Martes 2 de junio de 2020
PESCA | 17-12-2019 13:04

Los grandes salmones nos esperan en Mar del Plata

Nos embarcamos y surcamos las aguas de La Feliz para disfrutar de una excelente jornada al garete y con piezas que alcanzaron hasta los 22 kilos.
Ver galería de imágenes

El domingo 15 de diciembre teníamos cita en el Club Motonáutico de Mar del Plata para realizar pesca de altura con la empresa Aquafish. En esta oportunidad asistí junto a un grupo de amigos que por primera vez hacían esta experiencia. Las expectativas eran altas, además de la ansiedad y los nervios por aventurarse en una salida de día entero en las profundidades del mar. La pesca de altura y los salmones al garete eran grandes motivadores.

Ya con el rol en Prefectura listo, se comenzó la navegación que duró más de una hora, durante la cual se dio una charla técnica sobre la utilización de los equipos que la firma provee para realizar la pesca. También se explicó la metodología y se aclararon todas las dudas que fueron surgiendo.

El capitán posicionó la lancha sobre el primer point que tenía marcado en el GPS. A su señal todos los pescadores descendieron los aparejos al mismo tiempo. La pesca fue al garete, por lo que fue imprescindible una buena coordinación para que no enganchar las líneas entre los pescadores. En la primer pasada, Jorge Alfonso pescó un salmonazo de 22 kilos, el más grande de la jornada. Por su parte, el resto de los pescadores levantaron varios meros y salmones de menor porte. El capitán volvió a posicionar el barco por delante del point y nuevamente se repitieron unas excelentes capturas, incluso un salmón que quedó en disputa entre dos pescadores, ¡tenía en la boca dos anzuelos! También se dieron importantes capturas de salmones en modalidad jigging.

Se hicieron un par más de pasadas y luego se navegó hacia otros puntos. Si bien el pique estaba bueno, muy pocos días atrás hubo una sudestada muy fuerte en la zona, por lo que los peces estaban dispersos. Se buscó muchísimo, se tocaron puntos donde no se pescó nada, y otros donde se sacaron peces chicos. La respuesta inmediata del capitán era cambiar de point. No escatimó voluntad en buscar peces de buen porte. Durante toda la jornada se recorrieron más de 150 km desde punto a punto y repitiendo siempre la misma técnica.

Hubo sorpresas, como un gran abadejo y varios rubios. También pasadas donde todos los pescadores levantamos dobletes de meros, muchos de gran porte. Durante el viaje de vuelta, se ofreció el servicio de desviscerado y fileteado, como también un almuerzo para reponer energías. Todos volvimos conformes con la calidad de lo pescado, pero sobre todo planificando la próxima visita. ¿Será de pesca de altura o cacería de limones? Hasta la próxima.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodrigo Garcia Cobas

Rodrigo Garcia Cobas

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario