En busca de un tesoro

Opencaching ofrece a través de su comunidad una inmensa cantidad de tesoros escondidos para encontrar con GPS, todos geolocalizados e ideales para salir de un apuro.

Por

Los “tesoros” del geocaching se encuentran ocultos en lugares ingeniosos, por lo que hallarlos requiere no solo del GPS, sino también de una dosis de astucia. FOTO: Cedoc Weekend. [ Ver fotogalería ]

Según los fanáticos del geocaching (pronúnciese geocashing), sus consumos datan de la época de los piratas, que en su opinión fueron quienes –un poco para jugar y otro poco para que las inclemencias naturales no los agarrasen desprevenidos– comenzaron esta práctica. Cuando hablamos de geocaching hablamos de tesoros (comida, linternas, mapas, referencias valiosas, ropa de abrigo, repelente y cualquier otra cosa que cobre especial valor en ciertas circunstancias que podríamos no haber previsto) escondidos y geolocalizados en destinos offroad.

Estos tesoros fueron dejados por aventureros que visitaron el destino antes que nosotros y que tomaron conciencia de que algo que no habían llevado consigo alguna vez podría resultar imprescindible para viajeros menos equipados. La georreferencia de cada tesoro puede encontrarse en muchas comunidades en línea, o compartirse mediante aplicaciones sociales outdoor como LiveOut (www.liveout.com) o Glympse (www.glympse.com).

Para participar del juego o acceder a los tesoros en el caso de que los necesitemos, precisamos un navegador GPS. Los modelos básicos alcanzan, aunque un dispositivo de alta gama nos permitirá, entre otras cosas, recibir información precisa sobre el caché (así hemos de llamar al tesoro en sí) directamente en el dispositivo, lo cual puede ayudarnos si lo que buscamos está enterrado o escondido fuera del alcance de la vista.

Al momento de interactuar con los tesoros hay una serie de reglas básicas. La primera
es dejar siempre algo a cambio del caché en el caso de que nos lo hayamos llevado. Lo que dejemos debería ser compatible con lo que conseguimos en primera instancia, y siempre debemos mantener el lugar exacto en el que hemos encontrado el tesoro. Por cierto, agregar indicaciones para usuarios que no son geocachers y, por lo tanto, no conocen las reglas de la tarea como para respetarlas, no nos ayudará en lo más mínimo. La lógica del caché es que solo puedan encontrarlo los geocachers. Por último, la comunidad abierta de geocachers ha creado una guía de geocaching y de producción
y recolección de cachés (www.opencaching.com/es/#!guide/how-to-hide-a-geocache).

Tesoros para aventureros

OpenCaching (http://www.opencaching.com/es) es una comunidad en castellano de
geocaching para aventureros, tecnófilos y amantes del offroad. Su interés se centra en la disponibilidad de tesoros orientados a la supervivencia, y es una gran idea visitarla cuando tengamos claro qué recorrido pensamos hacer. Para encontrar la lista de cachés disponibles en un lugar alcanza con escribir el nombre, la zona o el código postal de nuestro destino en el cuadro de texto [Encontrá geocachés ahora] de la página principal del sitio.

Nota publicada en la edición 515 de Weekend, agosto de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

25 de agosto de 2015

Deja un comentario