Thursday 13 de June de 2024
AVENTURA | 07-02-2023 07:00

Parapente: 15 minutos inolvidables a vuelo de pájaro

El parapentismo es un deporte que se practica en Tucumán, uno de los lugares óptimos para disfrutarlo. Costos, requisitos y nómina de prestadores de Loma Bola para darse el gusto este verano.
Ver galería de imágenes

Montaña, clima, corrientes térmicas. Las condiciones necesarias para la práctica de este apasionante deporte coinciden en las sierras de San Javier, 25 km al Oeste del centro de San Miguel de Tucumán. Allí, más precisamente desde la pista de despegue del cerro Loma Bola, se inicia esta increíble aventura de adrenalina, emoción y belleza, que permite observar desde el aire uno de los paisajes más bellos del país.
El sueño de volar, tan antiguo y tan buscado desde siempre, llevó a un grupo de aventureros de esta provincia a dar el salto hacia el vacío y hacia la vastedad del cielo tucumano hace más de 20 años, cuando se establecieron en esta pista natural del cerro Loma Bola varias asociaciones, escuelas o simples grupos de aficionados para desarrollar la actividad.

0201

¿Hay limitaciones?

El gran atractivo es que cualquier persona puede cumplir el sueño de volar, gracias a un equipamiento biplaza que permite hacerlo bajo las coloridas velas del aparejo conducido por expertos deportistas. Es así como esta zona del cerro San Javier recibe, día a día, a cientos de amantes del deporte, audaces visitantes que intentarán la proeza, turistas que desean presenciar esta práctica en un paisaje increíble o recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, este hermoso lugar del departamento Yerba Buena.
A sólo 45 minutos en auto desde el centro de la ciudad tomando hacia el Oeste por la avenida Aconquija, y luego continuando el ascenso al cerro por la serpenteante y mágica RP 338, en plena yunga tucumana, se encuentra esta reserva natural de aventuras. El ingreso es gratuito y con servicios como sanitarios, confitería, estacionamiento y WiFi. El solo hecho de sentarse en una verde alfombra natural a contemplar el desafío del vuelo y el paisaje de la ciudad es, de por sí, una experiencia increíble.
Pero la fama de este cerro no solo está determinada por el paisaje que puede contemplar desde sus alturas, sino también porque es uno de los lugares más reconocidos en el mundo para la práctica del vuelo libre. El último Campeonato Mundial de Parapentes, con más de 150 pilotos de todo el planeta, se realizó precisamente aquí. El éxito de la competencia no hace más que renovar el interés y la pasión por un deporte único, que combina la capacidad técnica y deportiva, el amor por la naturaleza y la adrenalina propia de encontrarse allí arriba, a cientos de metros del suelo y sostenidos por poco más de 5 kg de tela, sintiendo en la piel el aire de la yunga tucumana.

0201


Durante todo el año, miles de personas de todas las edades, audaces o temerosos; profesionales o aficionados; aventureros o turistas convencionales, eligen saltar desde la Loma Bola. Por eso, escuelas, empresas o profesionales reconocidos ofrecen al turista una experiencia inolvidable que, en líneas generales, lleva tres horas entre el traslado desde la ciudad y el contacto con el deporte y la naturaleza. Una vez en Loma Bola los aventureros reciben una charla técnica para sobrevolar durante unos 15 minutos por el subyugante faldeo del cerro pincelado de verde, con la capital tucumana bajo sus pies y el viento suave y benévolo acariciando su rostro.
La experiencia tiene un costo promedio de $ 12.000 (incluye traslado hacia el cerro, vuelo y fotografías). ¿Quiénes pueden subirse a un arnés biplaza para emprender un vuelo de bautismo? Cualquier persona sin importar la edad, desde niños hasta adultos mayores.

Cómo volarlo

El parapente es una nave construida sólo de tela y cuerdas con la que se puede despegar y aterrizar de pie. La vela tiene forma de ala, con un perfil similar al de los aviones, lo que le proporciona sustentación a partir de cierta velocidad. Este equipamiento se pliega fácilmente y cabe dentro de una mochila junto con sus accesorios, con un peso que varía entre los 10 y los 15 kilos.
Gracias a sus mandos, dos correas que controlan las cuerdas de los bordes traseros derecho e izquierdo del ala, se puede manejar en forma sencilla el vuelo para girar, acelerar o descender lentamente. Al soltar los mandos, el parapente vuela recto y suavemente, por lo que es una de las aeronaves más fáciles de tripular. El equipamiento consiste en casco, silla de vuelo, antiparras, paracaídas de emergencia e instrumentos de mano como altímetro, GPS y radio.
Al tratarse de un ala de estructura flexible, sin componentes rígidos –solo tela, cuerdas, silla liviana–, permite un movimiento más fluido y suave que un aladelta, por ejemplo, con una relación de vuelo promedio de 7:1, es decir, que avanza 7 metros hacia adelante por cada metro que desciende. En cuanto a velocidad, alcanzan entre 25 y 50 km/h y pueden cubrir grandes distancias. Para un vuelo de bautismo, los especialistas recomiendan no más de 20 minutos en el aire, para no generar náuseas o malestar en la persona que realiza su primera salida.
La posibilidad de volar la generan las corrientes térmicas y dinámicas que presentan las laderas de las montañas. Se trata de movimientos de aire ascendentes u horizontales generados por el calentamiento del suelo y por la forma inclinada de los cerros, algo que un piloto debe conocer profundamente para disfrutar de su vuelo o para competir con las herramientas necesarias.
Además, la meteorología juega un papel muy importante también, pues el piloto debe conocer tanto las condiciones climáticas actuales y cercanas antes de emprender un vuelo. Velocidad del viento, temperatura, presión atmosférica, y humedad relativa son insumos básicos a la hora de planificar un vuelo y prever todas las condiciones de seguridad para la práctica de este apasionante deporte.

0201

Dónde y con quién volar en Tucumán: la mayoría de las empresas brindan su servicio todos los días del año, mientras el clima lo permita, entre las 10 y las 18 horas. Además, muchas de ellas ofrecen servicio de transfer desde el centro de la ciudad hasta Loma Bola. Todos los pilotos poseen habilitación o licencia profesional de la Federación Argentina de Vuelo Libre (F.A.V.L.), entidad que guía esta práctica.

Prestadores

  • Vuela Tucumán: San Martín 1600, Lote 54, Bo. La Cañadita, Yerba Buena. Tel.: (0381) 6888677, e-mail: [email protected] (Julio Ignacio Ortiz).
  • Los Pinos: Ruta 338 Km 27, Los Pinos, San Javier. Tel.: (0381) 6408593. [email protected]. Web: www.lospinosparapente.com.ar (Raúl Ignacio Fort).
  • Volar Excursiones Waku: Ruta 338 Km 27, Loma Bola. Tel.: (0381) 5239572, [email protected]; [email protected] (Mario Martín Sueldo).
  • Loma Bola Parapente: Ruta 338 Km 27, Loma Bola. Tel.: (0381) 4908454, [email protected], web: www.lomabola.com.ar (Sergio Bujazha).
  • Más prestadores en: https://www.tucumanturismo.gob.ar/servicios/ 16/16728/prestadores-de-turismo-aventura-habilitados

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriel Wilson

Gabriel Wilson

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend