Lunes 26 de octubre de 2020
ARMAS | 27-09-2020 18:08

De la cuna de las navajas, quiénes fueron los cuchilleros del cinto

La española ciudad de Albacete –sinónimo de cuchillería– fue testigo hasta hace poco tiempo de una curiosa forma de venta ambulante, la que ya forma parte de su historia.

La ciudad de Albacete, capital de la homónima provincia española, es sin duda sinónimo de cuchillería, tal como Eibar –en el país vasco– lo fue en su momento para las armas de fuego. El origen de la fabricación de las navajas albaceteñas se atribuye a la cultura musulmana, pudiendo ser su primer foco la localidad de Chinchilla de Montearagón, enclave importante en época islámica.

2509_cuchilleros

La estatua de un Cuchillero del Cinto, homenaje del pueblo de Albacete a sus vendedores ambulantes.

Ya en el siglo XVII abundan testimonios y se conservan numerosas piezas fechadas en el último tercio de este siglo, lo que refleja que la ciudad ya contaba con una destacada manufactura. El siglo XVIII marcó una época esplendorosa, a pesar de las restricciones como la dictada por Felipe V en 1721, prohibiendo la portación de armas blancas. No es de extrañar que Albacete, que en parte debe su fama internacional a esa industria, tenga un hermoso y completo Museo de Cuchillería que es una visita obligada para todos los amantes del buen acero que recorran la península hibérica.

2509_cuchilleros

Una de las más antiguas imágenes – data de 1910 – en la que se observa a Angel Royo, apodado “El Picatorres”.

Gracias a esa tradición artesanal, que se mantiene vigente hoy en día, las navajas de Albacete han sido declaradas un Bien de Interés Cultural y la ciudad fue galardonada como la Capital Mundial de la Cuchillería en 2021. Tan arraigada está la comercialización de sus productos en la población, que en un pasado cercano se podía observar en las estaciones de trenes –o recorriendo los vagones– a unos pintorescos personajes que llevaban alrededor de su cintura una especie de faja o cinto ancho, repleto de navajas, cuchillos y otros elementos cortantes.

2509_cuchilleros

La bella fachada del Museo de Cuchillería, una visita obligada para todo aquel viajero que pase por Albacete.

Estos productos eran ofrecidos a viva vos y –con esa ocurrencia tan hispana– prontamente esos vendedores ambulantes se ganaron el mote de los “cuchilleros del cinto”. Una estatua erigida en la Plaza de Altozano, rinde homenaje a estos hombres que forman parte de la tradición de Albacete. 

2509_cuchilleros
Amador Carcelán, uno de los más emblemáticos y conocidos cuchilleros del cinto, apodado “El Bocho”.

En esta Nota

Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend