martes 22 de enero de 2019
09-12-2016 17:25 | AVENTURA

Rafting: cómo se miden los grados de dificultad

Panorama completo de una actividad abierta a principiantes pero con desafíos para grandes remeros. Operadores, niveles y tarifas. Ver galería de imágenes

Un acuerdo internacional suele mencionar los tramos más difíciles como referencia de cada río. Así, la clase 0 o de aguas planas no reviste prácticamente dificultad, y actúa como espejos de agua. El nivel I corresponde al rafting calmo, con algo más de agite. La clase II enfrenta a cierta turbulencia con algunos remolinos pequeños y pozos de no más de 25 centímetros. La clase III escala en complejidad, y es considerado el primero de la categoría “aguas blancas”, llamadas así por el color de la espuma al golpear en rocas o girar bruscamente en cañadones. Este nivel hace sentir su vértigo al atravesar rápidos con huecos y olas medianas de no más de un metro. El gomón zigzaguea y se requiere un cierto manejo de técnica y conocimiento del río.

La Clase IV habla ya de un rafting difícil, para gente con experiencia en aguas turbulentas, aunque predecibles. Pozos a respetar, corrientes paralelas y remolinos, y olas altas pueden ser parte de la aventura.

Aquí, al igual que antes, se exige una charla previa y un conocimiento del cauce. La clase V es la más difícil, y es exclusiva de expertos. Requiere de gran técnica y muy buen conocimiento del río, ya que se navega en varios tramos con olas impredecibles y pozos que no escatiman en remolinos ni cascadas que pueden dejar al gomón en el aire varios segundos. Corrientes laterales y cañadones estrechos exigen maniobras técnicas y buenas lecturas del río, expertise aprehendido en la acumulación de niveles inferiores.

rafting-1

Técnica y señales

Ante todo, el rafting es un deporte y actividad cambiante, realizada en equipo. Por tanto, hay que conocer el paño y poner en común ciertas pautas antes de salir. Por ello, siempre, un buen líder o guía timonel debe brindar una charla previa y recién después entregar el remo, así el río sea clase I. Conocer voces de ejecución (adelante, atrás, derecha, izquierda, detenerse) y cómo abordar olas, pozos, cañadones es determinante para el disfrute o el mal rato.

Todo esto remite a la seguridad, al saber qué hacer para avanzar sin voltearse, pero también para sacarle el jugo a la disciplina como deporte de acción, como experiencia de aventura. También existen señales visuales indispensables para la comunicación en los rápidos, sea entre personas o entre embarcaciones, como el “remero caído al agua”, “seguir adelante”, “¡peligro!”, “apurar descensos”. Lo bueno de la disciplina es que se comienza en calma, y uno tiene tiempo de ir tomándole la mano a las dificultades (sin duda, la gracia de todo esto) que llegan de a poco, incluso con la primera empapada. Más allá de esto, el rafting es un deporte controlado y seguro, que rara vez tiene ríos profundos o cauces incontrolables.

Aguas que bajan

De norte a sur, qué mejor que comenzar desde La Linda para sentir el placer de la flotada. “El río Juramento es pionero en las bajadas de rafting”, nos da la razón Jimena, de Salta Rafting. Ellos brindan una excursión desde el río a las 10:30, con navegada y asado por $ 700. Si se quiere traslado desde la capital se sale 8:30 y cuesta $ 1.060. La travesía incluye 10 rápidos Nivel III más 5 rápidos Clase II, enmarcados por el imponente paisaje del cañón del Juramento, tallado hace 65 millones de años.

En San Juan, Fabio Romero es el encargado de guiar los grupos al río Jáchal, donde se develan los misteriosos recodos de su cauce y las compuertas del dique. El río no es profundo ni el caudal incontrolable, pero hay un paso por el cañón de 6 metros de ancho con paredones de 25 metros de altura, y tramos donde el río explota de furia y remolinos. Son más de 1.000 metros donde se alcanzan 30 o 40 km por hora.

Cuna del rafting, Mendoza tiene en Potrerillos la base de operaciones para que el río Mendoza sea un gran anfitrión. “Hacemos salidas de medio día con 12 km de navegada a $ 550, o día completo y 30 km con traslados y comidas por $ 1.500”, explica Romina, de Argentina Rafting. Sus colegas de Kauak también llegan aquí con equipos de neoprene, chalecos y cascos para enfrentar los rápidos de clase III y IV.

Un poco más lejos, en San Rafael, hay varias empresas como Kintun Expediciones o Rafeish que llegan al Cañón del Atuel. Pero vamos más al sur, a Malargüe, donde Santiago Cara invita a los 15 km de descenso por el Salado, camino al Valle de Las Leñas, para disfrutar dos horas del nivel II y III en una excursión que incluye equipos, guías, aperitivo y almuerzo.

En el pueblo neuquino de Villa Pehuenia, Martín, de Pehuenia Rafting, sale al Aluminé Superior para navegar dos horas. La excursión, unos 12 km de complejidad III y IV+, incluye traslados, equipos, un refrigerio y la foto del recuerdo por $ 600.

rafting-2

Rafting + stand up rafting

En Bariloche son muchos los prestadores. Extremo Sur ofrece rafting tradicional en el río Limay, donde también se animan al stand up rafting. “Lo más parecido a remar en una tabla de surf, ¡pero de a muchos!”, dicen. La salida se disfruta por varios kilómetros, y hay alternativas para conocer el río Manso al límite con Chile.

En Chubut, en el pequeño pueblo El Corcovado, Marcelo espera para una excursión de 15 km por el mágico río Corcovado, descendiendo cerca de dos horas y viendo, tal vez, el saltarín salmón del Pacífico.

Ya en la localidad santacruceña de El Chaltén, se puede descender aún más por el Río de las Vueltas (nivel III). “Son dos horas de rafting y cuatro de excursión en total, con snack y paradas en El Calafate y El Chaltén por $ 1.875”, concluye Florencia, de Mil Outdoor. Propuestas hay decenas y operadores habilitados también, sólo es cuestión de animarse a disfrutar con amigos o en familia.

Operadores de norte a sur:

Establecimiento

Teléfono

Sitio web

San Juan: Rafting San Juan

(0264) 155051150

www.raftingsanjuan.com

Mendoza, Potrerillos: Argentina Rafting

(0261) 4296325

www.argentinarafting.com

Mendoza, Potrerillos: Kahuak

(0261) 4238409

www.kahuak.com.ar

Mendoza: Río Aventura Mendoza

(0261) 4292299

www.rioaventuramendoza.com

Mendoza, San Rafael: Kintun Expediciones

(0260) 154057755

www.kintun.com

Mendoza, Malargüe: Karen Travel

(0260) 4472226

www.karentravel.com.ar

Neuquén: Pehuenia Rafting

(02942) 15588333

www.pehueniarafting.com

Río Negro, Bariloche: Extremo Sur

(0294) 4427301

info@extremosur.com

Río Negro, Bariloche: Punto Límite

(0294) 4456111

www.raftingpuntolimite.com.ar

Río Negro, Bariloche: Aguas Blancas

(0294) 432799

www.aguasblancas.com.ar

Chubut: Corcovado Rafting

(02945) 15530139

www.corcovadorafting.com.ar

Santa Cruz, El Chaltén: Mil Outdoor

(02902) 491446

www.vivapatagonia.com

Nota completa publicada en revista Weekend 531, diciembre 2016.

donadio-v2

Galería de imágenes

Etiquetas: Malargue Potrerillos Chubut San Juan Salta Equipos Guias Bariloche Técnicas Neuquen Río Negro Rafting Como Medir Corcovado
Pablo Donadío

Pablo Donadío

Comentarios