Jueves 6 de agosto de 2020
ARMAS | 07-07-2020 16:32

Expertos de Kalashnikov comprueban cuánto nos protege un auto de un disparo

En un interesante video podemos ver como un viejo Moskvich-412 es utilizado como blanco por los tiradores, que utilizan desde rifles de asalto hasta lanzagranadas. ¿El vehículo puede parar los proyectiles?

Utilizar un auto como cobertura durante un tiroteo es algo más que establecido en las películas de Hollywood, pero en el mundo real, ¿cuánto hay de cierto en esto? Para obtener respuesta, expertos del fabricante de armas Kalashnikov decidieron utilizar un viejo auto Moskvich-412 como blanco y ver cómo resistía los impactos de diferentes armas de fuego. Los resultados se pueden ver en un interesante video.

Para hacer un análisis más serio, el auto fue dividido en diferentes zonas: motor, puerta delantera, eje central, baúl y eje trasero, considerada la parte más resistente a las balas. Además, para ver si las balas atravesaban el vehículo, se colocaron planchas de madera del otro lado.

La prueba empezó con el motor, al que se le disparó con un fusil de asalto AK-203, cargado con balas con varilla de penetración de acero (minuto 1.34 del vídeo). El mismo resultó ser muy resistente, ya que las balas se quedaron atascadas en él.

Por su parte, las puertas y el baul resultaron las menos resistentes, ya que los proyectiles atravesaron el vehículo completo, aunque en la mayoría su trayectoria se desvió. La pieza más dura fue el eje trasero, que detuvo fácilmente los impactos.

Los mismos resultados se obtuvieron cuando se utilizaron balas trazadoras (minuto 3.45) y antiblindaje (minuto 4.21).

Después pasaron a probar con la ametralladora PKP Pecheneg (minuto 5.08), que mostró un poder más destructivo, aunque el motor y el eje trasero siguieron sin ser penetrados.

Entonces la cuestión se puso más seria y optaron por una granada VOG-25 de 40 milímetros (minuto 6.11), que dejó daños sustanciales en el auto, pero no logró atravesarlo o dañarlo significativamente.

Finalmente, el experimente terminó con la pieza más potente del arsenal: un lanzacohetes RPG-7, con el que dispararon una granada termobárica, que directamente dejó el auto reducido a trizas.

"Si se ha visto envuelto en un tiroteo contra un enemigo que tiene una granada termobárica, no es buena idea cubrirse detrás de un auto", concluyeron los expertos.

 

Fuente: Sputnik  

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario