Remington Tactical Chassis: para tiradores competitivos

La ultra probada y eficiente acción del Modelo 700, convertida de fábrica en un rifle táctico para deportistas de élite gracias a la incorporación de elementos de alta tecnología.

Por

Las exigencias de las disciplinas de tiro modernas o de actividades tácticas han generado durante la última década una serie de rifles “custom grade” con características particulares. Gran parte de ellos están basados en modelos convencionales a cerrojo pero convenientemente modificados, mientras que los más elaborados fueron concebidos desde un inicio para cubrir esas necesidades.

Como existe un segmento de usuarios ansiosos por poseer uno con esas características pero que ya tenían su rifle, varias firmas comenzaron a producir kits para modificarlos. Una serie de chasis y culatas especiales fueron apareciendo paulatinamente en el mercado, destinados a las más populares marcas. El usuario sólo tiene que cambiar la culata convencional de su arma de caza por una de estas plataformas para tener su tan deseado rifle táctico.No obstante esta posibilidad, nos encontramos que algunos kits son de una calidad sobresaliente, con excelentes prestaciones, mientras que otros sólo cubren la parte estética sin favorecer en nada la performance pretendida.

En definitiva, dotar a un arma de uno de estos chasis, modificar la manivela del cerrojo para un mejor agarre, instalar un freno de boca, equiparlo con un cargador extraíble (en caso de que no lo posea) y optimizar la instalación de accesorios varios –todas mejoras que son valiosas para aplicaciones militares y policiales, así como para tiradores competitivos–, insume un gasto considerable y no siempre se logra el cometido buscado. Apuntando a ese segmento del mercado, la firma Remington toma su probado Modelo 700 –el que siempre ha hecho gala de una magnífica precisión– y lo equipa totalmente, dando lugar al Remington 700 Tactical Chassis.

Corrección hasta 20 MOA

Lo que hicieron fue dotar a su acción con un cañón pesado y utilizar un chasis de aleación TAC21 de precisión, fabricado por MDT Engineering. El cañón –construido en acero inoxidable y con acabado TryNyte negro– tiene un largo de 24 pulgadas para el calibre .308 Win y .300 Win Mag y .26 pulgadas para el .338 Lapua Mag. Todos equipados con un freno de boca AAC 51T.

En la parte superior del guardamanos hay una sección de diez pulgadas del riel MIL-STD 1913. En la trasera, este riel se encuentra con una sección de rieles de 8,5 pulgadas que comienza un ángulo hacia arriba para proporcionar una declinación de 20 MOA.

Beneficio para los usuarios

La cola de disparador es la Remington X-Mark Pro, que está lista para brindar una tensión de 3,5 libras. El clásico seguro de los Modelos 700 queda protegido dentro de una cavidad del chasis, para evitar accionamientos involuntarios, sin bien es de fácil acceso. Su culata es la excelente Magpul PRS (Precision Rifle Stock), la que es totalmente ajustable en su elevación y longitud. Viene con dos soportes de cabestrillo y permite montar un monopié trasero. Los Tactical Chassis vienen equipados con cargadores metálicos de la firma Accuracy International, que presentan una excelente confección.

En definitiva, este nuevo producto es un excelente rifle de precisión, especialmente porque está listo para salir directamente de la caja y cumplir su función con sólo instalarle una mira óptica. Al montar su rifle más popular en las acciones de TAC21, Remington ha favorecido a los usuarios quienes, de lo contrario, gastarían mucho dinero en el mercado de accesorios, sumado esto a la dificultad de encontrarlas en plaza.

Nota completa en Revista Weekend del mes julio 2018 (edicion 550)

Temas en este artículo: , , , ,

Deja un comentario