martes 21 de mayo de 2019
10-05-2019 14:37 | TURISMO

Whakatāne: el corazón de la cultura maorí

Tatuajes, volcanes, playas paradisíacas y tradiciones ancestrales pusieron en primer plano a esta zona como el nuevo atractivo de Oceanía.

Un volcán humeante, bosques de pohutukawa, playas de arena blanca, todas las cigalas que pueda comer, además de una historia llena de costumbres y leyendas... Whakatāne, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, emergió de la sombra cultural de su hermana mayor, Rotorua, para ofrecerles a los visitantes una nueva visión de la cultura māori.

Whakatāne se encuentra en Eastern Bay of Plenty, a 90 km al noreste de Rotorua y a 3 horas en coche de Auckland. La región forma parte de la Pacific Coast Highway, una carretera incomparable por su belleza natural y su historia. Como puede estar congestionada en el verano, conviene visitarla en primavera y otoño. Veinte minutos al norte está el pueblo de Matata (645 habitantes), con residentes relajados, bellos paseos alrededor de la reserva y excelentes helados en la Matata General Store.

 

La casa que dio la vuelta al mundo

 

Mātaatua Wharenui le dio un nuevo significado al término "fiesta itinerante". Esta casa de reunión Māori primorosamente esculpida, construida por la tribu Ngāti Awa en 1875, fue desmontada y enviada a Sydney para una exposición después de la confiscación de tierras Māori por tropas británicas. A continuación, estuvo en Melbourne y después en Londres, donde se reirguió en el Victoria and Albert Museum. En 1925, fue devuelta a Dunedin, en la Isla Sur, reducida a poco más que una pieza de museo. El pueblo Ngāti Awa luchó por su regreso y en 2011, Mātaatua - recuperada por los maestros escultores - volvió a casa en Whakatāne. Su notable historia la cuentan, a través de historias y canciones, descendientes de aquellos que lucharon para devolverle la casa a su pueblo.

0510_zelanda2

La casa se encuentra en la 105 Muriwai Drive, a 5 minutos a pie del Whakatāne i-SITE. En las cercanías se está Te Ana El Muriwai (Gruta de Muriwai), uno de los lugares más sagrados e históricamente significativos del distrito. Muriwai, una sacerdotisa famosa de la tribu Mataatua, murió en esa cueva.

La mejor manera de explorar Whakatāne es recorrer el sendero Nga Tapuwae o Toi (Huellas de Toi), una caminata de 16 kilómetros que toma de 5 a 7 horas, dependiendo de cuántas veces se detenga para disfrutar la vista increíble que se tiene desde lo alto del acantilado. La caminata sigue por un sendero en el bosque hasta Otarawairere Bay, en el extremo oeste de Ōhope Beach, donde el océano Pacífico cubre la arena incrustada de conchas. Hay una vista espectacular de Toi Pa (Kapua-te-rangi), considerado el asentamiento más antiguo de Nueva Zelanda. Los escalones empinados ayudan en el entrenamiento cardiovascular, pero hay que verificar el horario de las mareas. La recompensa es un caleidoscopio de vistas del litoral, exuberante mata nativa y colonias de aves marinas.

Ōhope Beach, a 6 km de Whakatāne, fue elegida la "Playa Más Amada" de Nueva Zelanda por miembros de la Asociación Automovilística. De arena blanca, se extiende por 11 kilómetros. Se puede navegar en las olas suaves del lado oeste, saborear fish and chips debajo de los árboles pohutukawa o pasear en kayak en la aislada Otarawairere Bay, donde el único sonido es el de las gaviotas y de las olas que golpean en la arena.

 

Prepárese para el fuego

0510_zelanza4

Un viaje a Whakatāne no estaría completo sin una ida al volcán costero de White Island. La isla, conocida por los Māori como Whakaari, es la punta de un enorme volcán submarino, un foco humeante de rocas calientes y cortinas de vapor blanco y amarillo. La isla mide 2 por 2,4 km y se eleva a 347 metros sobre el nivel del mar. Usted puede ir en barco o en helicóptero, y se proporcionan cascos y máscaras de gas (para hacer frente al olor). Recorrer los caminos que revisten el cráter no es para los débiles. El White Island Tours es ahora propiedad de los Māori locales, Ngāti Awa, que planifican ofrecer un auténtico sabor a los paseos a través de historias tradicionales.

Los barcos salen del muelle y los helicópteros del aeropuerto de Whakatāne. Las excursiones dependen del tiempo y de la actividad volcánica. En la vecina Whale Island (Moutohora), se puede nadar con delfines, hacer snorkel con focas y pingüinos y bucear en un naufragio. También hay paseos guiados en la Moutohora Island.

 

Tā Moko, un recuerdo duradero

 

Ya se ha clasificado a Nueva Zelanda como uno de los dos mejores lugares del mundo para hacerse un tatuaje. En NATIV Connection NZ están especializados en tā moko, el tradicional tatuaje Māori usado para identificar a una persona a través del arte corporal. Combina el simbolismo centenario con historias personales, produciendo un recuerdo único que durará más que una camiseta. Comienza con una consulta durante el almuerzo en el estudio de los tatuadores para combinar cómo será el dibujo, seguido de una karakia (oración) antes de empezar el trabajo. Lleva de dos a cuatro horas, dependiendo de la complejidad y del tamaño del dibujo. Es una buena manera de mostrarle al mundo que Nueva Zelanda le ha dejado su marca.

Galería de imágenes

Etiquetas: Nueva Zelanda Melbourne

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Minuto de Noticias

Resumen informativo

Los principales acontecimientos de la jornada.

Espacio Publicitario