Jueves 8 de diciembre de 2022
PESCA | 07-11-2022 18:16

El pique de la nueva generación

El autor nos habla sobre el valor de enseñar el deporte de la pesca a los más jóvenes, aprovechando una salida embarcados al Paraná Bravo en la que dos pequeños se animaron, con destreza, a bagres y patíes de buen tamaño.
Ver galería de imágenes

A pesar de que la temperatura del agua aún no se estabilizó para dar la bienvenida a las especies de la temporada primavera-verano, es un buen momento para probar con bagres amarillos y patíes de muy buenos portes. Fue en este contexto de transición, con dos entretenidas especies de piel activas, que encaramos la grata experiencia de llevar a su primera incursión de pesca a niños.

Llevar a pescar a los más pequeños de la familia es poder enseñarles cómo realizar los primeros lances, manejar los reeles y sus mecanismos, encarnar los anzuelos, detectar los piques, manipular las capturas, entre tantos otros secretos del pescador adulto que irán aprendiendo, paso a paso.

11_7BagrePatiParanaGuazu

Enseñarles el manejo de los equipos de pesca al futuro de esta actividad, implica inicialmente no darles elementos viejos o que tenemos por ahí en desuso para su aprendizaje. En lo que a mí respecta, suelo dejarlos pescar con los equipos que yo mismo utilizo.

Fue así que le sugerí a mi amigo y colaborador Gustavo Sandoval, llevar a sus hijos Máximo de 8 años y Sebástian de 6 años a pescar. Dos chicos que iban a disfrutar de su tercera salida y en la que esperábamos sumarles nuevos conocimientos, además de observar si estaban dispuestos a aplicar consignas ya enseñadas.

11_7BagrePatiParanaGuazu

Antes de embarcarnos, lo primero que resolvimos fue el tema de la carnada. En estos momentos las que más están rindiendo son las lombrices y la tripa de pollo, esta última la usamos para sacar las primeras bogas de esta temporada.

Ya en la guardería del Camping Recreo Keidel, ver la emoción de los chicos al sacar las lonas cobertoras y preparar la lancha para la navegación era impagable. Con todo lo necesario abordo y la tripulación completa con los chalecos salvavidas colocados, comenzamos nuestro viaje en medio de una marejada de intensidad media debido al viento del este, por lo cual para llegar a nuestro sector de pesca nos demandó algo más que el tiempo habitual.

11_7BagrePatiParanaGuazu

Fondeados en una profundidad media de unos 12 metros en aguas del Paraná Bravo, arrancamos con la letra “A” del imaginario alfabeto del pescador: armado de equipos y el encarne de los anzuelos con lombrices. Los ayudamos en los lances de las líneas y Gustavo dejó que sus hijos utilizaran sus equipos. Por mi parte, les permití pescar con los míos. Nosotros, los mayores, solo estábamos para enseñarles, cuidarlos y asistirlos con las posibles piezas que llegaran a extraer.

Uno de mis equipos ni bien el plomo tocó fondo tuvo un excelente pique, por lo que se lo pasé a Máximo que clavó la pieza y comenzó a extraerla con mucho esfuerzo. No les cuento la felicidad de su cara cuando en el agua, a metros de la embarcación, asomó la figura de un patí que rondó los dos kilos de peso. Por su parte, Sebástian con uno de los equipos de su papá y una felicidad inmensa, lograba la captura de un bagre amarillo que promedió los 800 gramos.

11_7BagrePatiParanaGuazu

La jornada de pesca venía muy bien con muchos piques y capturas. Fue la oportunidad ideal para enseñar a seleccionar las piezas útiles para el consumo y aquellas que se deben regresar al agua.

11_7BagrePatiParanaGuazu

Con toda la atención puesta en los jóvenes pescadores, los encarnes y lanzamientos se sucedían. Máximo y Sebástian no dejaban de lograr capturas de muy lindos portes, no solamente de bagres amarillos y patíes, sino que se sumaron muchas respuestas y capturas de porteñitos y bagres blancos. Se sumaron también los piques de un par de bogas de principio de temporada, las que rondaron del kilo al kilo y medio de peso, motivo por el cual fueron regresadas al agua.

11_7BagrePatiParanaGuazu

La caída del sol anunciaba el final de un día de pesca, donde los chicos fueron los protagonistas. Los pequeños grandes pescadores se llevaron algunas enseñanzas más para su futuro y anécdotas que seguramente no olvidarán jamás.

   

Datos útiles. Carnadas “El Toro”, Ruta Provincial N°6 y Calixto Dellepiane (Campana – Buenos Aires). Abierto desde las 6:00. Reservas: 03489-15-293296.

Camping Recreo Keidel por la guardería y bajada de lancha. Móvil: 03487-15-470576.

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend