Martes 27 de septiembre de 2022
TURISMO | 25-07-2019 17:09

Bieszczady: donde los ciervos se acercan a la gente

Al sudeste del país, estos animales pastan cerca de las cabañas. Es la zona de un Parque Nacional con más de 29.000 hectáreas. Se recorre en tren o a caballo y también allí se hace rafting.
Ver galería de imágenes

Con calma baja la cabeza y pasta, vuelve a levantar la vista, olfatea brevemente y sigue pastando. El joven ciervo se encuentra en un claro, a menos de 200 metros de distancia. No parece tener miedo de los humanos, incluso cuando la distancia se reduzca a unos pocos metros. “Se llama Karol”, dice un hombre, cuchillo en mano, sentado delante de una cabaña de madera en las inmediaciones.

El ciervo está domesticado, cuenta Waldemar Witkowski, y agrega que conoce hace mucho a su madre. Muy cerca está una cierva. ”Katerine”, llama Witkowski. El animal se aproxima más. Nos encontramos en el sudeste de Polonia, cerca de la localidad de Wetlina. Witkowski vive a más de 40 kilómetros, cerca del embalse de Solina. Igualmente el hombre de más de 60 años viene seguido a la cabaña, atraído por la inmensidad de la naturaleza.  Porque aquí, muy cerca de la frontera con Ucrania y Eslovaquia, en el Voivodato de Subcarpacia, se encuentra desde 1973 el Parque Nacional Bieszczady. Con más de 29.000 hectáreas, es el más grande de las montañas polacas. 
Desde 1992, el Parque pasó a pertenecer a la denominada Reserva de la Biosfera Carpática Oriental de la UNESCO. Su nombre, Bieszczady, hace referencia a una cadena montañosa de los Cárpatos. Fácilmente se divisa al Tarnica: la montaña más elevada de Bieszczady llega hasta los 1.346 metros de altura.

Artistas en las montañas

Witkowski está sentado al aire libre. Mientras su cuchillo se desliza rápidamente sobre la madera de tilo, sus lentes se ubican bien abajo en su nariz. Las astillas vuelan al suelo. Poco a poco el artista va haciendo emerger una figura de la madera. En el techo de la cabaña se encuentra un letrero, donde se lee en letras rojas “Galeria nad Berehami”. La galería fue fundada hace años por varios artistas. Los visitantes pueden adquirir aquí esculturas, máscaras e imágenes, así como mapas de la región.

0725_lobos2

Lobo, bisonte, oso y compañía

Por supuesto hay lobos en la zona, comenta Witkowski. Por lo general estos animales atraviesan los bosques como sombras. Y, junto a los lobos, también viven osos pardos, linces, gatos monteses, castores, nutrias e incluso bisontes en el Parque Nacional. El bisonte europeo fue reintroducido nuevamente en la naturaleza en 1963 en Polonia, luego de que los últimos ejemplares que vivían en libertad fueran prácticamente exterminados poco después de la Primera Guerra Mundial. Hoy por hoy, se reproducen de nuevo espléndidamente.

Quien desee observar estos enormes animales a una distancia segura puede visitar un área cercada de reintroducción, por ejemplo cerca de la ciudad de Muczne. Allí los bisontes son preparados para la vida en libertad, examinados médicamente y equipados con transmisores GPS.

Los bisontes en general son mansos. “En caso que los excursionistas se topen en la naturaleza con un animal o una manada, deben comportarse con tranquilidad y mantener distancia”, recomienda Kaja Hrabal, quien brinda explicaciones a los visitantes en el área. Colaboran para la diversidad de la flora y la fauna: como necesitan abundante alimento, mantienen grandes superficies libres en las zonas boscosas. De esta manera, hay bosques mixtos, en parte con reservas selváticas, praderas abiertas y prados alpinos.

0725_lobos3
 

Un capítulo oscuro de la historia

En algunas zonas solo hay naturaleza, sin presencia casi de pobladores. Y esto tiene que ver con un capítulo oscuro de la historia polaca, la denominada "Operación Vístula”: después de la Segunda Guerra Mundial, la Polonia comunista decidió que no toleraría más minorías en la zona. Por lo tanto, en abril de 1947 muchos ucranianos, así como boykos y lemkos, debieron abandonar sus hogares para ser trasladados a otras regiones. Los militares polacos buscaban a quienes se negaban a partir.

Los ucranianos, entre ellos seguidores del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), se escondieron también en los bosques. Sus suministros fueron cortados, gran parte de la región fue despoblada y después del reasentamiento forzado muchas casas e iglesias fueron quemadas. De manera ocasional los excursionistas encuentran todavía vestigios de viejos cementerios o de antiguos asentamientos. En la localidad de Ulucz solamente una vieja iglesia ortodoxa de madera sobrevivió a estos incendios.

Pasesos a caballo, ciclismo y más

Los visitantes pueden explorar el pasaje de diferentes maneras: a través de numerosos senderos, en bicicleta, en un tren de trocha angosta de 100 años de antigüedad o sobre el lomo de un caballo. La región es conocida por sus caballos huzules. Estos ponys de montaña son considerados especialmente apacibles y seguros en su andar. Algunos establecimientos ofrecen paseos a caballo o en carruaje.

Los visitantes también pueden apreciar la naturaleza desde el agua. El San es un afluente del río Vístula. Cuando el nivel del agua lo permite, los turistas pueden alquilar una canoa y dejarse llevar por la corriente río abajo, disfrutando del verde intenso del valle. Al norte, el San desemboca en el embalse de Solina, el más grande de Polonia. Allí también hay campings, complejos hoteleros así como numerosas ofertas de wellness y deportes.

0725_lobos

Iglesias de madera

Esta región asimismo es atractiva para quienes se interesan por la cultura. En Sanok un museo expone la historia de la zona fronteriza polaco-ucraniana. Mientras tanto, el casco antiguo medieval domina el idílico valle del San. En el Museo Histórico en un castillo del siglo XVI se despliega una gran colección de íconos.

Más al norte hay numerosas iglesias de madera, que en 2003 fueron incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En Haczow se encuentra la iglesia gótica de madera más grande de Europa, construida en 1388.

dpa

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend