domingo 21 de abril de 2019
01-04-2019 17:58 | TIRO

PLOAR: cómo es la munición de la segunda oportunidad

Es una creación argentina única en su tipo: un proyectil que se desintegra al impactar contra superficies sólidas. Ver galería de imágenes

Un nuevo desarrollo argentino, la munición PLOAR –cuyas siglas significan Proyectil Letal Orgánico de Alcance Restringido–, además de desintegrarse al impactar contra superficies sólidas, también lo hace en áreas semirrígidas, como ser vidrios (no blindados), lo que ayuda a evitar daños colaterales. Al no ser una munición expansiva, no perfora huesos grandes ni mutila, lo que evita provocar daños innecesarios. Este proyectil, comercializado por Municiones del Futuro S.A., no es expansivo, es decir que, además de no sufrir deformaciones importantes en su perfil, no se fragmenta dentro del cuerpo humano.

Según el uso específico, tiene una distancia y rango de efectividad variable. Su diseño y composición permiten que se pueda regular la distancia máxima de daño efectivo (comúnmente al exceder los 30 metros de distancia desde la boca del cañón del arma que hace el disparo), lo que la hace utilizable en zonas pobladas, reduciendo significativamente el riesgo de causar daños colaterales a inocentes. Además, al no rebotar en superficies sólidas, se puede hacer un disparo intimidatorio, de advertencia contra el suelo, sin el riesgo de que un rebote dañe al propio tirador o a un inocente. Su especial composición y menor peso hacen que el retroceso que causa su disparo sea significativamente menor al clásico para su calibre. Estas son sus características más importantes:

0402_PLOAR

Sin extracción: la ojiva de esta munición se disuelve en el cuerpo del blanco, lo que provoca que, de quedar alojada dentro de un sobreviviente a un disparo, no sea necesario someterlo a una intervención quirúrgica para extraérsela, porque es absorbida por el organismo. Asimismo, esta característica permite que las ojivas que queden en contacto con la naturaleza también se degraden sin afectar al medio ambiente, o sea que la ojiva es ecológica. Por esta degradabilidad, su creador la llama “bala de la segunda oportunidad”.

Identificable: se puede asociar a simple vista la munición o su ojiva con el grupo humano que la utiliza, dado que las ojivas de la munición PLOAR pueden ser de varios colores. De esta forma se pueden identificar las de uso civil y las de cada una de las fuerzas de seguridad, lo que en una escena pericial en la que participaron civiles y fuerzas de seguridad permite discernir a quién pertenecen los proyectiles encontrados.

No contaminante: al ser no contaminante y utilizarse para defensa o caza, no existe la posibilidad de que, ni el blanco humano ni quien consuma a la presa, sufran de un envenenamiento por metales como el plomo (Pb), cobre (Cu), níquel (Ni), etc. Por otra parte, al no poseer metales contaminantes como parte constitutiva de su ojiva, puede ser utilizada por armadores de munición, tiradores e instructores de tiro, quienes desarrollan sus actividades comerciales, educativas y deportivas en polígonos de tiro o lugares cerrados (no totalmente abiertos).

Podés leer la nota completa en la revista Weekend de abril de 2019, n° 559.

Por: Valentín Simonetti

Galería de imágenes

Etiquetas: PLOAR Armando Leguizamon Salon De Ginebra

Comentarios