Mar del Plata: concurso de pesca en kayak

Organizado por la Asociación Atlántica de Pesca en Kayak. Los ganadores. Y el relato de un participante.

La Asociación Atlántica de Pesca en Kayak organizó el Primer Concurso de Pesca en Kayak – Mar Del Plata 2015, en el Balneario Baquero Sur. Las principales posiciones fueron las siguientes: 1º Mauricio Juanola – chucho 15,370 kg; 2º Flavio Gudiño Di Santo – chucho 12,950 kg; 3º Sebastián Olivares – chucho 9,710 kg; 4º Nazareno Alvarez – chucho 7,530 kg; 5º Diego Sirolli – melgacho 7,110 kg; 6º Leandro Maldonado – pez limón 7,100 kg; 7º Luis Arnold – chucho 4,870 kg; 8º Juan Amestoy – mero 3,280 kg; 9º Jorge Ferreras – chucho 3,140 kg, y 10º Carlos Méndez – melgacho 2,930 kg

Y ahora Leandro Maldonado nos cuenta su experiencia en el torneo, escrita unas horas después de participar en la competencia: “Hola muchachos, buenas noches, me caigo de sueño pero quiero compartir con toda la gente de Mdq Team TV/Foro lo que fue hoy el torneo de pesca en kayak en el balneario Baquero Sur. Algo maravilloso. Mi primer pez limón a bordo de mi honu… En principio había bastante viento, aunque el mar todavía era navegable. Empezamos a probar con los primeros tiritos logrando nada más un par de chanchitas. El agua estaba tan clara que por momentos se veía la carnada del primer anzuelo, así que por ese motivo, luego de obtener varias repeticiones de la misma especie y encima solo porque perdí a mi equipo, decidí moverme un poco más para el fondo, quedando a unos 5 metros de la boya que señalizaba el fin de la cancha. Faltaba media hora para el final, entonces de una forma generosa le metí camarón a los dos anzuelos y antes de tocar fondo… la gran sorpresa. Un solo tirón muy violento que menos mal que la caña estaba atada. Era inevitable no usar la estrella si en un segundo la punta de la caña se perdió dentro del agua. El solo ruido (clin clin clin) de la tanza te paraliza por un momento. Pero por suerte reaccioné y al aflojar la estrella fue impresionante cómo corrió ese bicho. Era un misil. Para mis adentros pensaba es un tiburón, lpm. Pasado unos minutos, ante la vista ya de todos los kais enfocada en mi caña, siento que un amigo grita: “Ah!!! Pero ese no vale, está afuera de la cancha”. Me dio bronca pero luego mi ánimo se compuso solo, al ver que el resto me decía “¡no le aflojes Negro, no le aflojes!” y los gritos alentadores (dale tanza!! / cansalo, cansalo!) y que cada vez me alejaba más de la línea. Relojeaba a los fiscales que desde en un gomón me decían “quedate tranquilo que picó adentro”, le entre a dar sin asco. Y los alientos que perduraban. Otro compañero le pregunta a los fiscales: “¿Le puedo prestar el copo?”. Y ellos, “sí sí dáselo, pero no lo ayudes que lo tiene que sacar solo”. Yo no me hacía muchas esperanzas porque siempre pensé que era un tibu… hasta que de a poquito empezó a asomarse. Aun sin poder divisarlo, todos gritaban: “¿Qué es, qué es?”. Y luego de unos cañazos más pude ver un color amarillo y verde que cuando parecía que venía a superficie salía disparado nuevamente como cohete hacia abajo., A los tirones y estrellazos, ya con los brazos cansados pero con toda la adrenalina, al asomarse nuevamente lo comprobé: “¡Pez limoooón!”, grité. Después de un cuerpo a cuerpo sostenido por varios minutos y tras varios intentos con miedo a que se soltara, logré subirlo al kayak. Con tanta alegría que no me importaba ya si mordía o clavaba espinas. Lo abracé, ya entregado y con todo el enredo de soga, remo, tanza, ancla, etc. Mientras todos aplaudían y festejábamos procedí a retirarme con mi limón abrazado como si fuera mi amigo de siempre. Adrenalina pura amigos. Amen de todos los alientos que me daban al paso otros camaradas, tras una laarga y agotadora remada pude llegar a la costa. Ya sin aliento vuelco, se soltó el remo, el ancla la caña, pero mi amigo, el limón y yo fuimos inseparables. Todos me decían, tras varias fotos, aplausos, notas y videos, que tenía el primer puesto asegurado, a lo que yo les respondí que tal vez no en la ganchera, pero sí siento que ya gané y que poder contarle esto a mis hijos algún día, amén del recuerdo imborrable, ya me daba por pagado un primer puesto que queda en al alma de cualquier pescador que lo viva. Es una alegría y satisfacción que cualquier pescador merece tener. Ojalá todos pudieran sentir esto en algún momento. Muchas gracias a todos por la bienvenida de la semana pasada y qué mejor cosa que serle fiel a tantos amigos que me abrieron las puertas y tiraron la mejor dentro de este maravilloso grupo. ¡Aguante mi grupo “Orphands Ducks” y el MDQ-Team carajooo! Hasta la próxima”.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario