Jueves 26 de noviembre de 2020
PESCA | 29-04-2020 10:40

¿Cuidado social o del negocio? En Entre Ríos no habrá veda de pesca

Las autoridades provinciales dicen priorizar el aspecto social de unas 500 familias que viven de la pesca artesanal. ¿Será así o habrá negocios espurios? El trabajo de guías de pesca y cabañeros que aportan con sus impuestos parece no ser importante para Entre Ríos.

No autorizarán la veda pesquera para cuidar a los pescadores artesanales. Según el portal Análisis Digital, esa sería la síntesis de la explicación del director de Recursos Naturales de la provincia, Mariano Farall, quien explicó que para implantar una posible veda para la pesca, primero hay que tener en cuenta varios aspectos, en especial el socioeconómico. “Actualmente son más de 500 familias que viven de la pesca artesanal”, argumentó el funcionario tras una recorrida por las islas del Departamento Victoria.

Desde el organismo se implementó la veda del surubí, el manguruyú, el pacú y hasta enero el dorado (no se pueden extraer ejemplares menores de 50 cm). Además, está prohibida la pesca sábado y domingo, y estaría en proyecto ampliar esta prohibición a más días. Lo que se establecería podría ser una pesca por sectores y por especie en algunos tramos de río Paraná y el Uruguay y, en otros, decretar la veda por zonas, pero todavía no se ha tomado ninguna determinación al respecto. Sin duda, algo tan difícil de controlar como la salida de la cuarentena a 500 m del hogar durante una hora, explicada el sábado pasado por el Presidente Alberto Fernández (Ciudad Autónoma de Buenos Aires y varios municipios del Conurbano no la aceptaron), o como el control de los presos que liberaron esta semana. Técnicamente imposibles de monitorear con los recursos y modalidades actuales. Pregunto: ¿no será una manera “legal” de mantener el negocio encubierto con los frigoríficos?

Según comentarios de Farall, este tipo de medidas tienen que implementarse en conjunto con la provincia de Santa Fe, el socio estratégico de Entre Ríos, porque el río Paraná es compartido entre ambos. Por lo que se puede vislumbrar, entonces, Santa Fe tampoco declararía la veda, más allá de los esfuerzos por presentar un recurso de amparo para preservar la pesca, tal como informamos ayer.

2902_pesca_artesanal_1

El mismo funcionario habría manifestado que ambos ríos –Uruguay y Paraná– experimentan una bajante extraordinaria, pero su comportamiento es cíclico, y así como actualmente las marcas hidrométricas son las más bajas de los últimos 50 años, hace cuatro años se produjo una creciente muy importante, que inundó a poblaciones costeras y expulsó a trabajadores de las islas. “Son hechos naturales que dependen de la distribución espacial y de la cantidad de precipitaciones. Nuestro tramo del río depende de lo que ocurre en Brasil y Paraguay. Ahora liberó aguas de Itaipú pero, para tener una idea, en Santa Fe el río mantiene un caudal de 8.200 m3 por segundo, es un 50 % del normal, pero es un flujo importante. Hay que destacar que a pesar de la bajante el río Paraná transporta 8,2 millones de litros por segundo, lo que representa una cantidad significativa. Además baña un delta de 1,7 millones de hectáreas con cauces principales riachos y lagunas”, le explicó a Análisis Digital.

Desde la Dirección Provincial de Recursos Naturales aseguraron que están monitoreando la zona, y verificaron que muchas lagunas se están secando y que las más profundas han quedado aisladas de las fuentes de alimentación. También que están trabajando en forma coordinada con la Dirección de Fiscalización, la Secretaría de Ambiente, Prefectura Naval y la Policía Rural en el monitoreo de los cursos de agua. Si bien Chaco y Corrientes decretaron la veda, Entre Ríos no lo hizo para darle prioridad a las necesidades de familias que viven de ese recurso (y aparentemente Santa Fe tendría la misma postura).

Algunas dudas: ¿Será así o habrá intereses comerciales creados? Dicen que hay una 500 familias que viven de la pesca artesanal: ¿Están debidamente registradas? ¿Pagan impuestos? ¿A quién le venden ese pescado? ¿Hay controles bromatológicos? ¿Cuántos guías de pesca y cabañeros hay sobre las márgenes del Paraná y el Uruguay? Ellos sí tributan sus obligaciones impositivas: ¿Quién se hace cargo de su aspecto social durante la cuarentena y la bajante? Solo algunas de las dudas que me planteo como viejo pescador conocedor de la zona. Dejo abierto los comentarios para quienes puedan sugerir más preguntas.

 

Fuente: Análisis Digital

En esta Nota

Julio Pollero

Julio Pollero

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend