Sábado 30 de mayo de 2020
NAUTICA | 06-04-2020 18:35

Cómo la náutica argentina puede ayudar a combatir el Coronavirus

La Cámara Argentina de Embarcaciones Livianas puso al servicio del Gobierno su infraestructura y mano de obra para fabricar equipamiento médico y hospitalario.

En el marco de la pandemia que pone al mundo y a la Argentina ante desafíos sanitarios y económicos sin precedentes, CACEL -Cámara Argentina de Constructores de Embarcaciones Livianas-, que agrupa e integra a un vasto espectro de actividades dentro de la industria naval liviana compuesta por astilleros, talleres navales, industria concurrente, almacenes navales, marinas y guarderías, varaderos, brokers náuticos y seguros especializados, entre otros, se comunicó con el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, para poner a disposición las capacidades del sector náutico en lo que refiere al plástico reforzado y su matricería, a la industria metalmecánica, a la carpintería y a la costurería de las fábricas de velas, lonería y salvavidas.
El conjunto de la industria náutica posee maquinaria y mano de obra especializada que puede colaborar en la emergencia, innovando en lo que el Gobierno solicite para producir elementos que ayuden a los argentinos a afrontar esta pandemia y volver a poner de pie a la Nación. 

Al ser una industria tecnificada y con excelente ingeniería tiene la capacidad de poder desarrollar matrices rápidamente para luego fabricar en serie y en alto volumen de producción, equipos o insumos necesarios.
Con las máquinas de inyección de plástico la industria de embarcaciones está en condiciones de preparar bases de cama en fibra de vidrio o madera laminada de fácil encastre. También,  bandejas, máscaras, accesorios para respiradores, percheros, pies o bases para equipos, carcasas de equipos, mobiliario, remolques sanitarios, equipamientos para acondicionar ambulancias, etc. Todo ello sin descartar la posibilidad de acondicionar embarcaciones para ambulancia o asistencia sanitaria en el río.
En este sentido, se está evaluando la posibilidad de equipar y desarrollar un catamarán sanitario y,  desde la industria naval pesada, un buque sanitario con capacidad de ser transportado a un lugar especifico que tenga un foco de infección más grande y rápidamente precise asistencia de camas, como hoy podría ser Rosario o alguna ciudad costera de los ríos Paraná, Uruguay o la costa atlántica.

Martín D'Elía

Martín D'Elía

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario