Martes 3 de agosto de 2021
PESCA | 10-02-2021 12:34

Por qué se mueren los peces en las lagunas de Junín

En los últimos días se ha observado una alarmante mortandad en distintos pesqueros de la zona, con epicentro en la caída de agua de la laguna Mar Chiquita. Cuáles son las causas de este desastre.
Ver galería de imágenes

Desde hace un par de días, las lagunas del partido de Junín son noticia, y no precisamente por la buena pesca, sino por una mortandad que se ha ido dando en distintos pesqueros, con epicentro en la caída de agua de la laguna Mar Chiquita. Distintos actores en la actividad dieron su opinión sobre lo que se está viviendo en la zona.

Por un lado, el director de Obras Públicas, Marcelo Balestrasse sostuvo a LT 20, Radio Junín, que la culpa es de la naturaleza. “Así como nos castiga con inundaciones, también lo hace con sequías. No llovió en todo el año, el verano evapora 400 milímetros, no queda nada y es lo que está pasando”.

A su vez, sostuvo que “algunos le echan la culpa al Intendente, otros a Hidráulica. Hablan de un mal manejo de las compuertas. Nada de todo eso es cierto. La única verdad es la falta de agua que no entra al partido por ninguno de los accesos: ni por Cañada de las Orquetas, río Salado, laguna de Teodelina a través de Arenales”.

1002_junin

Aseguran que el protocolo de Hidráulica está cumpliéndose. El arquitecto Balestrasse explicó que “cuando la laguna Mar Chiquita llega a la cota actual, hay tres compuertas cerradas y una cuarta medio abierta para lograr que siga bajando algo de agua y el río no se seque. Además, para que pueda seguir alimentando algo a Gómez. Allí, también todas las compuertas permanecen cerradas y una medio abierta.

En los tres casos, el agua no pasa por arriba del vertedero. Todo lo que va alimentándose agua abajo es apenas con un metro cúbico por segundo, no existe. A lo largo de una inundación que pasan 135, en un período normal pasan 50 o 60 metros cúbicos por segundo por encima de cada vertedero y por cada una de las aberturas necesarias, entonces se va secando el río.

La eclosión más grande está en Mar Chiquita. Hay una importante mortandad de peces. Gómez todavía, prácticamente, no tiene. La mortandad de peces que estamos viendo en las fotos en El Carpincho que es real, es aguas abajo. Es el Río Salado propiamente dicho.

Es decir, especies que vienen subiendo desde Chacabuco para acá (antes también) se encuentran con el vertedero que no tienen manera de ascender porque las compuertas están cerradas, se amontonan y mueren por falta de oxígeno. “Es un panorama desolador”, comentó el funcionario. Esa importante mortandad se encuentra en la caída de agua de la laguna El Carpincho, allí donde aparecieron miles de peces muertos, la mayoría carpas, bagres y tarariras.

1002_junin

En contrapartida, guías y prestadores de servicios en la laguna venían alertando por esta situación hace tiempo, marcando como responsables de este presente a los encargados del manejo de las compuertas en el partido de Junín. Pesqueros como Campo Llovet, Cesolari y Don Jorge interrumpieron una vez más su trabajo ante la bajante y tras un año donde los ingresos fueron nulos, en plena pandemia.

Pescadores nos comentaban que, si se hubiera regulado la salida de agua de la laguna Mar Chiquita, cuando gozaba, hace no tanto tiempo, de buen caudal, hoy no estarían en una cota ideal, pero si se hubiera evitado llegar a este punto trágico. Responsabilizan a la Provincia como al Municipio de no haber actuado correctamente y permitido contar con un nivel aceptable.

En el medio de todo esto queda la valentía de muchos, como el Club de Pescadores o la responsable de la Estación de Cría de Pejerreyes, Viviana Lobato, quienes realizaron una impecable siembra, jaulas de cría y demás esfuerzos para recuperar la fauna íctica de la laguna, cosas que hoy corren peligro.

Un espejo que cuenta con un nivel al límite, gracias al cierre de la compuerta, hace varios meses, que, si no estuviera de esa manera, El Carpincho correría el mismo final que las lagunas vecinas. Hoy, con el diario del lunes, toda responsabilidad pasa a segundo plano, y sólo queda mirar para arriba, esperar que llueva y, que ahí sí, de una vez por todas, se hagan las cosas como corresponde.

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Virgilio

Jorge Virgilio

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend