Galería de imágenes.">

Muelles para pescar y divertirse

A lo largo del Partido de la Costa existen varios muelles desde donde pescar, pero al mismo tiempo pasar un buen rato. Galería de imágenes.

Por

Visitamos tres muelles clásicos del partido de La Costa: Mar del Tuyú, La Lucila del Mar y Mar de Ajó, siempre colmados de visitantes que buscan un acercamiento más eficaz a las zonas de pique. El muelle de Mar del Tuyú (Tel.: 02257 433035 / 3096, $ 25 el acceso) comenzó a erigirse en el año 1950 por orden del fundador de la localidad, Arturo D’Elía. Está construido en madera de quebracho colorado traída desde la provincia del Chaco. Tiene un poco más de 100 m de largo por 4 m de alto, con un morro de 20 m de extensión. A poco de quedar la obra original terminada, una sudestada partió la estructura al medio. Enseguida empezó su reconstrucción, culminando en el año 1951. Desde 1982 la Sociedad de Fomento de Mar del Tuyú Sur es la administradora del muelle.

El de La Lucila del Mar (Tel.: 02257-15611872, $ 25) es un muelle que tiene 100 m de extensión y está construido íntegramente en madera. Posee un refugio con cerramiento en su morro, que invita a protegerse de algún viento furioso. Se trata de un lugar netamente familiar y deportivo, regenteado por la Sociedad de Fomento y con un régimen muy conveniente para aquellos que lo frecuentan seguido. Esta temporada 2014 se inauguró el “Paseo del Muelle”, en donde los visitantes pueden ingresar parcialmente a la estructura para sacar fotos y contemplar el paisaje. El límite del recorrido es el nuevo local de pesca, que se encuentra abierto las 24 horas.

El más extenso

El muelle de Mar de Ajó (Tel.: 02257-15637349, $ 32), con sus 270 m es el más largo de la costa atlántica. Cuenta en su extremo con un morro de 20 por 25 m y su estructura es de hormigón armado. La construcción original se inició en 1936. En 1966 se hizo cargo del muelle el Club de Pesca y Náutica Mar de Ajó, ampliando las instalaciones y realizando un mantenimiento constante para socios y visitantes. Su refugio de pescadores lleva el nombre de Antonio do Martires (El Portugués), un ícono de la pesca deportiva de la zona. La estructura tiene iluminación en toda su extensión y está abierta las 24 horas. Todos los muelles cuentan con servicios de venta de carnadas, alquiler de mediomundos, proveedurías, sanitarios y restaurantes.

La pesca se halla dividida en dos zonas: una de mediomundos (generalmente en la parte trasera) y otra de cañas de lanzar en el morro, donde la estructura se ensancha en forma de “T” para poder efectuar lances con comodidad y sin riesgos.

La pesca en los muelles es similar a la variada de fondo y de flote, y en condiciones especiales se pesca al vuelo. Se capturan roncadoras, borriquetas, brótolas, gatuzos, bagres, pescadillas real y común, corvinas, rayas, chuchos, melgachos, pejerreyes, sardinas, palometas, etc.

Los equipos que se utilizan son variados, habitualmente cañas de lance de entre 3,60 a 4,20 m con reeles frontales o rotativos cargados con nylon 0,30, y con una salida o chicote del doble del largo de la caña, sobre la que se arma la línea de uno o dos anzuelos. Como en general hay que tirar lejos (arriba de los 60 metros), se emplean plomos que se anclen: sputnik, triángulos o con alambres de destrabe. Habitualmente, adelante del muelle hay enganche producto de líneas perdidas. El turista menos pescador suele utiliza cañas más cortas y nylon de más espesor, con plomos que no se anclan y livianos, que por acción de la correntada sobre el nylon del reel se desplazan por el fondo hasta engancharse, y de ahí no se sale sin perder líneas, nylon, etc.

Nota publicada en la edición 497 de Weekend, febrero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario