Cautivante aventura a caballo por Esquel

La Patagonia Argentina vista desde otra perspectiva. Cabalgatas, aventuras y muchas opciones más para conocer esta hermosa ciudad de una manera diferente.

La utilización del caballo como medio para trasladado, es una práctica de todos los tiempos y que se mantiene en la actualidad, y en la Argentina además es una actividad tradicional que acompaña y es parte de la vida del campo. En Esquel, las cabalgatas con fines turísticos, permiten acceder a rincones de difícil acceso que solo a paso de caballo es posible llegar, una mística especial que se vive como una película de aventuras, donde el principal protagonista es el turista. Esquel por sus paisajes rodeados de cerros y valles, se convierte en un destino excepcional para disfrutar de las excursiones guiadas a caballo.

Desde la chacra Los Álamos, ubicada en el ingreso de la ciudad de Esquel en un agradable ambiente rural, parten todas las excursiones guiadas a caballo, organizadas para disfrutar de un abanico de paisajes pocos explorados entre valles, montañas y estepa. El bello entorno geográfico que enmarca la actividad turística en este destino patagónico, es ideal para realizar inolvidables cabalgatas reviviendo una aventura apasionante en el oeste del Chubut.

Héctor, guía baqueano y organizador de las excursiones, es un hombre nacido y criado en Esquel, conoce como nadie cada rincón donde los caballos pueden llegar, y en cada giro sorprende a los turistas con vistas únicas, que junto a sus anécdotas en la montaña otorgan un valor agregado mientras se recorre a caballo la zona del Valle Chico o las estribaciones del cerro Nahuel Pan.

Variedad de paseos para cada ocasión

Cuando un destino ofrece cabalgatas como opción turística recreativa, es muy importante contar con opciones para todos los gustos, para cubrir las necesidades y expectativas de los turistas, y que todas tengan su encanto sin importar la duración y grados de exigencia propias de la actividad.

“Héctor te deja elegir el caballo que te guste y te enseña a ensillarlo” cuentan algunas personas que experimentaron sus excursiones, parte de esa experiencia es que el jinete pueda escoger su caballo compañero, para comulgar un lazo de amistad y confianza en el sendero que juntos recorrerán por unas horas; senderos flanqueados por pinos, cipreses, mutisias y diferentes arbustos que le brindan una gama de colores a las retinas de cada jinete.

Las cabalgatas varían en su duración desde paseos sencillos y de baja exigencia de alrededor de una hora hasta jornadas completas que exigen un poco más a los turistas; también se organizan excursiones nocturnas bajo la luz de la luna, un gran espectáculo para el recuerdo.

Las excursiones a caballo no presentan considerables grados de dificultad, ni restricciones de sexo, edad o condición física, sólo se debe tener ganas de contemplar el paisaje patagónico de un modo diferente. La tropilla está conformada por caballos que se caracterizan por su mansedumbre y que están habituados a recorrer este tipo de geografía, lo que exime de tener experiencia previa. Son ideales para andar al paso, al trote y al galope.

 

 Una historia sin fin

Al volver a la chacra, la excursión no culmina, charlas con mate y tortas fritas alargan la experiencia mientras se desensillan los caballos y se los abastece de agua y pastos. Un ida y vuelta de preguntas y repreguntas con los baqueanos, elevan el conocimiento de los visitantes sobre la vida rural, como así también finalizar compartiendo un verdadero asado campero, reviviendo tradiciones e historias de la cultura que implica  la vida en el campo en la Patagonia.

Todas estas opciones garantizan una maravillosa aventura entre los cerros y los valles, entre los bosques y los arroyos, donde se observa la flora y la fauna local, respirar el aire puro a pleno vivir de la tradición, de a caballo por la Patagonia Argentina.

Temas en este artículo: , , , , ,

Deja un comentario