jueves 9 de abril de 2020
01-06-2014 10:00 | SITIOS EXTERNOS

Paraná Guazú: desde el muelle y embarcado

Tanto en la efectiva pesca desde los muelles como recorriendo este curso de agua en lancha, la pesca de los pejerreyes sorprendió por el tamaño de los ejemplares. Nota con video. Ver galería de imágenes

Verdadero clásico de los inviernos bonaerenses y entrerrianos, el Paraná Guazú ofrece múltiples variantes para tentar al pejerrey que remonta sus aguas, ya sea en la pesca de caminata desde los muelles o en la efectiva pesca desde embarcaciones. Para dar un panorama acabado de esta temporada 2014, relevamos este curso de las dos maneras, y en ambas obtuvimos resultados similares: la calidad primó sobre la cantidad de piezas.

Un otoño tardío en llegar seguramente influyó en que hasta bien entrado mayo sólo accediera al Guazú la avanzada migratoria de la especie, que está dada usualmente por los ejemplares de mayor porte y vigor. Junio seguramente asistirá al arribo masivo del pejerrey, y entonces los tamaños ya no serán tan parejos y habrá ejemplares de todo tipo, desde el clásico “juncalero” al “Gran Paraná”.

www.youtube.com/embed/CsVzZO3Lrtg

Para relevar el Guazú y su continuación en el Bravo, apelamos a los buenos oficios de Luis María Bruno, guía de pesca que trabaja la zona todo el año y cuya trucker parte desde el coqueto recreo Keidel, ubicado en la confluencia del Talavera y el Paraná Guazú, sobre margen bonaerense. El día elegido no podía ser más favorable: mañana fresca con tendencia a ir calentando unos grados y agua suavemente rizada, ideal para garetear juncales rendidores. Ansiosos, en nuestra navegación fuimos desplegando las cañas de 4,20 m, ideales para clavar a distancia, a las que les montamos reeles frontales con capacidad para 200 m de multifilamento del 0,20. Los aparejos elegidos por Ezequiel y Hernán fueron los de boyas cometas y lágrimas tradicionales, mientras que Bruno y yo optamos por los de boyas yoyo grandes, con tramposas pequeñas. Brazoladas de 20 a 40 cm con anzuelos número 1 y una mojarra enhebrada y otra sólo pinchada por la cola, completaron el equipo.

Nuestros primeros intentos fueron aguas abajo del segundo puente, sobre el juncal del recreo Helgue, zona siempre rendidora sobre costa bonaerense. A sugerencia de

nuestro guía y colega del Semanario del Pescador, teníamos que trabajar este lugar a primerísima hora, pues luego se fondean embarcaciones cerca de los juncos y ya no podemos trabajar esta cancha de pesca gareteando a unos 30 m de la costa. Así lo hicimos, logrando algunas capturas, pero en poca cantidad y con piques muy

espaciados, por lo que decidimos movernos hacia el Bravo, pasando por detrás de la isla Doradito hasta el juncal de la isla Volcán. La cosa mejoró levemente allí , con dos piezas de más de 40 cm de entrada. Pero fueron las únicas en una hora de pesca, por lo que decidimos movernos nuevamente.

[gallery ids="18055,18057,18059"]

Nota publicada en la edición 501 de Weekend, junio de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

01 de junio de 2014

Galería de imágenes

Etiquetas: Pejerrey Pesca Muelle Embarcado Paraná Guazú
Wilmar Merino

Wilmar Merino

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario