Viernes 7 de agosto de 2020
EQUIPOS | 06-06-2020 22:39

El 6,5 mm Creedmoor: mucho más que una moda

Un cartucho deportivo diseñado inicialmente para tiros a gran distancia, ha sido adoptado por Fuerzas de Operaciones Especiales y por los aficionados a la caza mayor, gracias a sus magníficas prestaciones.
Ver galería de imágenes

Cuando Dave Emary, ingeniero de Hornady y experto tirador de Long Range unió esfuerzos con el dos veces campeón de la NRA en competencia de rifles de alto poder - Dennis De Mille -, establecen lo que según sus puntos de vista deberían ser las características de un cartucho para disparos a larga distancia: 1) Debe tener un largo total que permita el uso de cargadores. 2) Su retroceso debe ser suave, inferior al de un .308, para permitir tanto un fuego rápido, como un mejor control del arma y un mayor confort. 3) Debe ser preciso, de trayectoria plana y con un proyectil de alto coeficiente balístico. 4) Su velocidad no debe erosionar el cañón del fusil. 5) Debe utilizar componentes existentes en el mercado, incluyendo la pólvora, para poder ser recargado fácilmente. 5) Debe ser producido por varias fábricas comerciales para que tenga una rápida difusión entre los usuarios.

2804_crespo

Como proyectil eligió balas de calibre 6,5 mm y utilizó las vainas de otro cartucho – las que a su vez derivan de las del .308 Winchester: el .30 TC, creado por la empresa Thompson Center junto con Hornady.  El resultado fue óptimo, ya que en las pruebas realizadas este desarrollo logró agrupar medio MOA y mantener una velocidad supersónica (1120 pies por segundo) a mil metros de distancia. Semejante performance hizo que fuera adoptado prontamente por muchos tiradores deportivos, afectos a los disparos a larga distancia. En un país como los EE.UU., donde es difícil destronar a los calibres .30 en todas sus variantes, (desde el popular .308 Winchester hasta el poderoso .300 Weatherby), este nuevo desarrollo comenzó a difundirse en áreas ajenas al tiro deportivo.

2804_crespo

Por ejemplo, en 2018 el USSOCOM – el Mando de Operaciones Especiales de los EE.UU. – adopta el 6,5 Creedmoore para sus tiradores de elite. Para ellos se modificaron algunos lotes de armas calibre .308 Winchester, ya que con solamente un cambió de cañón podían utilizar el nuevo cartucho. No obstante, para el año 2022 tienen planeado cambiar gran parte de su armamento, por armas diseñadas especialmente para el 6,5 Creedmoore, aprovechando así al máximo su potencial. No pasó mucho tiempo para que cazadores lo probaran en el campo cinegético, obteniendo prometedores resultados. Nunca un calibre tuvo tan rápida difusión, ya que fue introducido comercialmente por Hornady en el año 2008 como cartucho para tiro a larga distancia y tan solo unos diez años después, llega a ser tan popular a nivel mundial que se puede afirmar que no existe fábrica  de municiones que se precie que no lo incluya en su catálogo. Lo mismo sucede con las  de armas y  elementos para su recarga, los que ya se ofrecen ampliamente. A esta altura cabe preguntarse si su popularidad es una moda que surge de su comportamiento en las pedanas de long range,  o realmente se debe a que sus prestaciones balísticas son realmente extraordinarias en otros campos?

2804_crespo

En lo que a la caza se refiere podemos decir que desde un punto de vista balístico, es ligeramente superior al .270 Winchester, lo que no es poco decir ya que la performance de este último es bien conocida por nuestros cazadores. En todos los  escenarios de caza de nuestro país, es una “herramienta” que se puede utilizar porque es muy preciso, su retroceso es moderado y lo disparan rifles de acción corta y largo adecuado para estar en algún estrecho apostadero.

Tal vez el secreto”radica en su alto coeficiente balístico, superior al de otros populares cartuchos y a lo acertado del diseño de su vaina, que pese a que  muy corta, la longitud máxima del cartucho es de algo más de 71,76 mm. Esto último le proporciona dos ventajas: poder cargar proyectiles pesados sin que la capacidad de la vaina disminuya y a consecuencia de ello – la no disminución de carga con puntas pesadas – obtener velocidades superiores a las que desarrollan otros cartuchos más antiguos de 6,5 mm. Por ejemplo, el 6,5×55 Mauser Sueco, muy utilizado en tiro y en caza en países europeos y también en una no muy lejana época, en el nuestro.  La popularidad del 6,5 Creedmoore se debe en gran parte a la difusión obtenida en las redes, ya que desde su lanzamiento fue ampliamente ponderado por usuarios de todas partes del mundo, lo que puede hacer pensar que “se puso de moda”, pero teniendo a la vista los resultados obtenidos, podemos llegar a la conclusión que no le faltan méritos.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario