miércoles 19 de diciembre de 2018
04-12-2018 18:29 | INFORMATIVO

Los monopatines eléctricos, la nueva moda en el transporte

Algunas ciudades de los Estados Unidos experimentan con su implementación en paralelo a lasbicicletas para reducir la polución. También se usan en turismo

En los Estados Unidos están de moda y se los ve en muchas esquinas de las
grandes ciudades: los monopatines eléctricos, la mayor novedad cuando
se trata de moverse en medio del caos del tráfico urbano. Tambien conocidos como scooters eléctricos, circulan por ciclovías o en el
carril derecho de las calles. “Uso los scooters sobre todo para
distancias cortas, para ir de la estación de subte a la oficina”,
señala Robert Price, residente en Washington. Pero no es la única
urbe, ya que también están en muchas otras como Viena y Madrid.
Aunque no están exentos de peligro en medio del tráfico en hora
pico, estos monopatines son una alternativa al automóvil o los
colectivos. No se quedan atrapados en los embotellamientos y no hay
que pagar por estacionarlos, sino que sencillamente se los deja en
cualquier lugar.

No sólo los usan los trabajadores, sino también los turistas. “Es una
idea genial”, dice John Lawrence, un germano-británico que visita la
capital estadounidense y se mueve en uno de ellos hasta a 24
kilómetros por hora. Los usuarios tienen que descargarse una app de la empresa de scooters.
En el caso de Washington hay varias. Cada viaje se
cobra a través de la tarjeta de crédito y el precio es de 2,50
dólares por 10 minutos. Basta con darse impulso dos o tres veces y el resto funciona con una
palanca en el volante. También cuentan con un freno de mano y un
soporte para estacionarlos.

”En la actualidad, un 40 % de los viajes en automóvil son de
menos de dos millas”, explica Travis VanderZanden, fundador y gerente
de Bird, al diario Washington Post. Dos millas equivalen a 3,2
kilómetros. “Nuestro objetivo es sustituir la mayor cantidad posible
de estos viajes para sacar vehículos de la circulación y reducir el
tráfico y las emisiones de gases de efecto invernadero”.
La firma Populus entrevistó desde mayo a julio a 7.000 personas en
grandes ciudades estadounidenses para conocer su opinión sobre los
monopatines eléctricos y, en el estudio, el 70 % consideró
que son positivos para las grandes ciudades y una ampliación de la red de
transporte público.

Pese al auge de los scooters de unos 11 kilos de peso, no todos están
igual de satisfechos con su éxito. En San Francisco, por ejemplo, se
los encontró colgados de árboles o sumergidos en el agua de la bahía.
En marzo, las empresas intentaron introducirlos de la noche a la
mañana pero, en junio, tuvieron que retirarlos hasta que la
ciudad apruebe una regulación sobre su funcionamiento.
Uno de los problemas es que se los puede estacionar en cualquier
parte. “Es muy molesto cuando están en mitad del camino o cuando
bloquean las entradas”, se queja Zhihao Yun, un estudiante chino.
También genera indignación cuando se los usa a alta velocidad en las
veredas.

En Washington funciona desde septiembre del año pasado un proyecto
piloto para bicicletas sin estación, es decir que se pueden dejar en
cualquier parte. En febrero se amplió a los monopatines. El sistema
obliga a compartir los datos de circulación de estos aparatos con el
Departamento de Tráfico que, en los primeros diez meses -hasta junio-
registró 625.000 viajes con bicicletas o monopatines eléctricos.
Sólo en mayo los usaron 55.000 personas para 140.000 viajes. Pero en
Washington tampoco hay regulaciones para los scooters. Por eso, la
fase de prueba se extendió de finales de agosto hasta fin de año
para recabar más datos y trabajar en los problemas. “Pensamos que hay
un programa útil pero que tiene que haber una regulación jurídica”,
dijo al Washington Post  Sam Zimbabwe, principal director de
proyecto en el Departamento de Transporte de Washington.

 

DPA

Por: DPA

Etiquetas:

Comentarios