecto tierra, un fenómeno que produce una especie de colchón de aire que puede provocar que un vehículo levite a centímetros del suelo. Bertin no se conformó con esto y empezó a idear un vehículo que aprovechara el efecto tierra. El proceso llegó a su fin en 1963, cuando finalizó su proyecto Aerotrain, un ferrocarril capaz de volar a centímetros del suelo, como si fuera un avión.

Este innovador tren volador se desplazaba sobre una vía de hormigón sobre el que levitaba gracias al colchón de aire generado por el efecto tierra. De esta forma se evitaba cualquier fricción con el suelo y se lograban velocidades muchos mayores a los estándares de aquella época. Jean Bertin lo describía como "un avión encarcelado, volando sin alas y atado al suelo".

A través de los años fue desarrollando diferentes prototipos, cada vez más grandes, hasta que logró construir un modelo a escala real de más de 22 metros de largo y con capacidad para 80 personas. Para probarlo fue necesario levantar un recorrido de prueba de siete kilómetros de largo, al que después le siguió otro de 18 kilómetros.

0506_aerotrain

El primer Aerotrain solo podía llevar seis personas y estaba equipado con una hélice en la parte trasera, similar a la de los aviones. Aun así, fue capaz de alcanzar una velocidad máxima de 345 km/h. Para 1966, esta marca era ya de por sí considerable, más aún si se tiene en cuenta que era dos veces mayor que la velocidad estándar de los trenes normales.

Pero Jean Bertin no se conformó con eso. Más tarde, una nueva versión del Aerotrain logró los 422 km/h. Las pruebas y los prototipos se siguieron desarrollando y en 1974 un modelo mejorado rompió el récord de velocidad más alto conseguido por un vehículo sobre rieles: 430,4 km/h en una pista de 18 kilómetros.

0506_aerotrain

La idea de Jean Bertin era conectar diferentes ciudades a través de una red de monorrieles para el Aerotrain, pero lamentablemente en 1974 sus planes se vieron nulos cuando el gobierno francés dejó de apoyar el proyecto. Al final, los fondos del gobierno fueron a parar al TGV, el tren de alta velocidad francés, uno de los más exitosos del mundo y el que ostenta el récord del tren más rápido del mundo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario