martes 15 de octubre de 2019
31-01-2019 14:41 | PESCA

Truchas en la Patagonia, un regreso a las fuentes que no defrauda

Pescar con spinning en el Sur es posible y se lo disfruta. Jurassic Lake, sobre el lago Strobel, Santa Cruz, es meca para los que buscan grandes trofeos de arco iris. Ver galería de imágenes

En el año 1999 me contacté en Brasil con el baitcast. Acá, en la Argentina, eran muy pocos los que lo practicaban. Volví a San Pablo al año siguiente, para tomar un curso con Rubinho, el gran periodista y difusor de esta modalidad en su país. Como no se conseguían equipos en la Argentina, me regaló una caña que aún conservo. No bien volví, empecé a escribir las primeras notas de bait en nuestro país.

Hoy todo ha cambiado. Afortunadamente hay miles de aficionados que pescan con baitcast y la enorme mayoría directamente se inicia con esta modalidad. Se consiguen cañas y reeles de toda calidad y valor. Entonces, el periodista inquieto decidió cambiar y volver a las fuentes, a la forma con la que inició su periplo con señuelos: casi todas mis notas las realizo en spinning.

No es un capricho, llevan la intención de mostrar que la vieja modalidad, aprendida de los ingleses en esta latitud, no murió. Está más vigente que nunca y en el mundo se desarrolla, aunque con las limitaciones que le impone su hermano, el bait, de cuna estadounidense y, por tanto, con mayor difusión y crecimiento.

 

Uno de los desafíos era empezar y terminar 2018 pescando en spinning en la Patagonia. Ya les conté en Weekend de mayo de dicho año la experiencia en Tierra del Fuego. En diciembre, tuve el placer de ser invitado por Carlos López Casanello a pescar en el lago Strobel, Santa Cruz, más precisamente en la operación llamada Jurassic Lake, que él dirige y cuyo nombre hace clara y justa alusión a las arco iris monstruosas que allí habitan. No es casual: a metros del lodge se encuentra la boca del río Barrancoso, el único afluente actual (supo tener una salida hacia el río Chico décadas atrás) y, por lo tanto, la que concentra una cantidad fantástica de grandes salmónidos que buscan trepar para cumplir su ciclo reproductivo.

Es interesante que el hecho de tener un solo río para esta operación vital es una de las causas de que las truchas alcancen tamaños siderales. Muchas de las que trepan el Barrancoso mueren, porque es rápido, bajo y muy pedregoso. Esta mortandad natural regula la población y, al evitar la superpoblación, no se transmite ninguna información genética de que interrumpan el crecimiento para poder sobrevivir frente a la abundancia de competidores.

0131_Truchas en la Patagonia, un regreso a las fuentes que no defrauda

Tamaños considerables

La cantidad de truchas superiores a los cinco kilos es increíble. En un día de pesca se pueden sacar más de veinte o treinta ejemplares de este tamaño. Los piques son furiosos y, en el lago, donde están las más grandes, no bien se sienten clavadas, emprenden corridas tan veloces como inolvidables. Me llamó la atención que algunas delfinean, es decir, salen disparadas saltando como delfines en una carrera loca donde muchas veces ganan al zafarse del anzuelo o hacer que la línea roce las enormes piedras calcáreas, muy filosas.

La posada es hermosa. Los lugares de pesca están a un paso de las habitaciones, muy confortables, y del comedor, donde nos reunimos para desayunar, almorzar, merendar y cenar, además de intercambiar información de nuestras experiencias individuales. Cada pescador o par de pescadores amigos sale con un guía que lo orienta y asiste, especialmente para la extracción de los peces que se hace de la forma más rápida posible. Jurassic sabe de la importancia del recurso y, por ende, cuida a los peces.

0131_Truchas en la Patagonia, un regreso a las fuentes que no defrauda

Secretos del lago

Al respecto, para pescar en spinning me ajusté al reglamento que exige el uso de un solo anzuelo y sin rebaba. El medio día en que me correspondió la parte superior del río, el guía me sugirió un interesante recurso, ya que había que tirar en un chorro de agua, donde el cauce giraba, dejar que derivase el engaño y trabajarlo en un remanso donde era más profundo. Entonces, pusimos un plomito de dos gramos y a unos 70/80 centímetros atamos una Wooly Bugger verde. El lanzamiento con reel frontal, que permite que el nailon salga sin necesidad de mover la bobina, como en el bait, facilitó la operación con fuerte viento de espalda.

Los primeros tiros fueron de práctica para enmendar la línea, es decir, corregir la dirección en el agua, y encontrar la forma de strippear la mosca con la mayor naturalidad posible. Una vez que le encontré el ritmo, fue pique tiro a tiro. Para las mejores clavadas en este spinningfly dilucidé que era mejor esperar un segundo la tensión y tener la vista fija en la línea, ya que el río es muy inquieto y muchas veces las truchas comían nadando hacia mí. Fue una de esas experiencias de laboratorio muy interesantes, especialmente, por el muy buen tamaño de la especie en el río, casi todas entre dos y cinco kilos. Además me generó muchas ganas de aprender fly, modalidad de la que también tomé un curso aquella vez en Brasil, pero a la que no quise usar, ya que en los medios en que trabajé siempre hubo excelentes especialistas.

0131_Truchas en la Patagonia, un regreso a las fuentes que no defrauda

Points trucheros

Jurassic Lake rota organizadamente los lugares de pesca por medio día. Básicamente son el pool del río y las márgenes derecha e izquierda de su boca, donde se pesca con mosca, y la bahía de los Cochinos, donde las truchas ingresan a comer scud, pequeño crustáceo base de su dieta en este lago que, como todos los de la cordillera, son de baja productividad.

El spinning es muy bueno para esta zona, pues permite tiros largos y barrer más cantidad de agua. Sin embargo, la mayor parte de los piques se dio relativamente cerca, en el sector donde cae el veril, donde el agua se torna de color azul fuerte. Otra ventaja del spinning es poder castear con vientos fuertes. Durante los tres días en que estuvimos, tuvimos una jornada con ráfagas de 140 km/h y dos donde no bajó de los 50 km/h. Cucharas ondulantes de 18 a 35 gramos y giratorias número cinco solucionan este problema para el pescador. Como son pesadas y no hay correntada, bajan enseguida. Luego hay que recogerlas a la menor velocidad posible y con la punta de la caña hacia abajo para tener mayor arco de clavada.

El lago Strobel es ideal para esta práctica. La abundancia y el tamaño de las truchas justifican el viaje que emprendimos. También el  hermosísimo paisaje entre El Calafate y el lodge (320 km por la mítica Ruta 40 más 60 km por caminos vecinales) y la atención, de nivel internacional, por parte de todo el personal. La Patagonia no es sólo para mosqueros, aunque hay que consultar en el Reglamento de Pesca Continental Patagónica qué lugares no están vedados para esta práctica.  


Nota completa en Revista Weekend del mes de Febrero, 2019 (edicion 557)
 

Galería de imágenes

Etiquetas: Jurassic Lake. Tierra Del Fuego. Lago Strobel. Spinningfly.
Néstor Saavedra

Néstor Saavedra

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario