Sábado 8 de agosto de 2020
TURISMO | 13-05-2020 11:47

Así es el protocolo de atención en restaurantes, delivery incluido

Densidad máxima para poner mesas y recibir al público: 4 personas cada 10 m2, evitar el uso de menús físicos y reemplazarlos por carteleras; quien atiende a la gente no limpia mesas y piso, y entregar los pedidos en la calle son algunas de las sugerencias de FEHGRA y FUNCEI para operar en la Argentina.
Ver galería de imágenes

Mientras Salta y Jujuy permitieron la apetrtura de los locales gastronómicos, se conocieron las recomendaciones para la atención, en plena pandemia, de los restaurantes incluyendo las modalidades take away y delivery que fueron habilitadas recientemente por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El Protocolo para el Servicio de Restaurantes, Take Away y Delivery fue desarrollado por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), junto con FUNCEI (Fundación Centro de Estudios Infectológicos) del Dr Daniel Stamboulian, y presentado a las filiales teniendo en cuenta las últimas indicaciones sugeridas por el Ministerio de Salud de la Nación, y que forma parte de un programa de acciones para acompañar la vuelta a la actividad del sector hotelero y gastronómico. “Se trata de pautas concretas, sencillas y prácticas que aportan seguridad y confianza para la apertura de los establecimientos. Fueron desarrolladas buscando la seguridad de los trabajadores y de los clientes. La Argentina tiene que transformarse y mostrarse como un destino turístico seguro, de eso dependerá la óptima reactivación de la actividad, ya que daremos seguridad a los turistas que nos visiten en el futuro”, dijo Graciela Fresno, presidente de la Federación.  

A esta nueva normalidad a la que deberemos adaptarnos todos, incluye apartados sobre la transmisión del Covid-19 a los alimentos, de qué manera informar a los clientes, recomendaciones en la atención a proveedores y recepción de mercadería, y la mejor manera de manejase en la atención al público, con pautas de higiene bien específicas.

Entre otras cosas se destaca que, “por el momento, no hay evidencia de que los virus que causan enfermedades respiratorias se transmitan a través de los alimentos o sus envoltorios y eso se aplica al Covid-19, sin embargo, existe el riesgo de que un trabajador de la industria alimentaria y gastronómica contamine los alimentos o las superficies que se ponen en contacto con ellos a través de sus manos o secreciones respiratorias". Para reducir este riesgo, es necesario que se refuerce la higiene personal y se repasen las medidas de sanidad alimentaria en todo el personal: ducharse antes de iniciar su jornada laboral y luego de concluirla (en el domicilio laboral o en su casa); usar siempre indumentaria limpia, cambiándose en el establecimiento y no concurrir con el uniforme desde el hogar; respetar las indicaciones de manipulación de materia prima y los cinco momentos de la higiene de manos (antes de empezar con las actividades diarias, de manipular utensilios y alimentos, antes y después de ir al baño, luego de tocarse la cara y al realizar cualquier otra actividad no relacionada con la comida).

0513_restaurantes

Además recomiendan respetar las medidas de distanciamiento, evitando el contacto estrecho con otras personas y manteniendo un mínimo de más de un metro tanto al trabajar en la cocina como al atender al público. Usar elementos de protección personal: tapabocas o máscaras. Los que asisten a los clientes deberán incentivarlos a realizar una desinfección de las manos con los productos que disponga en la mesa (pequeños envases con válvulas dosificadoras a base de alcohol en gel al 70 %, con emolientes). Para prevenir contagios del personal, se recomienda evitar los abrazos, besos o estrechar las manos con los clientes o con otros empleados. Tampoco es bueno compartir objetos con clientes u otros empleados, como vasos, botellas, copas, platos o tomar mate. Después del intercambio de objetos entre cada cliente-trabajador (por ejemplo tarjetas de pago, billetes, bolígrafos, etc.) se realizará una desinfección de manos, asegurando la disponibilidad de elementos de limpieza para ambos.

Preferentemente reemplazar el menú tradicional por elementos descartables, letreros visibles en las paredes u otras opciones que no generen riesgo de contaminación por el contacto manual frecuente, como el uso de códigos QR para que los clientes puedan descargar el menú en sus dispositivos móviles. Densidad máxima: cuatro personas por cada 10 metros cuadrados. La disposición de las mesas debería ser de tal forma que las distancias entre el respaldo de silla a silla, de una mesa a otra sea superior a un metro. Manejarse preferentemente con reservas, asegurando intervalos de tiempo entre una y otra persona para evitar la aglomeración en espera. Marcar vías diferentes o separadas para el ingreso y egreso del local, así como para los baños, eliminar los lugares de uso común como los salad bar, y los sectores de juegos para niños.

Esto es importante: quien sirve los alimentos no debe limpiar las superficies del medio ambiente, ni siquiera debería ser el que despacha los pedidos de los comensales. Realizar una limpieza y desinfección de todas las superficies de las mesas, antes del armado con productos limpiadores desinfectantes de superficie de un solo paso y paños descartables humedecidos, no pulverizar directamente sobre la superficie sino sobre el paño y luego pasarlo en forma de zig-zag, usando guantes. Por supuesto que, una vez finalizada esta tarea, la persona deberá lavarse las manos.

comida

Lavar toda la vajilla, cubertería y cristalería en el lavavajillas o a mano, incluida la que no se haya usado, con productos adecuados. Evitar el uso de manteles y servilletas de tela, reemplazarlos por protectores individuales y servilletas descartables. Se recomienda el uso de sal, pimienta y otros aditivos en envases de uso individual, descartables y de único uso. Mantener los alimentos protegidos en todo momento: dentro de exhibidores, envueltos con film o en envases cerrados, en lugares alejados al tránsito del personal. Definir una zona específica para la entrega de pedidos con los espacios necesarios para que tanto el personal como los clientes puedan cumplir con las medidas de distanciamiento social y una adecuada distribución del flujo de despacho. El personal que manipula los alimentos debe usar gorro tipo descartable, cubre boca-narizmentón y realizar la higiene de manos con alcohol en gel. El uso de guantes no está recomendado para la preparación de alimentos pero si para el emplatado. Verificar la higiene y hermeticidad externa de los envases que contienen el pedido de alimento, guarniciones y salsas • Embalar el pedido en un envase secundario y colocar el precinto de seguridad para garantizar que el pedido no sea manipulado inadecuadamente durante el reparto.

Definir que la zona de entrega al cliente sea externa, se respete el distanciamiento social y por ningún motivo ingrese a la empresa.  Asegurarse que la interacción entre el personal de cobro y cliente se realice respetando las medidas de bioseguridad. Como medida adicional de seguridad, cada local podrá colocar barreras transparentes de acrílico u otro material que cumpla la misma función en el sitio de entrega.

 

Galería de imágenes

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario