Wednesday 17 de April de 2024
DEPORTES | 24-02-2024 19:00

Pistolas 9 x 19 mm Parabellum: la evolución constante

Desde su origen hace más de un siglo, numerosos materiales y sistemas mejoraron la funcionalidad de las armas que disparan este singular calibre que, por lo visto, llegó para quedarse.
Ver galería de imágenes

Sin duda, las pistolas del calibre 9 x19 mm marcaron una época y una circunstancia particular, por ser ampliamente utilizadas en el ámbito civil, policial y militar, debido en gran medida a su polivalente y singular efectividad. A pesar de que existen detractores y defensores, no podemos negar que a lo largo de algo más de 120 años se fabricaron innumerables modelos que, en muchos casos, trazaron el futuro de lo que hoy son las armas de puño y –específicamente– de las pistolas modernas.

Los primeros modelos 

En una nota anterior mencioné la Luger P-08 y la Walter P-38, entre otras menos conocidas, como las precursoras masivas de este calibre, tal vez por haber participado exitosamente en la Primera y Segunda Guerra Mundial, junto con la icónica FN Browning GP-35 de origen belga, creada –esta última– en 1935 y con mejorados aspectos técnicos y funcionales que –en mi opinión– superaban a las ya conocidas pistolas de origen alemán.

0221_pistola_9mm

La gran diferencia de la Browning GP-35 se centraba en el tipo de sistema operativo, que era similar al de la Colt 1911, con un cañón móvil y un cierre también móvil, conocido en la ingeniería de armamentos como “sistema de acción directa (con retardo de apertura) por corto retroceso del cañón y cierre calzado”. Esto mejora la resistencia mecánica de los componentes al aumentar la durabilidad, ya que se trata de un movimiento que se divide en dos etapas, y que permite minimizar y descomponer parcialmente la presión que genera la corredera durante el retroceso o proceso de apertura (desacerrojado), o durante el cierre (acerrojado).

Disparos amortiguados

Este sistema y otros similares permiten disparar sin problemas cartuchos de mayor potencia que el 9 mm Parabellum, ya que funciona como si fuese una especie de desacelerador o amortiguador. Podemos observar que las pistolas de calibres menores, como el .22 LR, .25 ACP, .32 Auto y .380 Auto, por ejemplo, por su escasa potencia utilizan un sistema de acción directa (sin retardo de apertura), con cañón fijo y cierre móvil, en el cual la presión del cartucho que provoca la apertura de la corredera se realiza en una sola etapa de manera directa sobre el “espaldón” de ella misma. Un caso excepcional lo constituye la pistola soviética Makarov, ya que a pesar de ser del calibre 9,2 x 18 mm, y ligeramente más potente que el .380 Auto (pero menor que el 9 x 19 mm), utiliza también éste sistema de cañón fijo y cierre móvil, típico de las antiguas y famosas pistolas Walter alemanas modelos PP (Polizei Pistole) y PPK (Polizei Pistole Kurtz).

0221_pistola_9mm
Siguiendo con las pistolas en calibre 9 mm Parabellum, éstas fueron evolucionando respecto de sus sistemas operativos de funcionamiento, como también en sus materiales y capacidad de carga, lo cual las llevó a otro nivel sobre sus pares en otros calibres. Entre las más destacadas están las: Heckler un Koch VP- 70, Heckler un Koch P-9S, Steyr GB, CZ-75, Heckler und Koch P-7, Colt Combat Commander, Glock 17 y sus variantes, Sig-Sauer P-226 y 228, Beretta 92-F y S&W 5906, conocida como “Wonder Nine” durante los años 90´, entre muchas otras.

Materiales plásticos

Se sabe también que la pionera en el uso de plásticos en los armazones fue la fábrica alemana Heckler und Koch (copiada más tarde por la austríaca Glock), lo cual revolucionó la industria de armamentos hasta el día de hoy, a tal punto que la gran mayoría de las marcas de armas fabrican los armazones y otros componentes de sus pistolas en este material. Recordemos una vez más que no es del todo correcto hablar de armazones de polímeros y sí de polímeros plásticos, ya que existen también materiales como la madera, el caucho y otros que constituyen polímeros de tipo natural. “Poli” significa muchos y “meros”, partes, es decir que en el caso de los armazones de las pistolas son monómeros que se repiten varias veces, constituidos por materiales plásticos sintéticos reforzados y generalmente combinados para aumentar la resistencia a la fatiga y a la tracción.

0221_pistola_9mm

Debemos tener en cuenta que algunos pocos fabricantes como Heckler und Koch con su pistola P7 o Steyr con su modelo antes nombrado GB, emplean un sistema operativo combinado por acción indirecta de gases, similar al empleado en varios fusiles de asalto. También, y excepcionalmente, podemos citar como dato curioso que la pistola Heckler und Koch P-9S usa un sistema de retardo de apertura compuesto por rodillos móviles, que deriva de la pistola checoslovaca CZ-52 en calibre 7,62 x 25 Tokarev, y que se diferencia claramente por su funcionamiento del pionero sistema Colt -Browning, y de sus actuales modelos mejorados y levemente modificados. El sistema de rodillos, si bien es excepcionalmente confiable y duradero, tiene la desventaja de ser un poco más complejo y caro de fabricar, motivo por el cual desde ya hace bastante tiempo se descontinuó su uso. 

Menos es más 

En líneas generales y más concretamente centrándonos en las pistolas, tengamos en cuenta que cuanto más complejo resulta su sistema de funcionamiento, más fallas se producirán al tener mayor cantidad de piezas en movimiento, mientras que un sistema operativo simple y con pocos componentes será más confiable en cualquier condición climática o de suciedad, y producirá muchas menos interrupciones o trabas, como es el caso de ambientes con barro o arena.

0221_pistola_9mm

La realidad es que el calibre 9 x 19 mm llegó para quedarse, y estará entre nosotros varios años más marcando junto a las pistolas que lo disparan, el futuro de la industria de armamentos mundial

Galería de imágenes

En esta Nota

Darío Raúl Chiviló

Darío Raúl Chiviló

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend