Wednesday 17 de July de 2024
4X4 | 21-09-2023 07:00

Nuevo destino de travesías 4x4: Chos Malal, nieve más allá de la frontera off road

Desde hace años las travesías 4x4 en nieve se realizan en un mismo destino. Mainumby4x4 rompió el status quo y abrió huella en la blanca espesura de Chos Malal, Neuquén. Una región de prístina soledad y bellísimos paisajes.
Ver galería de imágenes

Si buscás resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. La frase se le atribuye a Einstein, por estos días la parafrasea el candidato a presidente Javier Milei, pero es también el leiv motiv de Verónica Romaña, directora de Mainumby4x4 y organizadora de la travesía de esta nota. Como desde hace años el epicentro de la nieve fuera de ruta es Villa Pehuenia, destino clásico al que concurre la mayoría de las empresas organizadoras, en el invierno de 2023 Romaña decidió transgredir la frontera off road y descubrir Chos Malal, en el norte neuquino, a 335 km de Malargüe por la RN 40 y a unos 280 km de Moquehue. Una zona cordillerana de extrema belleza, con múltiples atractivos geográficos y con un ejido en el que conviven 13.500 habitantes. En sus 87 km2 encontraremos varios restaurantes, cafeterías, supermercados, gomerías, mecánicos, locales comerciales y dos estaciones de servicio YPF ubicadas en pleno centro.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

El plan del primer día era llegar a la laguna El Palao. Abandonamos la ciudad camino a Tricao Malal, primero por la RP 43, luego por la RN 40 y finalmente por solitarios caminos internos casi en desuso. Dejamos atrás el río Curi Leuvú (el municipio lo divide en dos brazos para que, cuando crece, el agua no rompa los terraplenes) mientras en el cielo los picos nevados de la Cordillera del Viento se mimetizaban con las nubes que se movían raudamente haciendo honor al nombre geográfico y generando un espectáculo maravilloso. En el suelo, la nieve crujía contra el dibujo de los neumáticos all terrain que marcaban huella y salpicaban barro blanco granizado. “Es poco probable encontrar a alguien en estos caminos –se escuchó decir a Romaña por VHF–, pero en caso de que venga alguien de frente nos corremos una huella a la derecha para dejar paso; no sacamos las cuatro ruedas del camino, solo dos para no encajarnos”.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Dejamos atrás Tricao Malal (corral de los loros en lengua originaria, y donde en febrero se realiza la fiesta provincial de este ave) y encaramos la trepada a la laguna El Palao, picante y tan resbaladiza que en esta primera ocasión no pudimos pasar, pero que sí nos dio revancha en una segunda travesía tres días más tarde, cuando llegar también fue complicado: hubo que trabajar bastante en equipo para superar obstáculos, pero lo logramos. Y allí estaba, serenamente congelada esperándonos para merendar brownies artesanales que la organización convidó, al tiempo que salían unos mates.

Viento blanco

El cambio de recorrido del intento frustrado a El Palao llegó en el momento aventurero justo: encaramos hacia la laguna Tromen luego de almorzar bajo una hermosa nevada. Los copos pegaban en el parabrisas mientras avanzábamos a marcha lenta, hasta que de repente un polvo albino comenzó a envolvernos: era viento blanco. Estábamos a unos 1.000 m de la laguna, pero fue imposible visualizarla. Tampoco logramos llegar hasta el refugio El Huayle, un lugar abandonado que tiempo atrás fue un parque de nieve.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

En cuestión de minutos giramos 180 grados y emprendimos el regreso. Las huellas que habíamos abierto ya no estaban, era un desierto nevado sin horizonte, sin referencias. Afuera el viento soplaba intensamente y nos envolvía de polvo blanco. Dentro de la cabina, no veíamos más allá de los 10 m. El trackback del GPS fue el único recurso para regresar exactamente por el mismo camino sin salirnos de la huella. Hasta que: “Esperen que me caí en una zanja...”, escuchamos por radio. En cualquier otra situación salir de este escollo hubiera sido sencillo, pero ahora el viento lastimaba, hacía doler cualquier parte expuesta del cuerpo. Los guantes tampoco ayudaban demasiado: las manos se sentían como un puñado de alfileres. Colocar grillete y malacate fue todo un desafío, pero lo logramos y seguimos la marcha por instrumentos y a paso de hombre hasta que amainó y celebramos con alfajores caseros mientras disfrutábamos del cielo que se abría y dejaba pasar algunos rayos de luz.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Camino al Cajón del Atreuco

Amaneció nublado en la cima de los cerros Mayal, Caicayén y Las Pepitas, pero con ese tipo de formaciones nubosas que indican nieve en la Cordillera del Viento, a casi 3.000 msnm. De la RP 43 desviamos por un camino de tierra congelado para llegar a Huinganco, una villa veraniega producto de la fiebre del oro de otros tiempos. El precipicio a la izquierda intimidaba con respeto, pero nos sentíamos atrapados por la frágil belleza poética del paisaje. Estábamos sumergidos en una película de Disney: rodeados de pinos teñidos de blanco, del fresco y energético aroma de sus acículas. De algún tímido rayo de sol imprimiéndole profundidad a la zigzagueante precordillera. 

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Fueron exquisitos 8 km en la más plena soledad de las montañas camino a Varvarco a través de nieve virgen con destino final al Cajón del Atreuco: un cañón tallado por el agua en medio de dos paredones incomensurables, en cuyos riscos y peñascos sobrevolaba un variado elenco de aves rapaces. Debajo, centenares de chivitos trashumantes que los puesteros estaban mudando para alimentar. ¡Nevaba! 

El camino se había tornado imposible para las camionetas de la primera travesía. Eran las 5 de la tarde. Continuar a Aguas Calientes, Los Tachos y Las Olletas –para disfrutar sus fumarolas, géiseres y vertientes termales– implicaba 10 km de curvas y contracurvas ascendentes y descendentes en cornisa fuera de programa, que fueron el bonus track del segundo grupo, cuando la intensa nevada de días anteriores aflojó y generó otro tipo de experiencia: más paisajes menos exigentes... La contemplación es un lujo; la acción, felicidad: elección difícil una u otra cuando no podemos manipular la variable del clima.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Una camioneta mapuche va delante de nosotros y nos lleva casi al paso hasta la comunidad Huayquillán. Sus casas de colores rosa, amarillo o marrón con techo de chapa a dos aguas se recortan contra el frente de la montaña en dirección al Salto del Agrio. Dejamos atrás el camino a Naunauco y giramos a la izquierda por un atajo: el Callejón de los Arreos. No hay nieve: hay barro cristalizado bajo cero. Más de 500 m de barro que hay que hacer de un tirón, sin parar. La indicación técnica es segunda o tercera de baja –según la pick up– a 2.500 RPM constantes. El resultado: fotos de catálogo automotriz salpicando lodo para todos lados, caras felices y la satisfacción de la prueba sorpresa superada (con ganas de repetirla).

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Salto del Agrio y Caviahue 

Uno de los rincones sorprendentes menos conocidos de la Patagonia es el Salto del Agrio: una cascada de 45 m de altura enmarcada en un cañadón de piedras formado a partir de sucesivos mantos de lava de los volcanes de la zona. Allí llegamos para saborear un almuerzo al disco junto a este colorido espectáculo natural. Como el agua del río tiene su origen en el volcán Copahue, desciende arrastrando hierro y azufre, lo que genera distintos tonos que van del rojo al verde pasando por marrón, naranja y amarillo, todo rodeado de blanco en la primera travesía. Son pocas las personas que tienen la oportunidad de llegar hasta acá en invierno, porque no se trata de una excursión que esté a la venta en agencias de turismo.

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Tras tres días intensos de travesía restaba llegar a Caviahue, sitio en el que los mapuches detenían su marcha cuando se dirigían a las aguas termales del volcán, por eso se traduce como “lugar de fiesta y reunión”. Los 18 km que nos separaban desde el Agrio los disfrutamos como un parque de diversiones 4x4: utilizamos todos los recursos y herramientas para sortear los obstáculos y alcanzarlo. 

Travesia-4x4-nieve-chos-malal-neuquen-mainumby4x4-mas-alla-de-la-frontera-offroad

Caía el anochecer mientras regresábamos por la huella nevada con la sensación de que siempre parece imposible, hasta que se hace. Chos Malal no estaba en la bitácora de las travesías invernales hasta que Mainumby4x4 lo descubrió y corrió la frontera off road. Volviendo al comienzo de esta nota, quien busque algo diferente el año próximo tal vez seguirá estos tracks.

Organización de la travesía: Mainumby4x4: Cel.: 11 6036 1111, www.mainumby4x4.com. Instagram y Facebook: @mainumby4x4

Galería de imágenes

Marcelo Ferro

Marcelo Ferro

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend