Jueves 15 de abril de 2021
TéCNICA | 05-04-2017 09:30

Indumentaria Desmontable

Mangas y piernas de quita y pon, ideales para combatir el frío con poco peso. Además, los imprescindibles cuellos. Nota con Video.
Ver galería de imágenes

En las épocas de transición como otoño y primavera, los bikers tenemos una diferencia térmica notable dependiendo de la hora en que salgamos a rodar, y se acentúa si la travesía es de todo el día o si recorremos zonas serranas con diferencia de altitud. Temprano, salimos con pocos grados y tenemos que llevar abrigo, pero a medida que generamos calor y que el sol nos entibia, la indumentaria nos molesta y se transforma en una carga que volveremos a utilizar cuando emprendamos el regreso o hagamos cumbre y el viento nos castigue. La solución es utilizar prendas desmontables que permitan jugar con esa diferencia térmica. Hoy en día existen varias de opciones.

Piernas desmontables: están confeccionadas en Lycra, algodón o una mezcla de ambas. Se colocan antes que las calzas y estas últimas impiden que se bajen. Cubren hasta el empeine y permiten colocarse medias. ¿Un tip? Es conveniente aerosolear la parte inferior con siliconas para impermeabilizarlas.

Mangas desmontables: mismo material y uso que las piernas, son muy finas y calzan por debajo del jersey y de los guantes.

Cuello multifunción: su uso es infinito, nos permite tener la boca tapada pero respirar a través de él. Se puede colocar entre el casco y el cabello para evitar roces o enredos, pero su principal función es la protección de cuello y garganta, unas de las zonas más expuestas al frío.

Rompevientos: hay de varios tipos. Los ideales son los que permiten la salida de la transpiración mediante materiales inteligentes o con ventilación en la zonas laterales y la parte inferior de las mangas. Con los confeccionados sin esas características, si son cerrados, corremos el riesgo de transpirar demasiado y cocinarnos al pedalear o enfriarnos cuando paremos a descansar.

Cuando salgamos a pedalear en la mañana, a pesar de tener todo puesto sentiremos el fresquete, pero luego de unos kilómetros ya iremos tomando la temperatura óptima. Allí podemos ir abriendo un poco los cierres del rompevientos para ventilarnos y, al acercarnos al mediodía, podemos parar para sacarnos el cuello multifunción y las piernas y mangas desmontables.

Captura de pantalla 2017-11-27 a la(s) 14
Leé también
Remando en parejas

Recordemos que aunque el solcito nos invite a pedalear con el jersey solo, en las paradas siempre tenemos que conservar el rompeviento o una campera liviana puesta. La ventaja de la indumentaria desmontable es que no pesa nada (unos 250 g) y que tampoco ocupa lugar, por lo que la podemos guardar en cualquier mochila o bolso. Dependiendo de la zona y la época, puede que rodemos un buen rato con los cortos y el jersey, pero en cuanto veamos que el sol empieza a declinar es conveniente hacer una parada técnica y calzarnos nuevamente todos los trapos. Tengamos en cuenta que a la vuelta también se va a sumar el desgaste físico, por lo que vamos a sentir un poco más la baja temperatura.

Tampoco debe faltar jamás el barato y fácil de guardar papel de diario. Ya sea para el pecho o para los pies mojados, una parte del diario del domingo siempre debe acompañarnos. Obviamente, en época invernal es preferible una calza larga y frizada, pero en la de transición me inclino por las desmontables.

Nota completa publicada en revista Weekend 535, abril 2017.

https://youtu.be/qcQJZ36hjRE

Galería de imágenes

Aldo Rivero

Aldo Rivero

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Noticias anteriores de "Técnica"

Mirá todos los autores de Weekend