Thursday 13 de June de 2024
INFORMATIVO | 13-07-2017 13:30

El calor dentro del coche puede ser muy peligroso

El conductor debe prevenir que se acumule mucho calor dentro del habitáculo del auto. Las altas temperaturas pueden interferir negativamente en la capacidad de conducción y generar además problemas físicos.

En verano, cuando suben las temperaturas, el interior del auto se

convierte en un receptáculo que almacena y retiene el calor. De

ninguna manera, el conductor debe tomar a la ligera el calor dentro

del habitáculo, que no solo actúa rápidamente sobre la capacidad de

conducción, sino que también puede causar problemas físicos.

Una de las principales razones para que se produzca este

almacenamiento de calor se debe a la gran superficie que ocupan las

ventanas en el vehículo. Especialmente la del parabrisas.

”El parabrisas ha aumentado significativamente su tamaño en los

últimos años. En algunos autos llega incluso hasta el techo”, señala

Thomas Klein, un especialista en ventanas de automóviles. A través

del parabrisas entra la mayor parte del calor y se produce un efecto

invernadero. Se suma, a que este vidrio solo puede polarizarse

parcialmente, agrega el experto alemán.

En general, las normas de tránsito indican que el grado de

transparencia de los parabrisas y el resto de los cristales debe ser

de al menos el 70 por ciento.

En los vidrios originales polarizados con una tonalidad verde, el 65

por ciento del calor se mete dentro del habitáculo del coche. Este

valor puede reducirse en hasta un 40 por ciento con láminas solares

que absorben gran parte del calor que penetra por los cristales,

asegura el proveedor de cristal para automoción Saint-Gobain Sekurit

Internacional.

Una vez que entra el calor en el auto, el conductor tiene varias

maneras de reducir la temperatura. “Antes de arrancar, es

recomendable abrir las ventanillas y las puertas y ventilar bien el

auto para aliviar el calor acumulado”, dice Alexander Ahrens del Club

de Tránsito de Alemania (VCD).

Al iniciar el viaje, el conductor debe cerrar las ventanas y enfriar

el interior con el aire acondicionado en el punto máximo alrededor de

cinco minutos y a continuación, bajarlo al mínimo. “El chorro de aire

frío nunca debe apuntar directamente en la cara”, aconseja Ahrens.

En vehículos sin aire acondicionado, las ventanas deben apenas

entreabrirse y se debe ajustar la ventilación del auto al nivel más

bajo para permitir que circule el aire.

”Dentro del auto pueden registrarse en verano temperaturas de más de

50 grados”, explica el Dr. Matthias Graw, de la Sociedad Alemana de

Medicina del Tráfico. “Esto tiene un efecto directo en la capacidad

de concentración y de reacción”, agrega.

Especialmente personas propensas a la hipertensión arterial y

problemas circulatorios deben ser prudentes y hacer pausas con

frecuencia en algún lugar sombreado.

Además, es importante beber suficiente agua. “En este caso es

recomendable beber regularmente pequeños sorbos en vez de mucha agua

de una vez”, señala Graw. En días calurosos, los automovilistas deben

tomar entre dos y tres litros de líquido, aconseja el médico. Un

indicador de que no se está bebiendo suficiente líquido es la orina

muy oscura.

Si el interior se enfría demasiado, al bajar del auto, el calor puede

actuar como una especie de muro. Un cambio brusco de temperatura

también puede generar malestar. Por lo tanto, Ahrens recomienda que

poco antes de llegar se equilibren las temperaturas de afuera y de

adentro a una diferencia de no más de tres grados.

”Una protección eficaz y asequible de protección contra el calor la

proporciona un simple cartón ondulado en el parabrisas. Además, se

puede cubrir el tablero de instrumentos, el volante y los asientos

con un paño”, agrega.

También hay persianas especiales que pueden proporcionar alguna

protección adicional en las ventanas laterales traseras, aunque

impide la visión.

Ahrens aconseja que al comprar un automóvil nuevo se le coloque un

vidrio que absorva el calor y en caso de tener que reemplazarse el

parabrisas también vale la pena colocar un nuevo cristal con

propiedades aislantes.

Andy Meek

Andy Meek

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend