Friday 19 de July de 2024
PESCA | 08-06-2023 18:30

Pesca al vuelo, una experiencia fantástica para el pejerrey y la sardina

Atrapante modalidad para ir por dos especies muy combativas, una actividad que se viene y que podremos disfrutar en distintos lugares, entre ellos el Anexo Guazú de la Asociación Argentina de Pesca.
Ver galería de imágenes

Charlando con Francisco “Quique” Merlo, presidente de la Asociación Argentina de Pesca, eximio pescador y muy didáctico en sus explicaciones y comentarios, nos contaba de la excelente modalidad que es la pesca al vuelo, y más precisamente en el Anexo Guazú que posee la institución. 

0806_guazu

Se denomina pesca al vuelo, la que se realiza siempre con la línea en movimiento, nunca con la línea anclada. La actividad se realiza arrojando el aparejo, una línea de fondo con dos anzuelos, perpendicular al pescador, y al caer esta al agua, se debe trabar o frenar el reel, para no permitir más la salida del nylon. Acto seguido, se deberá comenzar a recoger a marcha lenta con el reel y al mismo tiempo traccionar la caña, aplicándole pequeños tirones a la línea, pero de forma suave para que este siempre en tensión. Estos tirones deben ser en forma armónica y pausada, para que el aparejo trabaje siempre a la misma profundidad y para que las brazoladas flameen en forma natural y así atraer al pez.  El aficionado deberá darse cuenta a que profundidad están picando los peces y tener en cuenta para variar o no la marcha de recuperación del nylon del reel, como así también la distancia a que se encuentran. Otra forma de variar la profundidad es que al caer el aparejo al agua dejar hundir el mismo durante uno segundos, por ejemplo, si dejamos la línea caer durante 3 segundos, esta trabajará a cierta profundidad, pero si la dejamos caer 5 segundos trabajará más abajo.

0806_guazu

Hay que tener en cuenta que estos peces se mueven en cardúmenes y éstos varían tanto la profundidad como la distancia de la pesca con respecto a nosotros.  El pique es bastante notorio, el pescador sentirá un leve tirón en su caña y el nylon estará tenso. Al producirse el pique y quedar clavado el pez se deberá recoger nylon de forma pausada, evitando que el pez llegue a la superficie, motivo por el cual ciertas especies “saltan” y se desprenden. También es factible conseguir dobletes.

0806_guazu

A la hora de hablar de equipos, Merlo señala que se puede utilizar cañas de 2,70 a 3,90 metros, de acción liviana o media, preferentemente acción de punta y los reeles pueden ser tanto rotativos o frontales medianos, ambos cargados con nylon del 0,25mm o multifilamento del 0,10 o 0,12 mm. La línea estará armada sobre una madre del 0,35 mm, con una separación entre los estribos o microesmerillones de 1 a 1,20 mt, y los anzuelos estarán empatillados con nylon de 0,35 mm. Pueden ser Sasame Wormer N° 3, Owner Chinta N° 3, Sasame Sode N° 5 o Gamakatsu Sode N° 11 y las brazoladas deben medir desde 0.80 cm a 1,10 metro de largo, medidas que pueden variar en el momento de la pesca. Se usan plomos del tipo voladoras, y los pesos pueden variar de 30 a 50 gramos, dependiendo del lugar, la correntada, la distancia y el viento.

0806_guazu

En cuanto a carnadas, para el río recomiendan la lombriz y filet de la misma sardina o de pejerrey. El filet se deberá cortar en tiras finas y prolijas de aproximadamente de 3 a 4 cm de largo. Y pincharlo una sola vez y de una punta en el anzuelo. El tamaño vario con respecto a la especie buscada y el tamaño de la misma.

Tenemos tiempo para equiparnos, y sin dudas, para quien todavía no incursionó en esta modalidad, pruebe, seguramente volverá una y tantas veces a practicarla.

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniel Console

Daniel Console

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend