sábado 19 de enero de 2019
03-05-2017 09:05 | NAUTICA

Crucero de alto alcance

Con menos eslora que su antecesor pero con las mismas virtudes, el Astillero Nautiglass suma el Powercat 700 a una serie con funcionalidades multifacéticas. Ver galería de imágenes

Especialista en catamaranes y apenas unos años atrás, Nautiglass lanzaba un nuevo modelo al mercado náutico, una embarcación que no encontraba competidores ya que era, simplemente, un catamarán de nueve metros de eslora con doble motorización fuera de borda, comodidad interna y un interesante equipamiento. Se convirtió en un éxito que sumó varias unidades a flote y el registro histórico de ser el primer catamarán de plástico reforzado a motor que se construye en serie en Argentina.

Por medio de un estudio de mercado, la empresa siguió avanzando y demostró que la plaza necesitaba también una versión más chica, pero que mantuviera aquellas características positivas que tiene el hermano mayor. Entonces el astillero reaccionó rápidamente y logró este nuevo catamarán que, aunque ya cuenta varias unidades botadas, se presentó recientemente en el Salón Náutico Argentino 2017.

[gallery ids="44155,44153,44147,44145,44143,44141,44137,44135,44131"]

Exteriores

Se trata de un catamarán con sobrada estabilidad, muy seguro, dueño de una manga determinante (típico de los multicascos), con doble motorización, y una comodidad interna bien lograda, que aprovecha al máximo de cada espacio, tanto en los pontones como en el cuerpo central, denominado túnel. Es una embarcación de perfil moderno y novedoso, posee una cubierta con arrufo recto, y leve lanzamiento hacia proa con un salto a media eslora dándole un porte proel más destacado. Desde popa tenemos un muy buen sector de planchada de baño, revestida en madera símil teca, por medio de la cual en forma central accedemos al cockpit donde encontramos una cómoda dinette a babor, acompañada de un asiento a popa y mueble para bacha lavamanos en la banda opuesta. Todo el conjunto transmite calidez y buenos acabados. Un pequeño sobretecho cubre parte del sector, pudiendo aplicar todo un cerramiento de lona para los días más fríos o de lluvia. Desde este sector podemos pasar por ambas bandas, a través de unos pasillos laterales, al espacio de proa donde se alojan colchonetas para tomar sol y toda la maniobra para hacer el fondeo. También sobre babor hay una escala de inoxidable que nos permite subir al techo de cabina y generar un muy buen solárium.

[gallery ids="44139,44129,44127,44151,44133,44149"]

En cabina

Accediendo por una gran puerta de vidrio y aluminio volcada sobre estribor, ingresamos al amplio salón principal. Por sus apenas ocho metros de eslora total, el salón se destaca como el de una embarcación de mayor porte gracias a la buena manga que se genera en este tipo de embarcación catamarán. Tenemos una dinette en “L” sobre babor muy cómoda para cuatro personas, la cual está enfrentada por un mueble de cocina con bacha, microondas, anafe eléctrico y heladera. Hacia proa encontramos el puesto de mando central con una muy buena butaca para el timonel y todos los instrumentos de navegación cómodamente a su alcance. Desde ese sector se accede a la zona de habitabilidad ubicada en sendos pontones de la embarcación, donde tenemos un gran camarote doble, junto a un baño íntegramente en plástico reforzado en el sector de proa, cada uno con su ingreso independiente. A popa, debajo de la dinette se puede generar una cómoda conejera para los más pequeños y espacios para guarda de objetos. En todos estos sectores destacamos la amplitud producto del tipo de casco y la buena terminación combinando tapizados crudos con maderas naturales al tono.

En marcha

Al salir de la marina pudimos verificar que la embarcación cuenta con muy buena autonomía y velocidad. Es de navegación franca, apropiada maniobra y visibilidad desde el puesto de mando a 360 grados. Posee un suave semiplaneo, buena navegación en oleaje medio y una relación peso/potencia adecuada con los dos motores Mariner de 115 HP EFI fuera de borda, aceptable al tipo de embarcación que estamos hablando. Con tantos vistos buenos la vuelven atractiva incluso, por ejemplo, para aguas arriba del Paraná, donde la pesca y la posibilidad de pernoctar a bordo son muy apreciadas. Pero también los lagos del sur han dicho sí a este modelo, capaz de transportar turistas a los lugares más bellos de la Patagonia y además prestarse a la pesca con mosca desde el cockpit o el techo de la superestructura. Como es de caracterizar a la marca la buena navegación, una distribución sencilla, sumado a una decoración armoniosa, hacen de este nuevo catamarán una verdadera y distinta opción a tener muy en cuenta.

Nota completa publicada en revista Weekend 536, mayo 2017.

Guardar

Etiquetas: Lancha Crucero Powercat Ragazza Nautiglass
Martín D'Elía

Martín D'Elía

Comentarios