Monday 22 de April de 2024
AVENTURA | 27-08-2023 15:00

Delta en invierno: paisajes de niebla, soledad y silencio

Tres recorridos maravillosos para disfrutar en la Primera Sección durante los días más cortos del año. Ideales para remeros experimentados o que recién se inician.
Ver galería de imágenes

El Delta en invierno resulta un paisaje espectacular. Solitario, neblinoso y con los árboles desnudos invita a efectuar recorridas en kayak donde la tranquilidad del entorno sin lanchas, turistas ni ruidos nos adentra en el gran humedal. Entre los recorridos más destacados hay tres hermosas sigladuras: la remada hasta Dique Luján, la travesía hasta el Paraná de las Palmas y la entretenida kayakeada hasta el histórico recreo de El Fondeadero. Las tres, con un poco de entrenamiento son fáciles de realizar en un día completo.

0825_kayak

Dique Luján

Salida clásica del canotaje y el remo, ideal para efectuar una primera excursión de mediana intensidad. En total son 12 km de ida y otro tanto de regreso tomando como Km 0 la confluencia de los ríos Luján y Tigre. En este periplo recorremos el Delta profundo Luján arriba. Se atraviesan escenarios naturales de ensueño donde seguramente observaremos muchísimas aves y bosques de ceibos, álamos y cipreses calvos. Además, es uno de los escasos lugares donde todavía se ven los viejos barcos fondeados y abandonados (como el legendario Madrid), embarcaderos y amarras. Si partimos desde Tigre podemos efectuar una buena recorrida en –como mínimo– tres horas de remo, todo dependerá de la correntada en contra que tenga el río Luján. Lo ideal es efectuar una parada de descanso en el canal Villanueva, donde hay un buen lugar de bajada y un almacén isleño donde preparan sandwiches. No se cobra bajada y los precios son accesibles El itinerario directo es por el Luján, aunque los más entrenados suben hasta el Paraná por alguno de los ríos como el Caraguatá, y bajan por el Arias hasta Dique Lujan. En caso de viento Sur el recorrido de ida se simplifica bastante, aunque el regreso a Tigre puede volverse más trabajoso.

El Fondeadero

Es uno de los recorridos más pintorescos que nos adentran por los arroyos Dorado y Arroyón. Resulta ideal para recorrer en una embarcación a remo, ya que estos canales angostos permiten remadas tranquilas por lugares mágicos donde es probable observar aves y hasta descubrir carpinchos en su ambiente natural. Es uno de los escasos lugares donde todavía se observan bosques vírgenes de ceibos, extensos cañaverales y enormes juncales. Partiendo desde Tigre son 18 km de ida que se efectúan en una tres horas de remo. El itinerario más directo es por los ríos Sarmiento, San Antonio, y los arroyos Dorado y Arroyón hasta llegar al Canal Honda, al que cruzaremos para arribar al recreo El Fondeadero: un lugar con playa de arena, grandes arboledas, almacén y la especialidad del restaurante, que son las pastas caseras. 

0825_kayak

Para calcular el regreso hay que zarpar temprano –a primera hora de la tarde– porque demandará entre tres y cuatro horas a ritmo tranquilo acercarnos a Tigre. En este recorrido podemos encontrar buenos lugares de bajada y almacenes isleños para comprar víveres frescos. Al regreso –si no hay viento y sí buena bajante– podemos continuar por los canales Honda, Urión y Vinculación hasta el río Luján Tigre (es el camino más directo). En caso de malas condiciones de navegación podemos tomar el atajo por el arroyo Borazo, que desemboca en el Arroyón y es un lugar muy protegido del viento. En cualquier caso siempre zarparemos con tiempo porque a las 18 ya casi anochece en estos meses de invierno

Paraná de las Palmas

Un verdadero desafío para los kayakistas novatos: la llegada al Paraná por el río Capitán se ha vuelto un ícono para los remeros. Aunque es un recorrido fácil de realizar, no hay que subestimar la corriente en contra que encontraremos de ida. Es una travesía que demanda entre tres y cuatro horas de remo neto para recorrer casi 18 km en un sentido (esto depende del trayecto elegido y de la fuerza de los palistas). Es aconsejable navegar en grupo y recomendamos que en el equipo al menos uno haya efectuado la remada alguna vez para tener bien claro el derrotero y los tiempos necesarios para completar el viaje (ida y regreso), habida cuenta de que el sol se oculta temprano en invierno. 

0825_kayak

El camino más sencillo es navegar por el Sarmiento hasta encontrar el río Capitán y por ese empezar la remontada hasta el Paraná. Una vez allí conviene parar en la playa adyacente al barco draga, y que cuida Sergio, un señor que amablemente permite la bajada de los kayakistas (llevarle una atención a este isleño es casi una obligación). Si el clima está bueno y el Paraná se encuentra planchado podemos efectuar el cruce: se realiza en 15 minutos y no es difícil; siempre miraremos para ambos lados porque hay un tráfico intenso de barcos portacontenedores y otros. En caso de viento del Sur u oleaje dejaremos el cruce para un viaje futuro, ya que el Paraná con oleaje es de temer.
En esta singladura hay posibilidad de reaprovisionamiento y, sobre todo, buenos lugares para bajar a tierra. El recorrido en total es de aproximadamente 36 km. En caso de ir a bajo ritmo, es preferible efectuar una parada antes de llegar al Paraná y ver si nos dan los tiempos para regresar, porque en más de una oportunidad nos ha pasado de guiar a grupos que no pudieron llegar en un día de remo, pero a no preocuparse, con un poco más de entrenamiento se logra.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend