Cuál es la forma correcta de accionar las bengalas

Cómo deben ser las bengalas obligatorias. De qué manera manipularlas correctamente. Precauciones de uso. Video didáctico.

Por

Las bengalas están entre los elementos de seguridad exigidos en forma reglamentaria para llevar a bordo. Son señales pirotécnicas diurnas y nocturnas, es decir que se pueden usar tanto de día como de noche. Nos vamos a referir en este caso a las denominadas bengalas de mano, que deben llevar todas las embarcaciones. Las que poseen paracaídas son obligatorias para el Río de la Plata exterior.

El uso de la bengala normalmente se hará en una situación de emergencia, durante la que nuestro estado anímico y de nerviosismo estará en su máxima expresión. Seguramente, además del problema de nuestra embarcación, debamos lidiar con la impaciencia de quienes nos acompañan, sumando un ingrediente negativo mayor a la desventura.

En esas circunstancias es muy probable que no encontremos las bengalas y, lo más importante, quizá descubramos que no sabemos cómo usarlas. Ponerse en ese momento a leer las instrucciones de nada servirá. Si la necesidad de utilizarlas es de noche, todo esta secuencia se agravará. No se confíe con que alguna vez las leyó o se las explicaron: existen en el mercado distintas marcas y modelos de bengalas, por lo que no todas tienen el mismo sistema de encendido y de empleo. No saber utilizarlas, más la situación estresante que padecemos, hará que nos podamos lastimar nosotros o quienes nos acompañan a bordo por el mal uso que le demos.

Si decimos que las debemos guardar en un lugar seco y de fácil acceso, cada uno podrá imaginar uno a su gusto. En mi caso las coloco en el mismo sitio donde tengo los papeles de la embarcación. Primero porque están siempre en un espacio seco. Y segundo porque cuando Prefectura nos detiene para pedir la documentación, ya las tengo a mano pues será lo primero que nos solicitará que les mostremos. Las bengalas vienen envasadas en un plástico. Es conveniente dejarlas allí para que se mantengan en un lugar estanco. Siempre agotaremos todos los medios posibles de señalización antes de hacer uso de los elementos pirotécnicos, sean estos equipo de radio  o mediante el heliógrafo (espejo de señales). Las bengalas son generalmente escasas (es obligatorio llevar dos) y perder una de ellas inútilmente puede ser para nosotros catastrófico, por esa razón debemos ser racionales en el empleo.

El uso apropiado

Está terminantemente prohibido emplear la bengala sin una causa justificada. Solo pueden ser usadas en caso de emergencia, cuando está en peligro la  seguridad de las personas. Al dictar cursos, cuando pregunto qué es lo primero que se debe hacer al surgir una emergencia, muchos me dicen prender una bengala. Y no es así. Solo la usaremos cuando tengamos la certeza de que alguien nos puede estar mirando, ya que de otra forma la encenderemos inútilmente y solo tenemos dos disponibles. ¿Qué debemos tener en cuenta antes de prenderlas? Estar seguros de que a quien va dirigida pueda observarla, que esté a una distancia acorde para distinguirla, sobre todo si es de día, pues de noche seguramente tendrá mayor alcance.

Las bengalas poseen un sistema para agarrarlas, que evita quemarnos las manos. En algunas ya viene incorporado, por lo que no hay problema. En otras hay que extenderlo previamente. Al accionarlas debemos constatar que no haya nadie cerca. Si tenemos bidones de nafta a bordo (vacíos o llenos), no encenderlas cerca de ellos.

Más detalles para el empleo

Trataremos que el viento aleje el humo de nuestra posición y de la embarcación en general, ya que es muy nocivo porque contiene partículas minúsculas incandescentes que pueden afectar nuestra vista. Es importante que el fuego generado esté fuera de la embarcación: si las chispas caen dentro pueden generar un incendio. Nunca trataremos de apagarla introduciéndola en el agua: es factible que se produzca una contrapresión y nos explote en la mano.

Una vez encendida, mover la mano de un lado a otro para hacer las señales. Y luego de utilizada, tirarla al agua (permanece durante mucho tiempo a muy alta temperatura, en caso de dejarla). Si la bengala no enciende, nunca deberemos acercarla al cuerpo. Y menos aún mirar en ella para determinar las causas por las cuáles no prendió. Pasados unos minutos, sin más se la arrojará al agua. .

Nadie está exento de sufrir un percance, por lo que siempre conviene informarles a quienes nos acompañan dónde están los salvavidas y, por qué no, indicarles cómo se usa una bengala (y de paso repasamos la fecha de vencimiento). Si por algún motivo se accionara accidentalmente una bengala, se informará de inmediato por canal 16 de VHF a todas las Prefecturas de la zona y se seguirán estrictamente las recomendaciones dadas por ellas.

La habilitación de cualquier accesorio pirotécnico va acompañada del período de vigencia, que dependerá de la calidad de los elementos empleados. Vencido el plazo de caducidad pueden no encender, tener una luminosidad menor a la especificada, o bien ser inferior el tiempo de encendido, además de poder volverse inestable y accionarse en forma involuntaria. Es común escuchar que alguien pregunta por qué no lo dejan tener una bengala determinada si es de excelente calidad. Pero no es así: la obligatoriedad de tener bengalas que están aprobadas por Prefectura es solo lo mínimo que se exige disponer a bordo. Pero esto no inhabilita a los navegantes a que lleven otros tipos de elementos pirotécnicos, aun cuando no estén homologados (obviamente, además de los reglamentarios). Las pistolas de señales no están permitidas, ya que para su empleo se debe tener una autorización especial del Renar. En caso de ver una bengala encendida, siempre dar aviso de inmediato a las autoridades de Prefectura. Y recordemos que ante la ley el responsable de todo lo que ocurra dentro de la embarcación será el conductor náutico o el timonel a cargo.

Nota completa publicada en revista Weekend 541, octubre 2017.

Guardar

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario