Sábado 25 de septiembre de 2021
NAUTICA | 22-02-2016 10:48

Propulsión todo terreno

Las Patas Puyer son económicas, versátiles y navegan por lugares donde ningún otro sistema puede hacerlo.
Ver galería de imágenes

Oriundas de la provincia de Santa Fe, las patas de empuje Náutica Puyer nacen allá por 2007 en el galpón de la casa de su creador, Juan José Mondino. Con el paso de los años, el producto creció fuertemente formando la marca Puyer, que ingresó al Parque Tecnológico Litoral Centro de la ciudad de Santa Fe (SAMPEM). En ese mismo año de nacimiento, el modelo participó en un concurso nacional del Ministerio de Industria de la Nación sobre innovación tecnológica, donde obtuvo el primer lugar y se hizo beneficiario de un Plan de Negocios y Estudio de Mercado. Gracias a ese concurso y varios contactos, parte de la empresa pudo viajar –junto a la Unión Argentina de Jóvenes Empresarios (UNAJE)– a la República Popular de China en una misión comercial para interiorizarse más sobre la motorización de este tipo de equipos y así comenzar la producción en serie.

Estamos hablando de un sistema de motorización que existe en otras partes del mundo. En la India se denomina Longtail; en los Estados Unidos, Mudmotor o Go-Devil; en Brasil, Ravetas, y en la Argentina, luego de que la empresa haya invertido mucho en la registración de la marca y patente nacional, Puyer.

La idea principal de la firma fue adaptar el sistema al Delta porteño y semejantes, mejorado cada una de las motorizaciones existentes. Esto le permitió obtener la PCT, es decir, la patente internacional del producto Pata Puyer, que no es más que un motor fuera de borda que brinda la mismas prestaciones que los convencionales, pero con ciertas diferencias sustanciales, entre las cuales podemos destacar que sirve para todo tipo de embarcación y de navegación.

A diferencia de los motores fuera de borda de 2 y 4 tiempos tradicionales, las Patas Puyer solamente usan motores de 4 tiempos, y no cuentan con refrigeración por bomba de agua ni escape al agua ya que se refrigeran a aire, como el motor de una moto. Esta es una de las principales particularidades, ya que reducen sustancialmente la contaminación dentro del ecosistema acuático, debido a que ningún desperdicio de hidrocarburo va al agua. Ello permite que puedan ser usadas en lagos, embalses, diques y canales de aguas montañosas donde no está permitida la navegación con motores de 2 y 4 tiempos convencionales ya que contaminan el agua.

El equipo 

Por su ingeniería, y ser una pata de empuje, se ubica en el ángulo que va entre la línea de

superficie y la de flotación, lo que con apenas 30 cm de agua y el casco correcto le permite navegar. Y esta es la segunda gran diferencia con el resto, por eso la llaman la 4x4 del agua, dado que puede navegar en muy poco calado, ideal para superficies de

lagunas y embalses, entre otros, donde los niveles de profundidades son mínimos. Si a esta ventaja le sumamos una embarcación con base plana, el beneficio o la prestación se multiplica.

Nota publicada en la edición 521 de Weekend, febrero de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

22 de febrero de 2016

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Martín D'Elía

Martín D'Elía

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend