lunes 14 de octubre de 2019
29-07-2019 12:47 | PERROS

¿Por qué las mascotas no deben jugar con nuestro calzado?

El amor que hay entre animales y personas puede generar enfermedades. Consejos para evitar las infecciones y los contagios. ¿Qué tan bueno es que los perros besen a los chicos? Ver galería de imágenes

Es innegable que existe un estrecho vínculo entre los niños y los perros. Sin embargo, en ese amor puede haber terceros en discordia: los parásitos internos. La médica veterinaria Belén Villar repasa los puntos críticos a los que debemos prestar atención para cuidar la salud de quienes más queremos:

- Mantener al perro desparasitado internamente. Los canes pueden “levantar” parásitos desde el suelo o alimentos contaminados con huevos y/o larvas de parásitos. Una forma de prevenir las parasitosis más frecuentes es desparasitando internamente a nuestra mascota todos los meses, a fin de cortar el ciclo de cualquier parásito que se quiera “instalar” en ella.

- Si no hemos tomado la precaución anterior, y a fin de reducir las posibilidades de transmisión de enfermedades, no permitamos que nuestro perro duerma en la cama de los chicos ni cualquier demostración excesiva de cariño (¡los infaltables lengüetazos!)… Sabemos que evitar eso a veces es imposible, por eso recomendamos no saltearte el primer paso.

0729_parasitos

- Tratar de recolectar la materia fecal lo más pronto posible. A medida que pasan las horas, los huevos que salen con la materia fecal se vuelven “infestantes”, eso quiere decir que están listos para “atacar” y representan una fuente de contagio para las mascotas y las personas. “Si hay un lugar específico con tierra o arena donde tu mascota hace sus necesidades, intentemos que los chicos no frecuenten esa zona o, al menos, que no jueguen con esa tierra¨, remarca la médica veterinaria.

- Evitar alimentar al perro con carne cruda o mal cocida, ya que puede contener quistes de parásitos.

- No permitir que nuestros hijos y/o mascotas jueguen con el calzado. Es muy común que los niños, y en especial los cachorros, adoren jugar con las zapatillas, zapatos y sandalias. Más allá de que puedan romperlos, este punto resulta crítico ya que somos nosotros los que, por medio del calzado, podemos “importar” huevos o larvas de parásitos al hogar y, por ello, cuanto menos estén a su alcance, mejor.

- Evitar que los niños tomen agua del bebedero de la mascota o coman de su plato. Sí, suena insólito para nosotros, pero para ellos no lo es ¿qué chico/a no comparte todo con su mejor amigo?

- Mantener al perro libre de parásitos externos. Algunos de ellos, como las pulgas, además de alimentarse de la mascota, transmiten parásitos internos que no sólo afectan a los perros y gatos, sino potencialmente a los niños. “Por ello, una desparasitación integrada contra pulgas, garrapatas, gusanos redondos y planos, es lo ideal”, recomienda Belén Villar.

- Asegurarnos siempre de que los niños se laven las manos luego de jugar con su mascota, con tierra o arena. Dorso y palma de cada manito y también debajo de las uñas. La higiene es clave para prevenir cualquier enfermedad.

- Promovamos aquellas conductas que faciliten una convivencia armoniosa. Es importante que estos amigos inseparables aprendan a jugar sin lastimarse y a respetar sus espacios mutuamente. La supervisión de un adulto y su intervención oportuna es fundamental para lograr que ese sea un amor para toda la vida.

- Consultar en nuestra veterinaria de confianza el plan sanitario adecuado de nuestra mascota y tenerlo siempre al día.

Fuente: Labyes.com (Laboratorio de Medicina Veterinaria)

 

Galería de imágenes

Etiquetas: Perros Parásitos Chicos

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario