jueves 21 de febrero de 2019
16-01-2019 14:03 | AVENTURA

Qué son las micro aventuras

Es una idea de Al Humphrey para combatir la rutina a través de pequeñas salidas indivuales a sitios agrestes. Ver galería de imágenes

Alastair Al Humphrey es uno de esos espíritus errantes que no cesan de buscar nuevos horizontes. No sólo a través de grandes expediciones, también con lo pequeño: las micro aventuras, andanzas en plena naturaleza para todos, que él quiere difundir como un antídoto contra la vida alienante y artificial de las grandes ciudades. Es que este británico representa el ejemplo motivador del espíritu aventurero, el explorador más destacado del planeta en este Siglo XXI.

Humphrey hizo todo tipo de grandes expediciones, exploraciones y viajes. Por ejemplo: la vuelta al mundo en bicicleta, cruzar el océano Atlántico en un bote a remo, una expedición al Polo Norte Magnético, el cruce de Islandia a pie y raft sin asistencia; o un trekking de más de 1.500 kilómetros a través del Rub al Khali (o Empty Quarter), el desierto de arena más grande y peligroso del mundo, arrastrando un carrito con ruedas de bici.

Pero eso no es todo. En un concepto opuesto al de las grandes expediciones, como un ejemplo para las personas en general, ideó las micro aventuras, un antídoto contra los venenos del mundo moderno.

“Trato de alentar a la gente para que se escape, para que salga de su zona de confort y vaya en una pequeña aventura a un lugar que nunca conoció. Ese sitio puede ser una travesía cercana a su casa, económica, simple, corta y aún así, efectiva para el cuerpo y la mente”, explica Al (como prefiere que lo llamen). Por impulsar esa filosofía para que la gente común descubra que puede haber emoción en sus vidas, en 2012 fue nominado como “Aventurero del Año” por la National Geographic.   

 

Tendencia hacia lo positivo

Como buen gurú, Al mostró un montón de ejemplos de aventuras de fin de semana. Uno genial fue cuando salió de su casa con una bici plegable y una mochila estanca que llevaba una micro-balsa de rafting y un equipo de camping minimalista. Así es autosuficiente para explorar islas, lagos, ríos... todos los lugares cercanos adonde quiera llegar por tierra o por agua.

Las experiencias de micro aventuras se están convirtiendo en una tendencia y tienen varias claves para que sea positivo su efecto reparador: son individuales o, a lo sumo, para una pareja; nos pueden sacar de la zona de confort; presentarnos cosas inesperadas y, por eso, es importante que seamos autosuficientes.

Tenemos que aprender entonces las cosas básicas para movernos con eficiencia y seguridad en la naturaleza, como orientación y navegación terrestre (con brújula y compás) para no perdernos; hacer previamente un curso tipo WFR (Wilderness First Responder) para incorporar los  primeros auxilios en zonas agrestes o despobladas, que enseña a usar un botiquín de outdoors en un caso de accidente. O aprender las habilidades tradicionales del campamentismo, entre ellas cómo y dónde armar una carpa o el refugio que usemos para pasar la noche; igual para encender un fuego en los lugares que esté permitido, o cómo usar un calentador (sobre todo los de combustible presurizado) para cocinar o potabilizar agua. También refiere al manejo de los residuos que generemos y otros aspectos de lo que se ha dado en llamar cultura outdoors. Por supuesto que esa cultura, como todo aprendizaje, crece, mejora, aumenta con la experiencia y la práctica. Pero partamos de una base de conocimientos para evitar momentos desagradables que se podrían prevenir.

0116_Cómo es remar alrededor del Perito Moreno

Incoporando el Go Light

El tercer elemento muy importante es el equipo, que deberá ser multifuncional, fácil de llevar y, sobre todo, lo más liviano posible. Cada kilo que sobre se va a sentir en la mochila, sobre la bicicleta o remando en un bote; cada vez más, a medida que pasan los kilómetros. Incorporando la filosofía del Go Light (“andá liviano”), no vamos a necesitar mucho equipo más para las micro aventuras. El secreto va a ser reducir el peso del equipo estrictamente necesario a la mínima expresión (ver “10 Esenciales”).

Esto se logra, por ejemplo, usando carpas de última generación con cuerpos de telas ligeras y parantes de aluminio tipo Easton. Una opción espartana son las minimalistas tarps tents, básicamente compuestas tan sólo por un techo en V que se sostiene con  parantes (que pueden ser los bastones de trekking) y vientos tensores. Obviamente no protegen del mal tiempo como una carpa pero son ultralivianas (pesan unos 250 gramos) y ocupan muy poco lugar en la mochila.

Otro punto es reducir el peso de la propia mochila, con las fabricadas con telas de nylon de la familia ripstop, más livianas pero resistentes. Una nueva opción dentro del mercado internacional es usar las tiendas superlivianas, construidas con un cuerpo principal de materiales provenientes de la industria aeroespacial (carbono, kevlar) o las regatas de vela (Cuben Fiber, Dyneema, Spectra).

0116_Cómo es remar alrededor del Perito Moreno

Terminamos la nota con otras palabras de Al Humphrey: “Una micro aventura es un escape de la vida común que ayuda a poner todo en perspectiva, a apreciar las pequeñas cosas y las grandes; a focalizarse en lo que es realmente importante y a no hacerlo en lo que no lo es; a ver belleza en lugar de la mediocridad mundana; a esforzarte y sorprenderte al ver de lo que realmente eres capaz. Estas cosas son relevantes”.


Nota completa en Revista Weekend del mes de Enero, 2019 (edicion 556)

Galería de imágenes

Etiquetas: Alastair Al Humphrey Glaciar Go Pro
Federico Svec

Federico Svec

Comentarios