Saturday 2 de March de 2024
INFORMATIVO | 07-02-2023 16:00

Aparece un medallón de oro con las iniciales de Enrique VIII y Catalina de Aragón

¿Quién no recuerda la diadema con la que termina el famoso film que inspiró a James Cameron? Un aficionado a la búsqueda de tesoros descubrió una joya similar, de la época de Tudor, en el condado de Warwickshire, Inglaterra. Y reveló detalles de otra historia de amor real.
Ver galería de imágenes

El colgante de oro tiene las iniciales grabadas de Enrique VIII y Catalina de Aragón, esmaltado color rubí, y fue descubierto recientemente durante una excavación arqueológica de emergencia en Inglaterra, pero en un lugar que, sin embargo, no ha proporcionado más hallazgos. Dataría de 1521 y exhibe algo más de la corona real inglesa. Rápidamente se dio aviso a las autoridades de la corona real inglesa, especializadas en este tipo de hallazgos, al Portable Antiquities Scheme cuya misión es proteger el patrimonio de país.

No es ningún secreto que desde hace mucho tiempo una gran afición local a la búsqueda de tesoros mediante el uso de detectores de metales. Tanto en la campiña, como en los prados o en las montañas es muy habitual encontrar a personas armadas con detectores de metales barriendo el suelo la esperanza de algún día hacer el hallazgo de su vida, ya sea por su valor económico (recordemos que en Gran Bretaña las autoridades recompensan a quien avisa de un hallazgo arqueológico) o simplemente por lo extraño de su procedencia. 

Uno de estos detectoristas, tal como se les conoce popularmente, ha tenido la fortuna de localizar en el condado de Warwickshire, mientras realizaba una de sus operaciones de búsqueda, una joya hecha de oro, con un colgante en forma de corazón unido a una cadena de oro de 75 eslabones. Una pieza de un valor incalculable.

Los expertos han datado la joya a principios del siglo XVI, en la época en la que Enrique VIII de Inglaterra y la princesa española Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, eran los monarcas de Inglaterra. La parte frontal del colgante está decorada con la típica rosa Tudor, roja y blanca, entrelazada con un arbusto de granada (los símbolos de Enrique VIII y Catalina de Aragón). En la base puede leerse la inscripción + TOVS + IORS, un juego de palabras en francés para escribir la palabra siempre (toujours).

En la parte posterior del colgante están grabadas en escritura lombarda (también llamada mayúscula gótica) las iniciales "H" y "K" (Henry y Katherine), unidas por una cinta. Nuevamente.

Los investigadores creen que esta joya pudo haber constituido un premio o ser un objeto usado por personas que participaban en algún tipo de evento. Según los expertos, este diseño es muy similar a uno que formó parte de un bardo (conjunto de las diferentes piezas que componían la armadura de protección de un caballo) y que se usó en una justa en Greenwich en esa mismo tiempo histórico. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend