Martes 27 de febrero de 2024
PESCA | 03-05-2023 10:00

Controvertido: electrocutan peces para salvarlos de la sequía

En España utilizan la pesca eléctrica para aturdirlos y trasladarlos a otro lugar, si son autóctonos. Si son exóticos, como la carpa, son sacrificados. Reacciones de todo tipo entre pescadores y ecologistas.
Ver galería de imágenes

El Ayuntamiento de Girona (Cataluña, España) ha iniciado, la pasada semana, trabajos de pesca eléctrica en el río Onyar para retirar a los peces y evitar que mueran a causa de la sequía que golpea la zona desde hace meses, de acuerdo a lo que señalan medios españoles, entre ellos, el diario La Vanguardia. Está técnica se realiza con aparatos que generan un campo eléctrico en el agua que ocupa una superficie máxima de cinco metros cuadrados. Esto permite aturdir a los animales para hacer más fácil su retirada y traslado a otro lugar.

0503_girona

“Es un plan de salvamiento convencional”, dijo Quim Pou, director de la empresa Sorelló, encargada de la operación. “Usamos la pesca eléctrica porque es la más útil para retirar los peces ante la reducción del caudal. La mala calidad del agua ahora mismo es un factor que se suma”, explicó.

0503_girona

Según los reportes, los peces serán reubicados en el Ter, uno de los cuatro ríos que atraviesan la ciudad de España. Ese goza de un caudal un poco más generoso. Los animales son clasificados entre exóticos y autóctonos. Los exóticos se ponen en cajas secas y se sacrificarán, mientras que los autóctonos se colocan en recipientes con agua para trasladarlos.
Las carpas, una de las especies que pueblan el río desde hace décadas y forman parte del relato de la ciudad como si fueran “locales”, las sacrificarán, ya que se consideran como especie exótica invasora en la normativa vigente. Todos los ejemplares que se retiren tendrán como destino una empresa de tratamiento de biomasa animal. No es la carpa la única especie foránea que habita en el río Onyar. También podrían aparecer percasoles, introducidos hace un siglo; rutilos o el piscardo. En cambio, especies autóctonas como el barbo de montaña, la anguila o el bagre serán transportadas al río Ter, con un cabal superior, para garantizar así su supervivencia.  Un detalle a tener en cuenta es que, en los primeros compases del operativo, solo uno de cada diez ejemplares pescados eran autóctonos.

0503_girona

Se espera se realicen dos operaciones similares a finales de mayo y junio por si han llegado otros peces desde aguas arriba. De no llevarse a cabo esta actuación, la mortalidad masiva de peces en el río podría causar problemas de salubridad pública. "El riesgo para la gente es mínimo, pero es un tema de higiene. No es recomendable exponer al aire libre en una zona urbana peces muertos de dimensiones considerable", afirmaron los responsables.

No es la primera vez que se llevan a cabo procedimientos de este tipo. Hace unas semanas, se vivió un escenario similar en el pantano de Sau, en la misma provincia. Mientras tanto, varios grupos de pescadores han reaccionado de manera negativa a la iniciativa, preguntando, incluso, dónde están los ecologistas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend