miércoles 19 de diciembre de 2018
17-11-2018 21:29 | AVENTURA

Discovery Race 24hs: un desafío de grupo

Una carrera de aventura única en el país. Tres circuitos por postas, equipos de ocho personas y un día entero a puro running.

Correr, comer y dormir. Un corredor habitual suele realizar estas acciones varias veces en la semana. Algo muy diferente, y bastante raro, sería realizar estas tres cosas sin parar, una tras otra, durante un día entero. Bajo esta descabellada idea se desarrolló en Luján la Discovery Race 24hs, una competencia de aventura inédita en nuestro país.

La propuesta: una carrera de postas con tres circuitos y en la que participan equipos de ocho personas. Un corredor de cada grupo hace un circuito mientras el resto lo espera en el campamento base; una vez que termina, es relevado por un compañero, quien encara el tramo siguiente para después darle el lugar a otro colega. Esta dinámica se repite de forma ininterrumpida durante 24 horas, por lo que cada corredor tiene un lapso aproximado de siete horas para descansar entre cada salida. Una propuesta osada, que aún así atrajo a cientos de atletas.

La acción tuvo lugar el sábado 6 de octubre en la estancia Santa Elena, a pocos kilómetros de la ciudad de Luján. A las 9 de la mañana se abrieron las puertas del predio para que los 568 corredores –71 equipos– empezaran a instalarse. La organización estuvo a cargo del Club de Corredores, que montó un importante campamento con todo lo necesario: comedor, cantina con parrilla, food trucks, pantalla gigante, baños químicos y un área exclusiva para las carpas, dedicada al descanso de los participantes. Minutos antes del mediodía la emoción ya se sentía en el aire. Algunos trotaban para entrar en calor, mientras que otros, a las apuradas, se colocaban el chip y el número de corredor.

1117_discoveryrace

Correr, descansar y correr

A las 12 en punto, con un cielo despejado y una temperatura arriba de los 20 °C, la carrera empezó oficialmente con la largada de la tanda inicial de corredores que, a toda velocidad, se adentraron en la traza del primer circuito de 12 km. Los dos restantes fueron de 8 y 10 km, lo que aseguró una carrera de postas rápida, con relevos aproximadamente cada una hora.

Santiago Oliveri, que completó el primer tramo en 54 minutos, se mostró muy conforme tras cruzar el arco de llegada, pero de inmediato ya estaba pensando en la siguiente etapa: “A las 20 tengo que volver a correr, ya de noche. El circuito fue espectacular, hasta había una lagunita y la estancia es hermosa. Pero de noche va a ser otra cosa, no vas a ver el terreno, el barro, los pastos altos. Por más que llevemos linterna, hay que estar muy atento”. Más allá de lo deportivo, la competencia también implicó un desafío desde otro punto de vista, “organizarse como equipo, preparar los circuitos, el orden de salida, la comida, el campamento; son pavadas que hacen a un todo. Van a ser 24 horas así, una linda experiencia”, afirmó Santiago.

Con el avance del día, los corredores fueron relevándose entre sí. Todos volvían quemados por el sol, transpirados y embarrados hasta las rodillas, pero siempre con una sonrisa en el rostro. Senderos, campo traviesa, bosques y hasta una laguna fueron algunos de los agasajos que brindó la carrera.

Las horas de descanso discurrían entre mates, alguna buena porción de asado o fideos, y cientos de charlas sobre los recorridos, sus tramos más difíciles y los más corribles. Pero más allá de eso, también hubo momento para reír, cantar, bailar y sobre todo alentar a los corredores, sin importar del equipo que fueran. Para el ojo ajeno era difícil distinguir si se trataba de un evento deportivo o algo más.

1117_discoveryrace

Daniel Gatti, uno de los participantes, definió así esta situación: “El running es un poco esto. Uno piensa que hay que correr porque es bueno para la salud pero, a medida que vas entrenando, eso queda en un segundo plano. Al final, el running es camaradería y amistad, evoluciona en algo mucho mejor que se refleja en lo que estamos viviendo hoy. Nuestro equipo es toda gente del trabajo, del banco, que nos fuimos conociendo gracias a este deporte. La amistad creció y se fortaleció con el running; ahora corremos juntos, competimos y hasta nos juntamos a comer”.

A pesar de la caída del sol, la dinámica de la carrera no se alteró en lo más mínimo. En el campamento se pudo disfrutar de un fogón con música en vivo y ver el partido de Los Pumas contra Australia por pantalla gigante. Mientras tanto, los corredores seguían llegando y saliendo, ahora un poco más abrigados y con la reglamentaria linterna en la frente. Fuera del predio la oscuridad era absoluta, una noche cerrada sin luna desafiaba a los participantes.

Después de las 10 de la noche la música cesó y se priorizó el silencio para facilitar el sueño en la zona de carpas. Cada corredor trataba de aprovechar al máximo las horas de descanso hasta la próxima salida. Estar fresco y correr lo mejor posible, ese era el compromiso con el equipo.

La carrera continuó con su dinámica hasta el mediodía del domingo 7, cuando los últimos competidores cruzaron el arco de llegada. El equipo ganador, Pauluzak Trt, logró la marca de 32 vueltas totales pero, como es habitual en el mundo del running, lo que importa no es ganar, sino llegar al final.

1117_discoveryrace

Alejandro Cáceres, un experimentado corredor de ultradistancias, destacó este nuevo formato y todo lo que se vivió durante las 24 horas: “Participar en equipo es muy interesante debido a la solidaridad con el compañero. Se disfruta mucho, sobre todo esperar y estar pendiente del otro a cada hora durante el día y la noche. Terminamos sin lesiones y muy felices de haber logrado el objetivo. Más allá de los tiempos, esto nos unió como grupo. En cuanto a la competencia, la mayoría mejoró su desempeño tras la primera vuelta, lo que marca que los competidores se pudieron recuperar en menos de 7 horas y hacer otro circuito de 10 kilómetros. Es una carrera muy recomendable, en especial para los equipos y los amateurs que quieren probarse en la aventura”.

La Discovery Race 24hs es una propuesta que aspira a repetirse y crecer año a año. Así que ya saben, corredores, a entrenar mucho. Un nuevo desafío los espera en 2019.

Nota completa en Revista Weekend del mes Noviembre de 2018 (edicion 554)

Etiquetas:
Juan José Lanusse

Juan José Lanusse

Comentarios