Martes 7 de diciembre de 2021
PESCA | 25-10-2021 15:52

Paraná Guazú: una salida donde los más chicos se lucieron

Una salida con amigos siempre se disfruta, pero más cuando se inicia a un niño en los placeres de la pesca. Una jornada diferente donde sobraron bogas, bagres amarillos, patíes y porteñitos.
Ver galería de imágenes

Después de un par de cruces por Whatsapp, coordinamos con el amigo y colaborador Pablo Manuel Vázquez de Merlo una nueva jornada de pesca por el Paraná Guazú, pero esta vez quise invitar también a su hijo, Lucas Emanuel Vázquez, a quien no tenía el gusto de conocer.

Pablo me paso a buscar por mi domicilio y procedimos a cargar en su camioneta todos los elementos necesarios para esta jornada. A todo esto, su hijo Lucas dormía en el asiento trasero, camino a la guardería nuestro acompañante se despertó, nos saludamos y, yo que creí que ya había hecho todo, me di cuenta de que esta iba a ser una jornada de pesca distinta.

Es que Lucas es un chico con capacidades especiales, tiene 16 años y se encuentra en cuarto año de la escuela secundaria normal, con el apoyo de una vez a la semana de una maestra particular y de un colegio integrador.

No les puedo describir la alegría de Lucas al ver la lancha en la que además, por primera vez, se iba a embarcar y a pescar con su papá. Una vez en el agua se sentó en la butaca junto a mí, donde con su ayuda le coloque el chaleco salvavidas. Por otra parte, y gracias a Dios, nos tocó un día pintado, el agua del Guazú esa mañana estaba verde esmeralda, como nunca jamás la vi, el viento era mínimo y por lo tanto la navegación fue más que placentera. No les cuento el rostro de Lucas al salir a planeo con la lancha, se le iluminó la cara con una sonrisa realmente angelical.

2510_pesca

A todo esto, nadie nos dio aviso a Pablo y a mí que Lucas, en su primera salida de pesca de embarcado, nos sacaría una gran ventaja a la hora de los piques. En las primeras capturas fue asistido por su papá, tomándole la mano muy rápidamente tanto al reel como a la caña, y en donde no paró en todo el día de lograr capturas de bogas, bagres amarillos, patíes y porteñitos, con los cuales se fotografió para guardar de recuerdo.

Lucas realmente se lució con sus capturas, pero más allá de la pesca en sí, lo importante es que supo disfrutar del aire libre y de la naturaleza; estaba fascinado con el canto de las distintas aves. Fue una jornada distinta donde disfrutamos viéndolo divertirse a Lucas, que además permanentemente nos regalaba una sonrisa y en la que se integró como un pescador más en la embarcación. Agradezco profundamente a Pablo por dejarme vivir esta experiencia tan hermosa junto a su hijo, la cual sin ninguna duda vamos a repetir.

Galería de imágenes

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend