Sábado 26 de noviembre de 2022
TURISMO | 08-11-2017 12:25

En Navidad, un millón de personas decora sus casas de manera idéntica

Estocolmo se torna una ciudad encantadora en invierno. Increíbles decoraciones, pistas de hielo y una arquitectura increíble obligan a visitarla. Galería de imágenes.
Ver galería de imágenes

¿Es posible que casi un millón de personas se pongan de acuerdo sobre una decoración navideña idéntica? Cuando uno visita por primera vez Estocolmo durante el Adviento, las cuatro semanas que preceden a la Navidad, la impresión es que sí.

Prácticamente no hay ventanas sin candeleros. Todos irradian una luz

blanca. Por ninguna parte se ven luces multicolores. En algunos

lugares se ven estrellas blancas, todo muy sencillo. El efecto es

impresionante.

Durante la época navideña, Estocolmo es una ciudad encantada. En una

noche de diciembre, el barrio residencial de Södermalm, con su zona

de copas, parece estar desierto. Hace mucho frío. Sin embargo, los

restaurantes están llenos a rebosar, incluso en días hábiles.

Al día siguiente conviene levantarse muy temprano para aprovechar las

pocas horas de luz. En invierno, solo hay plena luz durante unas seis

horas, de 09:00 a 15:00. El cielo por la mañana es blanco. Una luz

nórdica deslumbrante ilumina la ciudad hasta el último rincón.

[gallery ids="53311,53313,53315,53317,53319,53321,53323,53325,53327,53329"]

Estación de metro Gamla Stan. El centro histórico se alza sobre una

isla cuyas orillas en el pasado marcaron los límites de la ciudad. La

luz matutina dorada se refleja en las ventanas de las casas con

frontones. Cuando ha nevado y hay carámbanos en las ventanas esto es

el cuento de invierno perfecto.

En Suecia, el frío no es motivo para quedarse en casa. Los suecos son

un pueblo que ama la naturaleza. Tienen que salir hacia afuera. No

importa el tiempo. Afortunadamente, el visitante puede buscar refugio

a cualquier hora en un café y disfrutar de un bollo de canela recién

horneado o un trozo de pastel de manzana caliente con salsa de

vainilla.

Por la tarde abren los puestos del mercadillo navideño en Stortorget,

una pequeña plaza en el centro del casco viejo. Las bonitas casas que

rodean la plaza fueron construidas en el siglo XVI por comerciantes

hanseáticos. A diferencia de los mercadillos navideños en países como

Alemania o Austria, no se escucha por ningún lado “Noche de paz,

noche de amor” u otras canciones navideñas. En los mercadillos de

Suecia reina el silencio.

En los puestos se ofrece algo que uno no debe dejar de probar: el

glögg, el vino caliente sueco. Su baja graduación alcohólica de solo

un dos por ciento se debe a las severas disposiciones suecas. Una

particularidad son las almendras y pasas mezcladas con el vino.

”También contiene clavo y canela”, revela Helfried Gafgo, un

austriaco de 76 años que desde hace muchos años ofrece en este

mercadillo un glögg elaborado con su propia receta.

El punto más alto del centro histórico de Estocolmo es la torre, de

casi 100 metros de altura, de la Tyska kyrka, la iglesia alemana, que

hasta el día de hoy es el centro de la comunidad alemana de

Estocolmo. Durante las semanas previas a la Navidad se ofrecen hasta

15 conciertos en la iglesia. Los miércoles, a las 15:00 horas, suena

en la torre de la iglesia el carillón, el más antiguo de toda

Suecia.

En Nochebuena, la reina Silvia asiste a la misa en la iglesia

alemana. Nunca se sienta en primera fila sino siempre en tercera o

cuarta fila, porque ella acude como particular y rechaza cualquier

trato especial. Tradicionalmente, sin embargo, en Suecia es más

importante la misa matutina del día de Navidad, el 25 de diciembre.

Otro importante día festivo en Suecia es el 13 de diciembre, día de

Santa Lucía. Ese día, los niños se reúnen a primera hora de la mañana

en el jardín de infancia o en la escuela. La Santa Lucía canta sus

canciones lentas y melancólicas. De repente, el brillo de su corona

de luces rompe la oscuridad. Ella entra en la escuela seguida por

niñas vestidas con largas túnicas blancas y niños que llevan

sombreros adornados con estrellas. Santa Lucía trae la luz, un

momento solemne.

Karin Häggmark, una alemana originaria de Múnich que lleva muchos

años casada con un sueco, explica que la Navidad en Suecia tiene otro

carácter que en Alemania, Austria o Suiza. “Aquí es más alegre”.

Tradicionalmente, la familia sueca se reúne el 24 de diciembre a las

15:00 horas frente al televisor para ver Kalle Anka (el Pato Donald).

Después viene Jultomte, Papá Noel, con sus regalos. La cena de

Navidad no es nada lujosa: pescado, albondiguitas, jamón y salchicha

de reno. Al final del día, es muy posible que el turista que haya

vivido la Navidad en Estocolmo comparta la opinión de la escritora

Astrid Lindgren: “Es una pena que no haya Navidades más frecuentes”.

Internet: www.visitsweden.com.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Andy Meek

Andy Meek

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend