Jueves 7 de diciembre de 2023
PESCA | 05-02-2023 10:00

Truchas criollas del Collón Cura, en Neuquén

Una especie a veces subvalorada por los pescadores, que puede también ser parte del menú en la Patagonia. Máxime cuando se da en aguas de río y con muy buenos portes.
Ver galería de imágenes

¿Y por que no? ¿Quién dice que no cuenta? ¿Qué la trucha criolla o perca no es bien vista, dónde está escrito eso? Es nuestra, es autóctona, lleva miles de años de evolución y adaptación a nuestra Patagonia (las truchas menos de 120 años) y no se regala, hay que encontrarla, hacerla picar y pescarla. Restos fosiles de antepasados de este pez denominado Percichthys lonquimayiensis datan de entre 55 y 65 millones de años de antigüedad. Además es bastante interesante, cuando es de buen porte y pelea en aguas de un río, brinda buenas sensaciones de pesca. Más de uno ha confundido sus primeros embates con una buena marrón. Aunque no quede bien decirlo en rueda de conspicuos mosqueros, es la realidad. En lo personal me ha pasado y me seguirá pasando, si Dios quiere. Y no es pecado admitirlo, como no lo es tampoco dedicarle tiempo, atención y lances de mosca a las truchas criollas. Está bien claro que no son comparables a las originales, es una especie diferente, ni tan rápida, ni tan ágil como los salmónidos, pero hacerla tomar una mosca y pelearla es un lindo desafío. 

0126_contenidos

Con Nahuel Moral como guía, y la compañía de José Luis Moral y Daniel Pappaladro completando el equipo, iniciamos este relevamiento a un interesante trecho de aguas del Collón Cura, el primer día lo dedicamos al tramo que va de la desembocadura del Catán Lil a Rinconada. Pescamos bastante bien, truchas del orden de 600 g a 1,5 kg, mayormente arcoíris en este curso que forma parte de una rica cuenca abastecida por fantásticos ríos trucheros como el Malleo, Aluminé y Chimehuin, entre otros. Muy agradable para flotar, con características prácticamente de río de llanura. Poca pendiente, lo que hace que sus aguas tengan un discurrir bastante suave, con correderas moderadas, muchos meandros, islas, brazos menores, sauzales costeros, juntas de agua y un sinnúmero de remansos y pozones. Además tiene una profusa vida de pequeños organismos tanto en los fondos y en las aguas como en las orillas. Ámbito ideal para los peces.

En los remansos y pozones

En la segunda jornada hicimos el trayecto que va de Rinconada a Balsa Vieja y, al dar con las grandes percas, nos entusiasmamos y centramos en ellas los intentos. En lugar de buscar en aguas rápidas y orillas, desde el bote fuimos probando en los remansos, en las contracorrientes suaves y las aguas prácticamente quietas, en la salida de un islote o en esos pozones profundos al pie de los sauces. Las percas compiten con las truchas por el alimento, a ambos géneros le van bien los crustáceos, moluscos, insectos y pequeños peces pero no compiten por el lugar. Las truchas son más del agua rápida, bien oxigenada, y la perca de la suave, profunda y más quieta. Por eso uno ya parte con una pauta de dónde puede buscar a unas y otras.
Lo hicimos vadeando en esta ocasión, caminando el río, una forma de pesca que no es tan “cómoda” como desde el bote, pero que involucra más al pescador con el ámbito. Y le permite, además, a cada uno elegir su ubicación con chance de insistir, cambiar moscas y estrategias en una locación determinada. Es decir, trabajar a fondo un pesquero.

11_1PescaTruchas
Leé también
¡Vamos con las truchas!

0131_colloncura

Los equipos empleados fueron de potencia #4 y #6 con líneas de hundimiento y líderes del orden de los 5 pies terminados en tippet 1X y 2X. En un solo lugar pudimos ver una linda perca y ahí es interesante notar cómo se comportan, ignorando y rechazando moscas. Esto da la pauta de que, aunque estén, no siempre van a tomar. Patrullan generalmente fondos o veriles que van hacia lo profundo con corriente suave, y eligen que alimento abordar y cuál dejar pasar desconociéndolo como si no existiera. Estrímeres montados en anzuelos Nº 6 a 10 cómo Woolly Buggers y sus variantes, Zonkers y Pancoras Muddler son muy efectivos para pescar aguas no tan rápidas y remansos. En cuanto a ninfas, las más grandes y con patas de goma (rubber legs) como las Bitch Creek y Montana Rubber Legs también pueden andar bien. El color naranja es muy atractivo para las percas tanto como el verde oliva. La combinación de oliva y naranja en una misma mosca es muy bueno. Es importante que además cuenten con lastre, que puede ser en el cuerpo o en la cabeza.

Técnicas efectivas

Una estrategia que funcionó fue lanzar lejos en un pozón algo aguas arriba con una mosca bien lastrada, enmendar dos o tres veces la línea y dejar hundir bastante, para empezar a recoger de a dos o tres tirones y frenar, hacer una pausa y volver a repetir este estripeo. Con este impasse entre recogidas se logra que la mosca lastrada vuelva a acercarse al fondo, donde andan las grandes percas buscando alimento. La forma y posición de sus grandes bocas protráctiles nos da la pauta de que, para alimentarse, tienden a buscar desde la hondura en que andan nadando y para abajo. Al ser más oportunistas que cazadoras, la velocidad del estripeo puede ser más lenta y suave que cuando buscamos una trucha. Otra buena manera de encontrarlas es en un veril arenoso de corriente suave. Posicionarse unos metros atrás del accidente, lanzar hacia el veril no directamente en la dirección de la corriente, sino un poco perpendicular, dejar bajar el conjunto y una vez que profundiza recoger con estripeos suaves acelerándolos un poco cuando la mosca empieza a ascender paralela al veril. Muchas veces el ataque sobreviene cuando ya está llegando a la parte más alta de la pendiente. No significa que allí estén, sino que la vienen siguiendo y la atacan antes de que se les trepe a la parte de fondo plano. Por eso hay que ubicarse retirados del cambio de honduras, por seguridad personal y porque de esa manera no se espanta al pez que se quiere pescar. 

0131_colloncura

Con la perca o trucha criolla no vale descalificar, entendemos que hay especies mejores en lo deportivo, pero cuando vamos a un ámbito como el Collón Cura, o tantos otros maravillosos pesqueros sureños, la idea es pasarla bien y pescar. Cada especie tiene diferente cualidad. Hay que salir un poco de algunas estructuras o preconceptos, y de repente las posibilidades y alternativas se nos van a ampliar y multiplicar. El pescador en definitiva quiere pescar, resolver el dilema del pique de una arcoíris, una marrón, una fontinalis, un salmón o lo que sea que pueble las aguas dónde va. Como cuando vamos a una fiesta donde hay variedad de cosas ricas, a veces además de sushi, pinchos de molleja y otras sofisticadas exquisiteces, hay sencillas empanaditas criollas, y no por eso vamos a dejar pasar al mozo con la bandeja sin atacarlas. También son parte del menú. ¡Y nos hacen sentir que lo importante es estar ahí, disfrutando y participando de la fiesta! 

Info de Collón Cura, Neuquén

  • Distancias: 103 km a Catan Lil (90 de asfalto y 13 de tierra, unas 2 horas 15’ de viaje). 
  • Servicios: Excursiones de pesca y flotadas: Nahuel Moral, Cel.: (02944) 202592, Instagram: @nahuefly.
  • Artículos de camping, outdoor y fly shop: Örök Outdoor, Av. San Martín 713, Local B San Martín de los Andes. Instagram: @orok_outdoor.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Inzaurraga

Alejandro Inzaurraga

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend