Lunes 26 de julio de 2021
PERROS | 26-01-2021 14:39

10 consejos para que tu perro se quede solo en casa

Una de las situaciones que menos soportan las mascotas es la soledad ya que, entre tantas otras consecuencias, genera un comportamiento inadecuado. En esta nota te damos una serie de recomendaciones para lograr que la pase bien durante tu ausencia.
Ver galería de imágenes

Si tu perro no sabe estar solo y se la pasa ladrando o llorando todo el día hasta tanto no regresas a tu casa, será necesario que implementes una suerte de entrenamiento casero progresivo para que, de a poco, aprenda a quedarse solo, y feliz, en el hogar.

Antes que nada, es fundamental tener en cuenta que cada perro es diferente y que no todos tienen el mismo ritmo de aprendizaje ni reaccionan de la misma manera ante determinadas conductas o normas, por lo que tendrás que tener mucha paciencia en su entrenamiento, teniendo en cuenta el tiempo de adaptación que puede llevarle a tu perro aceptar quedarse solo durante varias horas por día, sin que se convierta en algo angustioso para él. Por eso, acá te damos 10 consejos que te serán de gran ayuda para lograrlo:  

0126_perroscasa

1. El entrenamiento debe comenzar antes de tener que ausentarte realmente de tu casa para, de esa manera, ir cambiando su  rutina y aumentar paulatinamente el tiempo en que tu perro permanece solo sin mostrar signos de ansiedad.

2.  Recompensa a tu perro con caricias, juguetes o con un regalo premio especial cuando no ladre o llore durante esos pocos minutos que lo dejaste solo. El refuerzo positivo hará que tu perro aprenda con rapidez y, además,  convertirá al entrenamiento en algo agradable para él.

3. Salir de casa. Una vez que se haya acostumbrado a no verte por algún tiempo a su lado, es hora de que salgas de tu casa, por unos quince minutos, para ver cómo reacciona.  Lo mejor es hacerlo sin darle señales ni saludarlo, ya que tanto la despedida como la llegada implican el desarrollo de una serie de emociones que hacen más difícil la separación. A medida que notes que tu ausencia no le preocupa, deberás aumentar el tiempo de tu estadía fuera de casa.

4. Saludarlo normalmente al regresar. Si bien el regreso también es muy importante, porque en un primer momento tu perro te recibirá con gran excitación, no es conveniente que lo saludes con demasiada alegría, ya que será contraproducente para su adaptación a quedarse solo.

0126_perroscasa

 Lo mejor es no prestarle atención durante unos quince minutos, para que el perro no ladre ni muestre ansiedad a tu llegada. Tras ese tiempo, puedes comenzar a comportarte como si nada extraño hubiera pasado.

5. Paseo al regresar. Sacarlo a dar una vuelta al regresar de tu ausencia puede ser una gran idea para pasar un rato juntos haciendo algo que le gusta a tu perro. El primer día, repite este proceso varias veces, aumentando el tiempo en cada salida.

6.  Practica las órdenes de “sentado” o “tumbado” y utilízalas cuando tu perro se muestre excesivamente ansioso. No premies su ansiedad y no permitas que te siga continuamente a todas partes, ya que, de lo contrario, será muy difícil que se acostumbre a quedarse solo.

7.  Si causa algún daño durante el entrenamiento o en alguna de tus ausencias, jamás le grites, pegues o le impongas algún castigo. Lo más conveniente es redoblar los esfuerzos para tratar de erradicar las conductas destructivas, como así también la lógica y entendible ansiedad de tu mascota.

0126_perroscasa

8.  Treinta minutos de entrenamiento diario. Intenta, al menos,  dedicarle unos 30 minutos diarios al entrenamiento de tu perro. En unas semanas, comenzarás a observar claramente las mejorías en su comportamiento.  Caso contrario, lo mejor será recurrir a un a un adiestrador profesional.

9.  Si en algún momento tu perro muestra ansiedad a tu regreso, reduce el tiempo de ausencia a la mitad y vuelve a aumentarlo progresivamente cuando el comportamiento ansioso desaparezca.  Deberás tener en cuenta que necesitarás tiempo y paciencia para lograrlo, además de los premios y refuerzos positivos.

10.  Cuando observes que tu perro tolera estas ausencias, comienza a variar el tiempo durante el cual permaneces fuera, para que no sea siempre el mismo.  De esta manera, el perro se acostumbrará a ausencias de distinto tiempo y comenzará a contemplar tus salidas como algo normal y, poco a poco, podrás aumentar el tiempo, hasta que el perro sea capaz de esperarte tranquilo durante tu jornada laboral.

 

Fuente: Redcanina

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend