Martes 31 de enero de 2023
ARMAS | 03-01-2023 19:00

Baja e incautación de armas: nueva resolución de la ANMaC

La resolución ANMaC 174/22 para los legítimos usuarios con credencial vencida se dio a conocer hace poco y prevé el decomiso del armamento. Hasta cuándo hay tiempo de renovar. Paso a paso para hacerlo.

Las Credenciales de Legítimo Usuario (CLU) tienen vencimiento a los 5 años de emitidas. Esto lo sabemos quienes poseemos armas y es legalmente necesario renovarlas para que las tenencias mantengan su validez. Lo precedente está contemplado en la Ley de Armas y Explosivos 20.429 y en su Decreto Reglamentario 395/75. Recientemente (el 4 de noviembre de 2022), la directora ejecutiva del organismo, de acuerdo con la Resolución ANMaC 174/22, dispuso la inhabilitación de todos los legajos de usuarios que no hayan renovado la CLU a menos de 3 meses de su vencimiento y la incautación de 
las armas inscriptas bajo esos mismos legajos. Además, de acuerdo con esa resolución, se dan de baja todas las credenciales que estén vencidas desde hace más de 3 meses y no tengan armas inscriptas. 

Resabios de Dienst Consulting

Este esmero en complicar a los usuarios con CLUs vencidas contrasta con los trámites atrasados, las observaciones (a veces injustificadas) y las aberraciones administrativas que vienen de arrastre desde hace muchos años. Hay aún legajos bloqueados por psicofísicos de la firma Dienst Consulting, más allá de que los usuarios hayan presentado nuevos certificados. El departamento de Asuntos Jurídicos debería dar de baja inmediatamente todas esas inhabilitaciones. Sabido es lo injusto de muchos de los exámenes psicofísicos tomados por esa empresa, que de manera cooptada llegó a ser la única en todo el país donde se podía tramitar este examen, lo que implicaba costos muy monopólicos, onerosos y centralización de consultorios, ya que quienes pretendían renovar debían, en algunos casos, trasladarse cientos de kilómetros de su lugar de residencia, hasta un local de Dienst Consulting. Tras haber pagado y llegado, con solo nombrar que se mantenía un arma para defensa del hogar o que se utilizaba para la caza, el rechazo era automático en muchas ocasiones. 
Si la Directora tuviera voluntad de solucionar estas situaciones, ya lo habría hecho. Lamentablemente, parece buscar la manera de ilegalizar aún más la situación de aquellos usuarios que aún no renovaron las credenciales. Es verdad que renovarlas es lo que corresponde. Pero no se puede negar que las resoluciones tomadas por los directivos del organismo (hasta ilegales, como lo fue la contratación directa de Dienst Consulting 23/16 y 54/17) perjudicaron sobremanera el acceso a la renovación de sus credenciales para muchos usuarios. Por tal razón, emitir esta nueva resolución no hace más que generar desconfianza, al habilitar explícitamente el secuestro de material controlado a personas con CLU vencida. En lugar de esto, habría sido conveniente facilitar las tramitaciones informándolo por distintas vías. Ocurre que, para los globalistas del gobierno como los directivos de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), el ciudadano bueno es el desarmado (por ende, indefenso) frente a enemigos internos (delincuencia común y otras) y externos.

¿Desarmados es mejor? 

La ANMaC sigue la retórica rentada de ONGs como la Red para el Desarme (RAD) y el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), que sostienen que “el macho armado es un individuo de riesgo para la sociedad y especialmente para las mujeres” y otros delirios semejantes de raíz foránea. 
Mi consejo para los usuarios con CLU vencida es que la renueven lo antes posible. No es conveniente exponerse a situaciones de confiscación de material u otros problemas legales. En este sentido, no he visto aún a ninguna asociación de usuarios, federación o como pretendan llamarse estas instituciones que se suponen que defienden los derechos de los legítimos usuarios, accionar legalmente contra esta resolución. Apenas se ha podido ver algún tibio comunicado oponiéndose a esto en las redes sociales. 
Por lo pronto, los legajos se pueden rehabilitar solicitando la renovación de la CLU vencida. Es conveniente hacerlo para evitar situaciones desagradables y mantener la condición legal respecto de la tenencia de las armas del legajo, que es lo que nos corresponde como tenedores. No seamos parte de la estadística absurda del desarme. Hay tiempo hasta el 4 de febrero de 2023 para ponerse en regla.

Paso a paso: cómo tramitar la CLU

 Para renovar la Credencial de Legítimo Usuario (CLU) de Armas, cuya validez es de 5 años hay que:

  • Completar y descargar de la web https://www.argentina.gob.ar/justicia/anmac/tramites (usuarios individuales) los formularios para iniciar el trámite de renovación de CLU. Con esos papeles impresos, visitar a un médico psiquiatra inscripto en ANMaC que nos realice el certificado de aptitud psicofísica para el manejo de armas de fuego (costo orientativo $ 7.000).
  • Realizar un certificado de antecedentes penales. Puede solicitarse online en https://www.argentina.gob.ar/justicia/reincidencia (costo $ 300).
  • Presentarse en un polígono de tiro y rendir un examen de idoineidad en el manejo de armas ante un instructor de tiro habilitado (si es necesario se toma un curso previo). Esta certificación tiene un costo aproximado de entre $ 2500 y $ 5.000.
  • Entregar a un gestor o en una dependencia de la ANMaC toda esta documentación, a la que habrá que adjuntar fotocopia de DNI y de un comprobante de un medio lícito de vida (recibo de sueldo, inscripción al monotributo, etc.).
  • Si la CLU está vencida, además, de los $ 800 de la renovación actual, deberá pagarse una multa de $ 800 para cada período vencido.
  • Con todo presentado, el trámite demorará unos 60 días en estar listo, pero la presentación ya nos pone en regla en caso de tener la CLU vencida.
  • Más información específica, en la web de ANMa.
También te puede interesar

En esta Nota

Hernán Rodríguez

Hernán Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend