sábado 23 de febrero de 2019
04-07-2018 08:28 | MOTOR

Chery Tiggo 2: Un SUV con diseño urbano y juvenil

La marca china acaba de lanzar en el país este modelo que es la entrada de gama a su oferta de sport utility. La clave: equipamiento y precio accesible. Ver galería de imágenes

Chery fue la primera empresa automotriz china que se instaló en la Argentina. Llegó en 2008 de la mano del grupo Socma, propiedad de la familia Macri. La compañía asiática había sido fundada en 1997 por la Prefectura o gobierno de la ciudad de Wuhu, provincia de Anhui, en China, para ayudar a la economía de ese lugar. En sus inicios tomó a muchos empleados de la entonces quebrada Daewo, y así lanzó al mercado varios modelos extremadamente similares a los de la marca coreana, lo que le trajo algunos inconvenientes legales. Sin embargo, luego inició su propio camino y logró marcar diferencias en la naciente industria automotriz china.

En la actualidad

Chery es una de las principales empresas de ese país. Cuando llegó a la Argentina, el público tenía como única referencia de productos chinos los paraguas y distintos chirimbolos que se vendían en los famosos “todo por 2 pesos” de los ’90. Pocos años antes de la llegada de las cuatro ruedas, el mercado local ya había sido invadido por motos de origen asiático. Eran de baja cilindrada, con muchos cromados, económicas y con una calidad discutible.

Con esos antecedentes, a la marca automotriz no le resultó fácil insertarse en un mercado acostumbrado al diseño y calidad europeos y estadounidenses, y que miraba de reojo a un auto que venía del gigante asiático. El primer modelo fue un SUV, el Tiggo. Aquellas versiones iniciales, que le competían al Ford EcoSport, eran sencillas y muy accesibles. Con los años, la marca incorporó nuevos modelos de sedanes y city cars pero por sobre todo siguió apostando a los SUV y a la marca Tiggo, la que finalmente le daría la clave del éxito. En esta década de comercialización ha vendido casi 45.000 unidades.

Hoy, el fuerte de Chery radica en este segmento, que es la estrella en todo el mundo, con sus modelos Tiggo 3, Tiggo 5 y, próximamente, Tiggo 7. Con la idea de completar una familia de productos, pocas semanas atrás lanzó el Tiggo 2, un SUV extracompacto que se ubica

por debajo del Tiggo 3.

El diseño del Tiggo 2 es una de sus principales cartas, apoyándose en una plataforma de 4.200 mm de largo, 1.760 mm de ancho, 1.570 mm de alto y 2.555 mm entre ejes, con un despeje de 186 mm. Presenta detalles cromados y líneas que combinan elegancia y dinamismo. El look simil off-road se completa con barras en el techo, iluminación LED de día, pasos de rueda más abultados y defensas más prominentes.

Un detalle curioso en el interior es la utilización de una combinación bitono en los tapizados de asientos y contrapuertas. En este caso se eligió base negra con toques en naranja. Este recurso es moderno y diferente ante el siempre aburrido pero limpio negro. La clave radica en el color de carrocería que se elija. Una cosa es marrón o verde y otra celeste o gris. La Tiggo 2 ofrece chery white (blanco), clear blue (azul), dazzling orange (naranja), ink black (negro), elegant red (rojo), y dolphin gray (gris). Y un detalle que le otorga luminosidad y sensación de amplitud es el techo vidriado con accionamiento eléctrico.

En seguridad, incorpora sistema de asistencia independiente (HHC) que evita el deslizamiento hacia atrás cuando el vehículo está sobre una pendiente, haciendo que el auto se desplace correctamente. Además, tiene control de estabilidad con un sistema de frenado independiente y freno de disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD. El sistema ESC (control electrónico estable de la carrocería) aporta estabilidad en el manejo y aumenta la protección y el confort en la conducción.

Más seguridad a bordo

El modelo tiene sistema TPMS de monitoreo digital de la presión de los neumáticos, que controla en tiempo real y emite una alerta a través del tablero cuando la temperatura y la presión de los neumáticos no sean los normales. También equipa dos airbags multistage de avanzada tecnología que actúan según la gravedad del accidente. La presión de inflado de los airbags depende de la potencia del golpe que recibe el auto al momento de un impacto.

Además, tiene cámara de retroceso dinámica, junto con los sensores de retroceso que se activan mediante sonidos, e imagen para lograr que estacionar sea más fácil y preciso. Por último, cuenta con luces LED traseras “doble C” que otorgan una excelente visibilidad y una imagen robusta y elegante.

Nota completa en Revista Weekend del mes julio 2018 (edicion 550)

Galería de imágenes

Etiquetas: Auto Motor
Alejandro Fischer

Alejandro Fischer

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario